Felipe VI ya es rey de España

Juan Carlos de Borbón firmó ayer la ley por la que abdica al trono, en el que estuvo 39 años

COMPARTIR 
19/06/2014 01:12 EFE, AFP y Reuters
Felipe de Borbón es ya rey de España tras la publicación en el Boletín Oficial del Estado, esta medianoche, de la ley por la que su padre, Juan Carlos I, ha abdicado del trono.

MADRID, 19 de junio.— Felipe VI de Borbón se convirtió en el primer minuto de hoy (hora local) en el nuevo rey de España, con la difícil misión de devolver la legitimidad a la monarquía y preservar la unidad del país ante el independentismo catalán.

Pocas horas antes, su padre, Juan Carlos, había firmado la ley que autorizaba su abdicación, poniendo fin a 39 años de reinado que permitieron a España afianzarse como una democracia moderna tras la dictadura franquista, pero empañados en los últimos tiempos por los escándalos y la crisis.

El texto entró en vigor a medianoche, antes de la proclamación oficial del nuevo monarca en una ceremonia que se realiza hoy en el Congreso de los Diputados.

Con el uniforme de gala militar y luciendo el fajín de seda roja correspondiente a su nuevo papel de capitán general de los ejércitos, Felipe, de 46 años, asumirá el trono jurando fidelidad a la Constitución de 1978, ante los diputados y senadores reunidos en el Congreso.

La jornada, exclusivamente laica, sin invitados extranjeros y en ausencia del propio rey Juan Carlos —quien quiso ceder el protagonismo a su hijo—, intentará combinar la sobriedad requerida por los tiempos de crisis y la proximidad con una ciudadanía que empieza a cuestionar la monarquía.

Con la solemne proclamación de hoy, la infanta Leonor se convierte en princesa de Asturias y heredera del trono.

Diputados y senadores están invitados a la ceremonia de hoy, junto a autoridades del Estado, cuerpo diplomático y miembros de la familia del rey y de Letizia Ortiz.

En el Congreso de los Diputados, Felipe VI pronunciará el discurso inaugural de su reinado y, a la salida, recibirá honores militares antes de desplazarse hasta el Palacio Real en un recorrido en coche cubierto por el centro de Madrid.

En el Palacio Real, Felipe VI y Letizia darán una recepción a unos 2,000 invitados que se pretende que sean representativos de una muestra amplia de la sociedad española.

Los nuevos reyes tendrán también oportunidad de salir al balcón central del palacio para saludar a los ciudadanos que acudan a la plaza de Oriente.

Recuperar el prestigio perdido es el difícil reto que se plantea a Felipe VI que, aunque dispone de popularidad, tendrá poco poder de decisión para abordar los grandes problemas del país.

El más urgente parece ser el desafío independentista en Cataluña, gran región del noreste cuyo gobierno local convocó para el 9 de noviembre a un referéndum al que Madrid niega validez legal.

“Ahora mismo los españoles esperan casi todo de él: esperan que arregle Cataluña, esperan que arregle el paro”, señaló Cote Villar, periodista del diario El Mundo.

“Es un gran soplo de aire fresco” pero “hay un gran riesgo de decepción”, afirmó, recordando que “al fin y al cabo sigue siendo un rey de una monarquía parlamentaria que no puede hacer mucho”.

Relacionadas

Comentarios