Estados Unidos espió a inocentes

Nueve de cada diez personas vigiladas por la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) en el mundo son usuarios comunes de internet y no sospechosos de terrorismo u otros delitos

COMPARTIR 
07/07/2014 05:04 EFE, AFP y AP

WASHINGTON, 7 de julio.— La mayoría de las personas a las que la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés) espió, nueve de cada diez, eran usuarios comunes de internet, estadunidenses o extranjeros, reveló ayer The Washington Post.

El diario estadunidense analizó durante cuatro meses los documentos que el extécnico de la NSA Edward Snowden filtró y concluyó que sólo 11 por ciento eran objetivos de la agencia.

11 por ciento de los espiados  por la NSA eran  realmente objetivos  de seguridad

Casi la mitad de los documentos de vigilancia contienen nombres, direcciones de internet y otros detalles correspondientes a estadunidenses o residentes.

Aunque los analistas de la NSA trataron de proteger la privacidad de los usuarios enmascarando esas referencias personales en 65 mil documentos, The Washington Post encontró en los archivos otras 900 direcciones de correo electrónico que no habían sido preservadas.

Sin embargo, el diario señala que los mensajes contienen material de “considerable valor” para los servicios de inteligencia como información secreta sobre un programa nuclear extranjero, “doble juego” de un notable aliado, una desgracia militar que afectó a una potencia enemiga y la identidad de piratas informáticos.

5,000 fotografías de ciudadanos comunes que intervino la Agencia de Seguridad Nacional filtró Snowden

El rotativo resalta además que meses de seguimiento de las comunicaciones de cuentas con más de 50 alias llevaron a la captura en 2011 en Pakistán del indonesio Umar Patek, miembro de Yemaa Islamiya, el brazo de Al-Qaeda en el sudeste asiático, sospechoso de los atentados de 2002 en Bali.

Hasta mensajes de amor

Otros mensajes, descritos como “inútiles” por los analistas, incluyen mensajes de amor, encuentros sexuales ilegales, angustia económica, puntos de vista políticos y religiosos, y enfermedades mentales, además de cinco mil fotografías personales.

11,000 correos electrónicos de gente común incluyen los archivos que evidenció el filtrador

The Washington Post revisó unos 160 mil correos electrónicos y mensajes instantáneos, algunos de ellos de cientos de páginas y 7,900 documentos de más de 11,000 cuentas online, recopilados entre 2009 y 2012, durante el primer mandato del presidente estadunidense, Barack Obama.

La vida cotidiana de más de 10,000 usuarios de cuentas que no eran objetivo de vigilancia fue catalogada y guardada, afirmó el periódico.

Por ley, la NSA sólo puede marcar como “objetivo” para espiar a ciudadanos extranjeros que residan fuera de Estados Unidos si obtiene una autorización judicial de una corte especial de vigilancia que demuestre una causa probable que lo justifique.

65,000 documentos fueron utilizados por la agencia para guardar la información personal a la que tuvo acceso el extécnico

Funcionarios de inteligencia declinaron confirmar o denegar la autenticidad del contenido facilitado por Edward Snowden.

El 5 de junio de 2013, Snowden hizo su primera filtración a la prensa sobre los programas secretos de vigilancia masiva de registros telefónicos y de internet que mantenía la NSA, que puso en aprietos al gobierno de Obama, al dejar al descubierto que se espió a algunos mandatarios como la canciller alemana, Angela Merkel.

Snowden reveló que la NSA almacenó mensajes de texto y voz, correos electrónicos y documentos de millones de ciudadanos almacenados en servidores de internet como  Google, Microsoft, Facebook y Skype, entre otros.

El extécnico está asilado en Moscú, Rusia, desde el 23 de junio de 2013.

La semana pasada The Washington Post informó que todos los países, excepto Inglaterra, Canadá, Australia y Nueva Zelanda eran considerados blancos válidos de espionaje por la NSA.

 

Alemania exige explicaciones a EU

Alemania pidió ayer a Estados Unidos que le brinde rápidamente explicaciones sobre un presunto agente doble alemán que trabajaba para Washington espiando, lo que podría causar nuevas tensiones entre los dos países aliados.

Las informaciones sobre este supuesto agente doble, meses después de revelarse que los servicios de inteligencia estadunidense supuestamente habían intervenido el teléfono celular de la canciller alemana, Angela Merkel, irritaron a varios dirigentes políticos alemanes.

“Ahora espero que cada uno ayude rápidamente a clarificar las denuncias, así como (espero) rápidas y claras declaraciones, incluso de Estados Unidos”, afirmó el ministro del Interior alemán, Thomas de Maiziere, al diario Bild, en declaraciones que se publican hoy.

Por su parte, el ministro de Exteriores alemán, Frank-Walter Steinmeier, indicó que Berlín pidió a Washington que “ayude a aclarar las cosas lo antes posible”.

Un alto responsable de los servicios secretos alemanes (BND) confirmó a la prensa que uno de sus agentes, detenido el miércoles, espiaba para Estados Unidos.

“Todos los indicios muestran que (el agente) trabajó para los estadunidenses”, afirmó esta fuente al diario Frankfurter Allgemeine am Sonntag (FAS).

El fiscal general federal anunció el jueves el arresto de un alemán de 31 años, sospechoso de espionaje para un servicio extranjero.

Este agente doble trabajaba para los servicios de inteligencia estadunidenses desde fines de 2012, y habría robado más de 200 documentos, según el diario de Fráncfort.

El agente estaba encargado de recopilar documentación sobre el comité parlamentario creado para investigar las escuchas ilegales llevadas a cabo por los servicios de inteligencia estadunidenses, según la misma fuente.

El presidente alemán, Joachim Gauck, advirtió que se está “poniendo en juego la amistad” entre ambas naciones, mientras que Merkel se mostró decepcionada.

Si efectivamente es cierto que un empleado de la inteligencia alemana espió a parlamentarios por encargo de un servicio secreto estadunidense, “se estaría poniendo verdaderamente en juego la amistad, la gran solidaridad” entre ambos países, sostuvo el máximo representante de Alemania en una entrevista con la emisora ZDF.

“Entonces deberemos decir claramente: ‘Ya basta’”, fue categórico el Presidente germano en la charla.

Por su parte, la exsecretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, pidió calma y pragmatismo tras la detención en Alemania del espía germano.

Clinton realizó estas declaraciones en Berlín en un acto de presentación de su libro autobiográfico Hard choices (Decisiones difíciles).

—DPA, AFP y EFE

 

Relacionadas

Comentarios