Ucrania reanuda ataques contra rebeldes pro rusos

El Presidente anunció el fin del alto al fuego y que su ejército se prepara para una ofensiva

COMPARTIR 
01/07/2014 02:26 AFP, EFE, DPA y Reuters

KIEV, 1 de julio.– Ucrania puso fin ayer al alto al fuego con los separatistas pro rusos del este del país y se prepara para atacarlos, anunció el presidente Petro Poroshenko.

Después de examinar la situación he decidido, en mi calidad de comandante de las Fuerzas Armadas, no prorrogar el alto al fuego unilateral”, dijo Poroshenko en un mensaje a la nación.

Su declaración deja en evidencia el fracaso de los esfuerzos de Rusia, Francia y Alemania, que trataron de prolongar ayer el alto al fuego en una conferencia telefónica con Ucrania.

“Vamos a atacar” a los separatistas que controlan desde hace más de dos meses buena parte de las regiones de Donetsk y Lugansk, en el este del país, agregó el Presidente, tras culpar a los rebeldes de esta decisión.

El Presidente ucraniano se cuidó de no culpar ni mencionar a Rusia, a la que Kiev y Occidente consideran en parte responsable de la agitación separatista.

Se ha perdido la posibilidad, única, de cumplir el plan de paz. Ello se debe a las acciones criminales de los combatientes (separatistas), que han proclamado públicamente su rechazo a apoyar el plan de paz en general y el alto el fuego en particular”, explicó Poroshenko.

No obstante, Ucrania no desiste de su plan de paz. “Estamos dispuestos a reanudar el alto al fuego en cualquier momento. Cuando veamos que todas las partes acatan los puntos esenciales de este plan de paz”, dijo el Presidente ucraniano.

Poroshenko exige la liberación de los secuestrados por los separatistas y que, del lado ruso de la frontera, se cierre el paso a los saboteadores y a los suministradores de armas, y que la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE)vigile la frontera.

En un intento de tranquilizar a los habitantes de las zonas separatistas, cuyo éxodo tanto a Rusia como a otras regiones del país se ha acelerado en las últimas semanas, Poroshenko prometió que las fuerzas ucranianas no dispararán en los barrios residenciales y que aquellos que entreguen las armas no serán juzgados.

Habían logrado acuerdos

Según la Presidencia francesa, los mandatarios de Rusia y Ucrania acordaron trabajar juntos en las exigencias planteadas por la Unión Europea para reducir la tensión en el conflicto ucraniano.

Ambos gobernantes también prometieron trabajar en la “instauración rápida, con la OSCE, de un mecanismo efectivo de control de la frontera” y “proseguir la liberación de los rehenes y prisioneros de ambos lados, según listas con nombres pactadas”.

Según un portavoz de la jefa del gobierno alemán, Angela Merkel, el presidente ruso Vladimir Putin, dijo estar dispuesto a “autorizar el acceso de guardias de fronteras ucranianos en territorio ruso”, lo que confirmó el jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov.

Sobre este punto, varios ucranianos dijeron que desean que su país recupere por la fuerza el control total de su frontera.

Según un comunicado del Kremlin, Putin subrayó “la importancia de prolongar el alto al fuego”, y el conjunto de mandatarios “se pronunciaron a favor de la organización urgente de una tercera ronda de consultas entre Kiev” y los insurgentes.

 

Muere un  enviado de televisora

Un camarógrafo del primer canal de la televisión rusa murió baleado en el este de Ucrania, donde se registra una insurrección armada pro rusa, anunció ayer su cadena, Pervy Kanal, que acusó a las fuerzas ucranianas.

El Ministerio ruso de Relaciones Exteriores exigió inmediatamente a las autoridades ucranianas “una investigación objetiva” sobre la muerte del reportero y denunció lo que, según Moscú, es una muestra de “que las fuerzas ucranianas manifiestamente no quieren una desescalada” e impiden la implementación del cese al fuego.

Anatoli Klian, camarógrafo de 68 años, es el tercer periodista ruso muerto desde el inicio del conflicto. Estaba realizando un reportaje con rebeldes en las inmediaciones de una unidad militar ucraniana de la región de Donetsk, indicó el canal.

Se encontraba con un grupo de periodistas rusos llevados por insurgentes de la autoproclamada República de Donetsk a encontrarse con madres de soldados que exigían que sus hijos se retiren.

“En el lugar resonaron disparos provenientes de los militares. Anatoli Klian recibió un disparo mortal en el abdomen”.

 

Toman una base de defensa antiaérea

Los rebeldes pro rusos tomaron una base de defensa antiaérea del ejército ucraniano en la ciudad de Donetsk, reconoció ayer el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa de Ucrania (SNBO, en sus siglas en ucraniano), Andréi Lisenko.

El asalto a la base “con fuego de lanzagranadas y morteros” tuvo lugar el domingo, informó Lisenko, que aseguró que los oficiales de la unidad rindieron el cuartel sólo después de “averiar toda la maquinaria militar”.

Entre el armamento incautado por los milicianos hay un sistema móvil de lanzamisiles tierra-aire Buk, capaz de derribar todo tipo de aeronaves, aunque según las autoridades ucranianas está averiado.

Este asalto ocurrió antes de que el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, anunciara el fin del alto al fuego.

La Guardia Nacional de Ucrania, cuya retirada de las dos regiones exigen los líderes pro rusos, daban ayer los últimos pasos para terminar de cercar la ciudad de Slaviansk, símbolo y bastión de la rebelión prorrusa que estalló a mediados del pasado mes de abril.

“La Guardia Nacional ha atacado nuestras posiciones en la localidad de Nikoláyevka (al este de Slaviansk). Si toman Nikoláyevka, Slaviansk quedará totalmente cercada”, dijo a la agencia rusa RIA Nóvosti un portavoz de las milicias que combaten en esa ciudad.

Precisamente a través de Nikoláyevka y la vecina ciudad de Séversk pasa la última ruta que conecta Slaviansk con el resto del mundo, una vía que permite abastecer de alimentos y agua la ciudad, y de armas y refuerzos a los rebeldes.

Tras casi diez días del supuesto alto al fuego, de cuya violación se han acusado mutuamente los dos bandos enfrentados en el sureste del país, Ucrania parece estar lista para lanzar la ofensiva definitiva contra los insurgentes.

“Por supuesto que ya tenemos un plan”, respondió Lisenko a los periodistas que le preguntaron sobre las acciones que emprenderán las fuerzas ucranianas después de que expire el alto al fuego.

La comunidad internacional había depositado sus esperanzas en que el Presidente de Ucrania prorrogara el alto al fuego, sin embargo, Petro Poroshenko anunció anoche el fin de la medida y dijo que las fuerzas armadas de su país relanzarían el ataque contra los rebeldes pro rusos en el este del país.

Relacionadas

Comentarios