Liberan prorrusos segundo grupo de observadores europeos en Ucrania

Cuatro miembros de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa están a salvo; los combates continúan en el este del país pese a la tregua

COMPARTIR 
28/06/2014 15:02 EFE / Fotos: AP y Reuters
Los negociadores habían sido secuestrados el pasado 29 de mayo.

KIEV/VIENA, 28 de junio.- El equipo de cuatro observadores de la OSCE secuestrado el pasado 29 de mayo por milicias prorrussas en el este de Ucrania ha sido liberado hoy.

La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) informó en un comunicado que los cuatro observadores -un alemán, un holandés, un ruso y un español- habían llegado a la ciudad de Donetsk tras su liberación en Lugansk y se encontraban en "buenas condiciones".

Ayer los rebeldes prorrusos liberaron ya a otro equipo de inspectores internacionales retenidos en la región de Donetsk desde el pasado 26 de mayo.

Toda la familia de la OSCE celebra la liberación segura y largamente esperada de nuestros observadores", indicó el secretario general de la OSCE, el italiano Lamberto Zannier.

Zannier destacó que "la continuación de la labor de la misión (de observación) es esencial para ayudar a restaurar la paz y la estabilidad en Ucrania".

El ministro de Exteriores de Suiza, Didier Burkhalter, actual presidente de la OSCE, también mostró su "alivio" por la liberación de los expertos y elogió el incansable trabajo de la organización para lograr ese objetivo.

La OSCE tiene en Ucrania una misión civil de observación, formada por 300 expertos de más de 40 Estados, que tiene como finalidad reunir información sobre la situación en el país, establecer contactos y facilitar el diálogo entre las partes.

La OSCE es un organismo multilateral -con sede en Viena y con 57 Estados socios- que tiene sus orígenes en el diálogo entre oeste y este durante la Guerra Fría.

El objetivo de la organización es fomentar la democracia, el Estado de Derecho y los derechos humanos en sus socios, que se encuentran en América del Norte, Europa y Asia Central.

Siguen combates pese a tregua

Los combates entre los prorrusos y el Ejército continúan en el este de Ucrania a pesar de que las autoridades en Kiev prorrogaron ayer hasta el lunes la tregua decretada por el presidente, Petro Poroshenko, para el arreglo del conflicto, que se ha saldado con centenares de muertos.

Así, tres militares ucranianos murieron en un enfrentamiento con separatistas prorrusos en las afueras de la ciudad de Slaviansk.

Cerca de Slaviansk, junto a un recodo hacia Krasni Limán, fue ametrallado un puesto de control. Tres militares murieron, otros seis fueron heridos", informó Alexéi Dmitrashkovski, portavoz de la operación, citado por la agencia RBK-Ucrania.

Mientras, en Donetsk, fue tomada por los separatistas otra base militar. En Artiomovsk, anoche se produjeron combates cerca de una unidad militar, escribió en sus 'Crónicas' el ministro de Defensa de la autoproclamada república popular de Donetsk, Igor Strelkov.

Insistió en que los separatistas no cumplirán el alto el fuego hasta que el Ejército no se retire de sus posiciones actuales a una distancia de 10 kilómetros y no dejen de traer armas y municiones a la zona.

Además, la formación separatista afirmó que una unidad del Ejército en la región de Donetsk se rindió "sin disparar un tiro".

Por otro lado, el coordinador del grupo 'Resistencia Informativa', Dmitri Timchuk, aseguró que "los militares que se encuentran en el aeródromo de (la ciudad de) Kramatorsk han sido ametrallados".

Agregó que también "fueron atacados puntos de control de las fuerzas de la operación antiterrorista en la región de Donetsk", baluarte de la sublevación prorrusa.

Según el activista, en los ataques que se produjeron en el este de Ucrania fueron utilizados morteros y lanzagranadas.

Por su parte, Miroslav Rudenko, uno de los líderes de los insurgentes de la región minera de Donbass, informó a la agencia Interfax de que los militares ucranianos han cesado el fuego cerca de la localidad de Krasni Liman (de la región de Donetsk) para preparar una nueva ofensiva.

Denunció traslado de armas y máquinas pesadas al otro lado del río Severni Donets, donde se observa una concentración de las tropas supuestamente para ese objetivo.

Ucrania dio tres días más a los separatistas prorrusos para que depongan las armas y acepten el plan de paz del presidente Poroshenko, respaldado la víspera en la cumbre de la Unión Europea.

El ministro de Interior ucraniano, Arsen Avakov, prometió una "respuesta dura" a los separatistas si no aceptan las exigencias de Kiev: deponer las armas y abandonar el país si así lo desean.

En el mismo tono se había expresado el consejero del presidente, Yuri Lutsenko, quien afirmó que si los rebeldes no atienden el llamamiento de paz las autoridades recurrirán al llamado plan B, que prevé acabar con los insurgentes.

jrr

Comentarios

Lo que pasa en la red