Tropieza el rey en abdicación

Juan Carlos cayó en una silla después de oficializar su decisión de abdicar al trono para dar paso a su hijo Felipe

COMPARTIR 
19/06/2014 02:08 DPA
El rey Juan Carlos, en presencia de la reina Sofía y los príncipes de Asturias, durante la firma de la ley orgánica que hizo efectiva a medianoche su abdicación. Foto: EFE
El rey Juan Carlos, en presencia de la reina Sofía y los príncipes de Asturias, durante la firma de la ley orgánica que hizo efectiva a medianoche su abdicación. Foto: EFE

MADRID, 19 de junio.– El rey Juan Carlos de España sufrió ayer un pequeño desequilibrio que le hizo caer sobre su silla nada más firmar su abdicación tras 39 años de reinado en el Palacio Real de Madrid.

El percance tuvo lugar en una emotiva ceremonia a la que acudieron cerca de 170 invitados institucionales y en la que el monarca simbolizó el traspaso de la Corona a su hijo, Felipe.

Juan Carlos, de 76 años, daba un beso a su nieta Leonor, la nueva heredera del trono, cuando perdió el equilibrio y cayó hacia atrás, justo donde estaba situado el asiento. Después se incorporó ayudado por Felipe y dio otro beso a Sofía, la otra hija de los nuevos reyes.

El rey Juan Carlos, operado de ambas caderas en varias ocasiones en los últimos dos años, entró en el Salón de Columnas del Palacio Real sin bastón, a pesar de los problemas de movilidad que sufre como consecuencia de la última intervención.

En la última parte del acto, ya tras firmar la ley de su renuncia al trono, sí hizo uso del apoyo para salir de la sala.

No es el primer percance que sufre el monarca en un acto público. En agosto de 2012, tropezó con un escalón en un acto militar y cayó al suelo de bruces.

Arranca nueva era

Felipe y Letizia inauguran hoy una nueva era en la monarquía de España. Tras la abdicación de Juan Carlos, en una breve pero emotiva ceremonia en el Palacio Real de Madrid, los nuevos reyes afrontan el reto de recuperar el prestigio de la institución, sumida en su peor crisis en 39 años.

Felipe VI, de 46 años, será proclamado rey en una ceremonia austera y sobria en el Congreso de los Diputados, acorde con los tiempos de crisis y a la que no se invitó a mandatarios extranjeros ni miembros de otras casas reales.

Juan Carlos, de 76 años, firmó ayer su última ley como jefe de Estado: la que pone fin a 39 años de reinado. Ante 170 invitados institucionales y delante de la familia real, sancionó la ley de su abdicación, 16 días después de haber anunciado su renuncia.

En el Salón de Columnas del Palacio Real, donde España firmó en 1985 su entrada en la Unión Europea, a duras penas pudo contener las lágrimas. La reina Sofía también se emocionó. Padre e hijo se fundieron luego en un abrazo. Y simbolizando el traspaso de la Corona, Juan Carlos cedió a Felipe la silla elevada que ocupaba.

La ceremonia fue para Felipe su último acto como príncipe de Asturias. El título de heredero pasa ahora a su hija mayor, Leonor, de ocho años. Ella y su hermana Sofía, de siete, asistieron al final del reinado de su abuelo y estarán en el inicio del de su padre.

Cuando Felipe entre hoy en el Congreso de los Diputados junto a Letizia, de 41 años, llegará siendo rey. Allí pronunciará un discurso con las líneas básicas de su reinado, que genera expectación en un país en el que el desapego ciudadano se extendió con la crisis a todas las instituciones y en el que existen tensiones territoriales como el reto independentista en Cataluña.

Comentarios

Lo que pasa en la red