La carta que un soldado de la II GM le escribió a su amada y nunca le pudo dar

"Te dejo sintiendo un gran amor hacia ti", escribió el tanquista Iván Kólosov antes de morir, en octubre de 1941

COMPARTIR 
24/06/2014 17:35 Redacción / Foto: Tomada de www.RT.com
La carta que un soldado de la II GM le escribió a su amada y nunca le pudo dar
"Creo que cuando uno ama trata a las personas con más bondad. ¡Gracias, mi amor!", escribió Kólosov en un párrafo.

MOSCÚ, 24 de junio.- Durante la Segunda Guerra Mundial millones de personas murieron, no sólo judíos también combatientes en contra del líder nazi Adolf Hitler. Uno de esos millones fue Iván Kólosov, un tanquista de Rusia que murió en combate y quien añoraba ver de nuevo a su amada esposa.

Kólosov le escribió una carta a Varia antes de morir, esta misma fue retomada por el portal ruso RT.

“Querida Varia:

No, no volveremos a vernos. Ayer al mediodía atacamos otra columna de Hitler. Una granada nazi impactó contra la coraza lateral del tanque y explotó dentro. Mientras conducía el vehículo hacia el bosque, Vasili falleció. Yo estoy herido de gravedad.

Enterré a Vasili Orlov en un bosque de abedules. Murió sin poder decirme ni una sola palabra, no dijo nada para su hermosa Zoia ni para su hija María. Así, de los tres tanquistas quedó sólo uno. Lo que pasé por la noche fue una tortura, he perdido mucha sangre. Ahora, no sé por qué, el dolor, que me estaba quemando el pecho, se ha calmado y siento paz en el alma. 

Es una pena que no hayamos logrado nuestro objetivo. Pero hicimos todo lo que pudimos. Nuestros camaradas perseguirán al enemigo, que no debe pisar nuestros campos ni nuestros bosques. Nunca habría podido vivir así sin ti, Varia. Me has ayudado siempre, en Jaljin Gol (enfrentamiento decisivo durante la guerra fronteriza no declarada entre Japón y la Unión Soviética, a mediados de 1939) y aquí. Creo que cuando uno ama trata a las personas con más bondad. ¡Gracias, mi amor! 

Las personas envejecen, pero el cielo es siempre joven, como tus ojos, que es imposible dejar de admirar. Nunca envejecerán, ni dejarán de brillar. Pasará el tiempo, las heridas cicatrizarán, se construirán nuevas ciudades, se plantarán nuevos jardines. Llegarán otras vidas, cantarán otras canciones. Tendrás hijos preciosos, volverás a querer. Pero yo me voy, te dejo sintiendo un gran amor hacia ti.

Tu Iván Kólosov”.

La carta está fechada el 25 de octubre de 1941 y llegó a manos de Varvara Zhuravliova casi tres décadas después de que su esposo la escribiera.

Luego de 25 años fue hallado el tanque, dentro de él fueron hallados los restos del conductor, un mapa, una foto de Varia y la carta que Kólosov le había escrito; relata la lingüista Yulia Tarasénkova, quien añade que esta historia forma parte del libro “Govoriat poguibshie gueroi” (Hablan los héroes fallecidos).

gak

Relacionadas

Comentarios