Separatistas incumplen cese al fuego en Kiev

Los pro rusos siguieron combatiendo ayer pese a la tregua decretada por el presidente Petro Poroshenko

COMPARTIR 
22/06/2014 05:02 AFP, DPA y Notimex/ Fotos: Reuters y AP

KIEV, 22 de junio.— El gobierno de Petro Poroshenko denunció ayer ataques de pro rusos contra su ejército en el este de Ucrania, con lo que los rebeldes ignoran el alto al fuego decretado el viernes por el mandatario.

La guardia fronteriza ucraniana indicó que tres soldados resultaron heridos en un
ataque rebelde con francotiradores y morteros contra una de sus bases en la región oriental de Donetsk.

Los ataques ocurrieron luego de que el presidente Poroshenko ordenara a las fuerzas regulares ucranianas un alto el fuego de una semana, para poner fin a los enfrentamientos que han dejado más de 375 muertos desde abril.

Los asaltantes han hecho un uso masivo de morteros, y también han empleado armas automáticas. En el ataque han resultado heridos tres guardias fronterizos, uno de ellos de gravedad, y ha habido daños en los equipos y medios técnicos”, indicó el servicio ucraniano de guardias fronterizos en un comunicado.

Por su parte, Estados Unidos advirtió que no aceptará ni la presencia ni la intervención de tropas rusas en el este de Ucrania, después de que Rusia confirmara haber reforzado sus tropas en la frontera.

Cerca de Slaviansk, los habitantes de un pequeño pueblo siguieron escuchando disparos entre insurgentes y fuerzas gubernamentales.

Escuchamos disparos anoche y esta mañana (ayer)”, afirmó Lila Ivanovna, desde Andriivka, cerca de Slaviansk.

El nuevo mandatario ucraniano, Petro Poroshenko, puntualizó el viernes que el cese al fuego unilateral “no significa que no responderemos en caso de agresión contra nuestras tropas”.

Afecta camino a la paz

Este tipo de actividades militares no contribuyen a normalizar la situación en Ucrania y desaniman a nuestros líderes en implementar iniciativas de paz”, declaró en un comunicado el Ministerio ucraniano de Asuntos Exteriores.

El portavoz de la Cancillería, Ievgen Perebinis, dijo que las maniobras militares en el centro de Rusia “sólo pueden causar preocupación si tienen la más mínima relación con los últimos despliegues en la frontera”.

El jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov, denunció por su parte una “intensificación” de las operaciones ucranianas.

El hecho de que dicha operación antiterrorista (ucraniana) atraviese una intensificación, paralelamente al avance del plan de paz, es muy alarmante y preocupante”, declaró desde Arabia Saudita.

Rusia acusó a Ucrania de haber realizado un tiro de mortero desde su territorio contra un puesto fronterizo ruso, hiriendo a un aduanero, y pidió “una explicación y que el gobierno ofrezca una disculpa”.

Putin pide entablar diálogo

El presidente ruso, Vladimir Putin, expresó ayer su apoyo a los esfuerzos de su homólogo ucraniano, Petro Poroshenko, por alcanzar una solución pacífica en la región sur y este de su país, pero destacó la necesidad de emprender negociaciones.

El líder del Kremlin respaldó el alto al fuego unilateral declarado por Poroshenko para permitir la implementación de un plan de paz que ponga fin a la crisis en el este ucraniano, donde separatistas pro rusos llevaron a cabo varios ataques en las últimas horas.

En un comunicado difundido por la Presidencia rusa, Putin celebró la intención del mandatario ucraniano de dar pasos concretos hacia una solución pacífica e instó a todas las partes en conflicto a detener las hostilidades y entablar conversaciones.

Sin embargo, estimó que el plan de paz de Poroshenko “no será viable ni realista sin medidas prácticas para las negociaciones”, de acuerdo con un comunicado de la agencia estatal de noticias Itar-TASS.

Afirmó que es “inaceptable” que después de ordenar un alto al fuego “municiones aterricen y exploten en territorio ruso como resultado de la continua confrontación entre las partes ucranianas”, lo que causa daños a la propiedad y, pone en riesgo la vida de ciudadanos rusos.

Aseveró que el plan de paz de Poroshenko “no debe ser un ultimátum a la milicia, sino una oportunidad que debe ser aprovechada para iniciar negociaciones constructivas que permitan alcanzar compromisos políticos entre las partes en conflicto en el este de Ucrania”.

Por otra parte, Putin puso las fuerzas armadas del centro del país en estado de alerta máxima, como parte de unos ejercicios militares que no estaban previstos, anunció el Ministerio de Defensa.

El viernes, el Kremlin confirmó un refuerzo de la presencia militar junto a la frontera ucraniana.

Siguiendo sus órdenes (de Putin), desde las 11 de la mañana hora de Moscú las tropas del Distrito Militar Central, así como las formaciones y unidades situadas en su territorio fueron puestas en estado de alerta máxima”, indicó el ministro de Defensa, Serguei Shoigu, citado por las agencias rusas.

Las tropas han sido puestas en estado de alerta máxima después de que Putin ordenara unos ejercicios militares desde este sábado hasta el 28 de junio, precisó Shoigu.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el de Francia, François Hollande, así como la canciller alemana, Angela Merkel, pidieron la retirada de las tropas rusas de la frontera con Ucrania, informó la Casa Blanca.

Obama se comunicó por teléfono con Hollande y también con Merkel para hablar sobre la crisis en Ucrania.

Los tres mandatarios coincidieron en que se debe frenar el flujo de armas y milicias a través de la frontera.

Asimismo, hicieron un llamado a Moscú para solucionar la situación de violencia.

Ordenan captura de ministro

El Comité de Instrucción (CI) de Rusia informó ayer que dictó una orden de búsqueda y captura contra el ministro del Interior de Ucrania, Arsen Avakon, y el gobernador de la región ucraniana de Dniepropetrovsk, el empresario Ígor Kolomoiski, por “empleo de armamento y métodos de guerra prohibidos”.

Ambos altos cargos ucranianos, según declaró a la agencia Interfax el portavoz del CI, Vladimir Markin, están imputados también de asesinato, secuestro de personas y obstaculización de la labor periodística, entre otros presuntos delitos.

La orden, añadió el portavoz, fue emitida por los investigadores que instruyen el caso penal y fue enviada a la Dirección de la Policía Criminal del Ministerio del Interior, así como a la Interpol.

Agregó que en la instrucción de la causa penal trabajan más de 40 investigadores, que entrevistan a las personas que han llegado a Rusia desde las regiones surorientales de Ucrania.

Se ha tomado declaración a 2,400 testigos, de los cuales 1,470 han sido declarados víctimas de delitos, entre ellos 208 niños”, indicó el portavoz.

Según Markin, la investigación adopta medidas para hallar a todos los responsables, incluidos los mandos de las Fuerzas Armadas de Ucrania, de la “operación punitiva contra la población civil en el sureste ucraniano”.

 

Relacionadas

Comentarios