Ucrania firma polémico acuerdo de asociación con la UE

El presidente Petro Poroshenko prolongó otras 72 horas, hasta el lunes, la tregua con los rebeldes pro rusos

COMPARTIR 
28/06/2014 05:57 AFP, EFE y Reuters

KIEV, 28 de junio.— Ucrania firmó ayer un acuerdo histórico de asociación con la Unión Europea, que suscitó una dura reacción de Rusia, presionada por la UE para que rebaje la tensión en el este separatista del país antes de tres días.

Después de haber firmado el acuerdo, el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, prolongó otras 72 horas, hasta el lunes, la tregua con los rebeldes pro rusos en la separatista provincia del este, informó el sitio de noticias Ukrainska Pravda.

Esta decisión fue tomada tras consultas urgentes entre Poro-shenko y los altos mandos de las fuerzas ucranianas, a su llegada a Kiev tras la cumbre de la UE en Bruselas, durante la cual se firmó un histórico pacto de asociación política y comercial. La tregua de una semana expiraba ayer a las 19:00, hora local.

En Bruselas, Poroshenko exigió la liberación de los rehenes, entre ellos los observadores de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), y poner fin a las “infiltraciones” de armas y combatientes, reveló una fuente diplomática europea.

El viceministro de Relaciones Exteriores ruso, Grigori Karasin, advirtió que la firma tendría “consecuencias graves” para Ucrania.

Dan plazo a Rusia

Los dirigentes de la UE, reunidos en Bruselas, dieron a Rusia un plazo de tres días para que tome una serie de medidas concretas para pacificar el este de Ucrania o aplicarán más sanciones.

Las medidas concretas que exigen los líderes europeos incluyen la liberación de todos los rehenes, la devolución a las autoridades ucranianas de tres pasos fronterizos, negociaciones sobre el plan de paz ucraniano y un mecanismo de vigilancia de su aplicación.

“¡Qué gran día! Posiblemente el más importante para mi país desde la independencia” en 1991, declaró Poroshenko en Bruselas antes de la firma de este acuerdo comercial, que busca
suprimir la mayoría de las barreras aduaneras entre los países de la UE y Ucrania, país de 45 millones de habitantes con importantes sectores metalúrgicos y agrícolas.

El rechazo a firmar este acuerdo en noviembre provocó la destitución meses después del entonces presidente, Víktor Yanukóvich, tras una oleada de protestas proeuropeas y el inicio de una insurrección pro rusa en el este del país, donde Kiev lanzó una operación militar en abril que ha dejado más de 400 muertos.

En Rusia, el presidente Vladimir Putin lamentó la firma del acuerdo.

“El golpe de Estado anticonstitucional en Kiev y los intentos para imponer al pueblo ucraniano la elección artificial entre Europa y Rusia empujaron a la sociedad hacia la división y hacia una dolorosa confrontación interna”, declaró Putin a la televisión rusa.

Georgia y Moldavia, también exrepúblicas de la URSS, firmaron ayer el mismo acuerdo con la UE.

Rusia teme una llegada a su territorio de productos fabricados en la UE vía Ucrania en detrimento de su producción nacional y estima que Kiev no puede mantener relaciones comerciales privilegiadas al mismo tiempo con Bruselas y con Moscú.

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, felicitó a Ucrania, Georgia y Moldavia por la firma de acuerdos de asociación con la Unión Europea y subrayó el compromiso estadunidense con su integridad territorial.

“Los acuerdos firmados hoy (viernes) son un gran paso hacia la integración de la asociación más estrecha de los países orientales con la Unión Europea y en la consecución de una Europa unida, libre y en paz”, indicó Kerry mediante un comunicado.

Condena a grupos ilegales

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU condenó ayer la violencia y abusos cometidos por grupos armados ilegales “con apoyo externo” en las regiones del este de Ucrania (Donetsk y Lugansk), a través de una resolución que Rusia consideró desequilibrada.

Pese a la oposición rusa, a la que se sumaron las de China y Cuba, la resolución fue aprobada por 23 votos a favor, mientras que 19 países se abstuvieron.

El texto adoptado condena de la manera más firme las violaciones a los derechos, concretamente los “secuestros, detenciones ilegales, asesinatos, torturas, malos tratos, desapariciones y acoso de periodistas y observadores internacionales” en el oriente de Ucrania.

La resolución fue presentada por la propia Ucrania, que para recibir el apoyo de los gobiernos occidentales tuvo que aceptar retirar la referencia a Crimea como un territorio “temporalmente ocupado”.

Rusia se anexó en marzo la península, donde la mayoría de la población era de origen ruso y también residía una importante minoría tártara.

Al respecto, la resolución pide que se detengan los actos de discriminación y acoso en contra de ucranianos y tártaros en Crimea, un territorio dirigido por un gobierno autónomo, ahora arropado por Moscú.

 

Huyeron 110 mil personas

Unas 110 mil personas huyeron de Ucrania a Rusia y otras 54,400 prefirieron abandonar sus hogares rumbo a otros puntos del país desde principios de 2014, afirmó ayer la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

“ACNUR constató un claro aumento de los desplazamientos en Ucrania”, declaró la portavoz Melissa Fleming, durante una rueda de prensa en Ginebra, en la que destacó que sólo una minoría de las personas que partieron hacia la vecina Rusia pidieron oficialmente asilo.

Respecto de los 54,400 desplazados internos, “12 mil proceden de Crimea y el resto de otras regiones del este”, precisó.

De los 110 mil que huyeron a Rusia, únicamente nueve mil pidieron oficialmente asilo, añadió.

Asimismo, ACNUR dijo que otras 700 personas partieron a Polonia, Bielorrusia, República Checa y Rumanía.

“La gente dice que tiene miedo de los secuestros”, subrayó Fleming.

En Washington, la portavoz del Departamento de Estado, Marie Harf, cuestionó la credibilidad de las cifras, estimando que ha habido movimientos de población de un lado a otro de la frontera.

“No descarto la posibilidad de que miles de personas hayan atravesado la frontera de una manera o de otra. Pero esta idea de que hay cien mil ucranianos que huyeron masivamente hacia Rusia no es creíble para nada”, declaró la funcionaria estadunidense alarmada por la alta cifra.

—AFP y DPA

 

Relacionadas

Comentarios