Revisar celulares en EU, sólo con permiso

La Suprema Corte prohibió que la policía inspeccione el teléfono de los detenidos sin una orden

COMPARTIR 
26/06/2014 03:20 Notimex y AFP
La policía necesitará una orden judicial para poder revisar el teléfono celular de algún detenido. Foto: AP
La policía necesitará una orden judicial para poder revisar el teléfono celular de algún detenido. Foto: AP

WASHINGTON, 26 de junio.– La Suprema Corte de Estados Unidos falló ayer de manera unánime que sólo con una orden judicial la policía podrá revisar los teléfonos celulares de las personas que arreste.

El presidente del máximo tribunal, John Roberts, en su opinión judicial expresó que debido a la gran cantidad de información que puede contener un celular moderno, ésta debe ser protegida durante las inspecciones rutinarias de las autoridades.

La decisión responde a dos casos presentados en la Corte en abril pasado.

En el caso conocido como Riley vs. California, la policía arrestó en 2009 a David Riley quien fue detenido por manejar con placas vencidas en San Diego.

La policía encontró en el automóvil armas cargadas y al revisar su teléfono inteligente, utilizó alguna información para asociarlo con pandillas y a un tiroteo callejero.

El otro caso llevado ante la Suprema Corte involucró la inspección de las llamadas realizadas por Brima Wurie arrestada en Boston en 2007 por cargos de crímenes relacionados con drogas.

Una corte menor en Boston, ordenó desechar la información obtenida como evidencia encontrada en el teléfono de Wurie.

Otros tribunales habían permitido las revisiones de los celulares relacionados con arrestos sin orden judicial con el justificante de proteger a los oficiales de policía y a fin de prevenir la destrucción de evidencia.

Los teléfonos celulares merecen la misma protección prevista en la Cuarta Enmienda de la Constitución que cualquier otro bien –los hogares, por ejemplo– ante “las revisiones y confiscaciones improcedentes”, determinó el máximo tribunal de Estados Unidos tras abordar dos casos afectados por esa práctica policial.

En esta interpretación moderna de la Constitución, el fallo estimó que la intervención de teléfonos celulares “pone en juego más intereses para la vida privada individual que un breve cacheo corporal”.

El fallo del Supremo, sin embargo, indica que los agentes de seguridad aún pueden examinar “los aspectos físicos de un teléfono para asegurarse de que no va a ser utilizado como un arma”.

El alto tribunal explicó que las carcasas de los teléfonos sí serán objeto de análisis, ya que pueden contener explosivos.

Los datos que contiene el teléfono no pueden poner en peligro a nadie”, y la persona detenida no será capaz de “eliminar datos incriminatorios”, por lo que determinaron que sin orden judicial las fuerzas del orden no tendrán derecho a analizar su contenido.

Comentarios

Lo que pasa en la red