Poroshenko anuncia un cese al fuego en Ucrania

El Presidente de esa nación decretó la tregua por una semana, misma que fue criticada por el Kremlin y por las fuerzas pro rusas que siguieron combatiendo

COMPARTIR 
21/06/2014 04:52 EFE / Foto: AP

KIEV, 21 de junio.— El presidente ucraniano, Petro Poro-shenko, ordenó ayer una tregua unilateral de una semana en la lucha contra los separatistas pro rusos en el este de Ucrania.

Este cese al fuego largamente anunciado apunta a allanar el camino a la paz en esa región, comunicó el Ministerio del Interior en Kiev.

La tregua sirve “para que los terroristas puedan dejar sus armas”. Quien no lo haga, “será aniquilado”. El decreto que establece el cese al fuego hasta el 27 de junio fue publicado por la noche.

El Kremlin criticó la propuesta de Poroshenko como “insuficiente”. La tregua de una semana de las fuerzas gubernamentales no es un paso hacia un proceso de paz, sino solamente una exhortación al “ejército del pueblo” a la rendición, comunicó el Kremlin en Moscú. Falta el “elemento central”, es decir, una oferta de diálogo, añadió.

Las fuerzas pro rusas, a su vez, comunicaron que no creen en los anuncios de Poroshenko. “Ya escuchamos cientos de veces acerca de una tregua de parte de la guardia nacional y el ejército ucraniano. Pero las operaciones militares no cesan ni un minuto”, dijo Andrei Purgin, líder de los separatistas en Donetsk.

Sólo el oligarca Igor Kolomoiski, que como gobernador de Dniepropetrovsk financia tropas propias leales al gobierno, puede poner fin al fuego. “Nadie dejará las armas”, afirmó también el separatista Miroslav Rudenko.

Fuerza, sólo en caso extremo

Las autoridades recurrirán a la fuerza sólo para la defensa y no podrán actuar contra los grupos militantes, dijo Poroshenko en un campamento de las “fuerzas antiterroristas” en la ciudad de Sviatogorsk, en el este de Ucrania.

Se trata de la primera visita del mandatario a la convulsionada región de Donetsk. Poro-shenko asumió el poder el pasado 7 de junio. A la región acudió con un uniforme de camuflaje.

Las fuerzas pro rusas también deberán evacuar los edificios ocupados en las ciudades del este de Ucrania y liberar las estaciones centrales de radio y televisión, subrayó Poroshenko.

Según algunos medios, el plan de paz del Presidente prevé además la convocatoria a elecciones parlamentarias y comunales adelantadas. Además, el jefe de Estado anunció que comenzará a reconstruir viviendas con dinero del Estado.

Esta fase del plan de paz está estrechamente acordada con la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), dijo Poroshenko, según su oficina de prensa. El documento del plan de paz contiene en total 14 puntos.

El presidente de la Comisión de la Unión Europea, José Manuel Durao Barroso, saludó el plan de paz. También tres expresidentes ucranianos mostraron su apoyo. Esta propuesta es el camino apropiado para la paz, afirmaron Leonid Kravchuk, Leonid Kuchma y Víktor Yushchenko.

La “agresiva política exterior de Rusia”, que apoya a los grupos militantes, debe detenerse con ayuda de Occidente, reclamaron los expresidentes en Kiev.

En los últimos días, Poro-shenko habló del plan de paz con el presidente ruso, Vladimir Putin, y la canciller alemana, Angela Merkel. También debatió con el nuevo ministro de Exteriores, Pavel Klimkin, con el Consejo de Seguridad y con diplomáticos extranjeros, según comentó el número dos de la administración presidencial, Valeri Chaly.

En sangrientos enfrentamientos en el este de Ucrania, murieron ayer varias personas. En la zona de Donetsk fallecieron al menos 12 soldados y 25 resultaron heridos, comunicó el Ministerio de Defensa en Kiev. En el lado de los rebeldes, cayeron unos 300 combatientes en dos días.

 

EU lanza advertencia

Estados Unidos lanzó ayer una advertencia a Rusia por haber desplegado soldados cerca de la frontera de Ucrania y concentrado material militar en el suroeste ruso con el fin de apoyar a los separatistas del este ucraniano.

“Tenemos nuestras propias informaciones según las cuales Rusia desplegó fuerzas militares en su frontera con Ucrania”, dijo la portavoz del Departamento de Estado, Jennifer Psaki, al confirmar las afirmaciones brindadas antes por un portavoz de la Casa Blanca.

“Las tropas rusas no habían llegado tan cerca del territorio ucraniano desde su invasión a Crimea”, afirmó Psaki.

Además “en un sitio militar ruso, en el suroeste del país, cerca de la frontera con Ucrania, hay concentrados vehículos adicionales y artillería”, afirmó la portavoz.

Estados Unidos ya había acusado hace una semana a Rusia de trasladar a través de los rebeldes vehículos y lanzacohetes desde el suroeste ruso hasta el este ucraniano.

A su vez, el gobierno advirtió que no aceptará la intervención de tropas rusas en Ucrania y lamentó lo que consideró una acumulación de fuerzas de Moscú en la frontera.

“Estamos monitoreando cuidadosamente la situación. No aceptaremos la intervención de fuerzas militares rusas en el este de Ucrania”, afirmó por su parte Josh Earnest, un portavoz de la Casa Blanca.

“Informes provenientes de Moscú que indican que el Ministerio de Defensa ruso está considerando crear cordones militares en Ucrania oriental, también son preocupantes”, señaló.

“No vemos ninguna evidencia de que las unidades militares rusas que llegan a la región estén conectadas a algún tipo de misión de seguridad fronteriza.”

Una fuente del Ministerio de Defensa ruso dijo a la agencia de noticias RBK esta semana que las tropas estaban dispuestas a entrar en regiones insurgentes de Ucrania con el fin de “levantar barreras entre la población civil y el ejército ucraniano”.

El Kremlin informó ayer que había enviado nuevos contingentes militares a la frontera con Ucrania para reforzar la seguridad en la zona.

Rusia rechazó las críticas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) por la concentración de tropas en la frontera con Ucrania y dijo que se trata tan sólo de una forma de asegurar el área fronteriza tal como Occidente había pedido, según explicó en Moscú el portavoz del Kremlin, Dmitri Pekov.

El presidente Vladimir Putin así lo conversó “hace semanas” con sus socios occidentales, señaló.

Las críticas “sorprenden”, dijo Peskov, citado por la agencia de noticias rusa Interfax.

 El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, criticó este movimiento de uniformados.

Occidente pidió a Moscú un mayor control en la frontera para impedir que los separatistas en el este de Ucrania reciban suministros.

Relacionadas

Comentarios