Yihadistas atacan una refinería de Irak

En los combates se incendiaron tanques de la mayor planta de refinación en el país; el ejército asegura que ya la recuperó

COMPARTIR 
19/06/2014 05:31 AFP, EFE, DPA y Reuters / Fotos: AP y Reuters

BAGDAD, 19 de junio.– Los yihadistas del grupo Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) tomaron por asalto la principal refinería de Irak ayer, intensificando su ofensiva tras la toma de varias zonas del norte del país.

Vestidos con uniformes militares y a bordo de varios vehículos, algunos robados al ejército, los yihadistas lanzaron la madrugada del martes un asalto contra la refinería de Baiji, ubicada a 200 kilómetros al norte de Bagdad, indicó un portavoz de las fuerzas armadas.

Los combatientes del EIIL izaron su bandera sobre un complejo administrativo”, añadió un empleado. Los extranjeros de la refinería fueron evacuados desde el lunes y la instalación estaba cerrada aunque quedaban algunos empleados iraquíes.

En una rueda de prensa en Bagdad, el portavoz del ejército iraquí, el general Qasem Ata, dijo que el complejo petrolero ya estaba en manos de las fuerzas de elite y que unos 40 terroristas perecieron en los combates.

Además, dijo que los alrededores de la refinería fueron bombardeados por la aviación iraquí para expulsar a los insurgentes.

Sin embargo y como ya es costumbre, se negó a proporcionar el número de bajas en las filas del ejército iraquí.

Un empleado de la refinería dijo que los combates seguían y que los yihadistas se encontraban atrincherados en las instalaciones.

Estados Unidos aseguró por su parte que el ataque a la principal refinería iraquí no afectará las exportaciones de petróleo de Bagdad, que, sin embargo, se verá obligado a importar temporalmente productos refinados.

Salvo por los campos de petróleo del Kurdistán iraquí, en el norte, controlados por las autoridades locales, la mayoría de la producción de crudo en Irak está en el sur del país, lejos de la ofensiva yihadista.

Secuestran a 60 extranjeros

Combatientes de EIIL capturaron a 60 trabajadores extranjeros, entre ellos 40 indios y 15 turcos.

Los trabajadores huían del avance yihadista y en las montañas Hamrin fueron interceptados por los terroristas de EIIL, según la agencia turca Anadolu, que se remite a un iraquí que viajaba con el grupo y que posteriormente fue dejado en libertad.

Con ello hay casi un centenar de turcos en poder del EIIL. La semana pasada, los extremistas tomaron como rehenes a 49 personas en el consulado turco de Mosul, entre ellas el cónsul.

Además, el portavoz del ejército iraquí informó de combates en la zona de Al Qaem, en la provincia de Al Anbar, donde murieron 21 extramistas. Otros 15 fallecieron en la zona de Al Azim, en la región oriental de Diyala.

Por otra parte, el gobierno de Irán condicionó una posible colaboración con Estados Unidos en Irak al éxito de las negociaciones sobre su programa nuclear.

 

El premier reconoce división

El primer ministro de Irak, Nuri al Maliki, reconoció ayer que las diferencias políticas propiciaron “un ambiente adecuado” para el actual conflicto, pero aseguró que derrotarán al terrorismo y que sus tropas solo sufrieron “un revés”.

En un discurso televisado a la nación, Al Maliki volvió a atribuir la actual situación a una conspiración tejida por el yihadista Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) y miembros del disuelto partido único Baaz, que dirigía el fallecido dictador Saddam Hussein.

El primer ministro chiita descartó que los clanes sunitas estén implicados en lo sucedido, al considerar que les perjudica, pero les pidió que “anuncien su inocencia”.

También criticó a los medios de Qatar y Arabia Saudita por calificar a los combatientes del EIIL de revolucionarios.

Ayer, los Emiratos Árabes Unidos llamaron para “consultas” a su embajador en Bagdad debido a los “graves” desarrollos en Irak y lo que consideran la política “sectaria” del primer ministro iraquí.

Estados Unidos también aseguró ayer que el gobierno dirigido por sunitas margina a los sunitas, y consideró que eso  influyó en la pronta derrota del ejército iraquí.

–EFE y AFP

 

Obama aún no decide ofensiva

El presidente de Estados Unidos Barack Obama, comunicó ayer a los líderes de ambas cámaras del Congreso que no será necesaria su autorización para el plan que está trazando ante la crisis en Irak, mientras la Casa Blanca insistió en que mantiene todas las opciones sobre la mesa, incluidos los ataques aéreos.

Obama conversó durante alrededor de una hora con los principales líderes republicanos y demócratas del Congreso estadunidense sobre la situación en Irak, donde el grupo yihadista del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) amenaza con llegar a Bagdad.

El Presidente básicamente nos informó de la situación en Irak y nos indicó que no cree que vaya a tener ninguna necesidad de autorización por nuestra parte para los pasos que pueda tomar”, dijo a los periodistas el líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, tras la reunión en la Casa Blanca.

Junto a McConnell, asistieron a la reunión el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid; el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner; y la líder de la minoría demócrata en esa cámara, Nancy Pelosi.

El mandatario también destacó que su administración está “urgiendo a los líderes de Irak a dejar de lado las agendas sectarias y dialogar con un sentido de unidad nacional”, señaló la Casa Blanca en un comunicado.

De hecho, en una comparecencia ante el Congreso, el jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, el general Martin Dempsey, achacó ayer la crisis iraquí a la actitud del gobierno del primer ministro Nuri Al Maliki, que ha “fallado a su gente” al perder el control de amplias zonas frente a las milicias extremistas suníes.

Indecisos con ataques aéreos

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, aseguró ayer que “la única opción que el Presidente ha descartado es la de volver a enviar tropas estadunidenses a combatir a Irak”.

Esa afirmación choca con los informes publicados por varios medios estadunidenses, según los cuales Obama desechó, al menos por el momento, la posibilidad de llevar a cabo ataques aéreos contra extremistas suníes en Irak.

De acuerdo al diario Wall Street Journal, que cita a altos funcionarios estadunidenses, es posible que Obama opte por ataques aéreos en un futuro, pero por ahora prefiere evitarlos en parte porque el Pentágono carece de datos claros sobre la localización de objetivos que puedan detener el avance yihadista.

Precisamente ayer, el ministro iraquí de Asuntos Exteriores, Hoshiyar Zebari, anunció que Bagdad pidió a Washington que lleve a cabo “ataques aéreos contra los grupos terroristas” basándose un acuerdo bilateral de seguridad.

Relacionadas

Comentarios