Crece guerra sectaria iraquí

Chiitas y sunitas se enfrascaron en la lucha que se libra contra los yihadistas, que buscan controlar todo el país

COMPARTIR 
18/06/2014 00:10 AP, EFE y AFP

BAGDAD, 17 de junio .– Insurgentes sunitas avanzaron en una provincia al noreste de Bagdad, sitiaron un cuartel policial y combatieron a milicianos chiitas partidarios del gobierno, en choques nocturnos que dejaron al menos 44 presos muertos, informaron ayer fuentes oficiales.

Había informes contradictorios sobre los enfrentamientos en el distrito de al-Kattoun cerca de Baquba, capital de la provincia de Diyala.

Al menos otras 21 personas murieron en una serie de atentados en Bagdad y en el bombardeo de otra ciudad iraquí, mientras que la policía descubrió los cadáveres de 18 miembros de las fuerzas de seguridad.

Tres agentes policiales señalaron que el cuartel, que incluye una pequeña cárcel, fue atacado el lunes por la noche por milicianos islámicos que intentaron liberar a los detenidos, todos presuntos milicianos sunitas.

Los tres dijeron que los milicianos chiitas, que acudieron a defender las instalaciones, mataron a los presos con disparos a quemarropa. Un funcionario de la morgue en Baquba dijo que muchos de los cadáveres presentaban heridas de bala en cabeza y pecho. Los cuatro hablaron bajo la condición de anonimato por motivos de su propia seguridad.

El principal vocero militar iraquí, teniente general Qassim al-Moussawi, dijo que los atacantes eran milicianos del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), una célula de Al-Qaeda, que la semana pasada capturó un amplio territorio en una ofensiva relámpago en el norte del país.

The Washington Post destacó que Bagdad dio un vuelco, tras la matanza sectaria en prisión  y después de que los cuerpos de un clérigo sunita y sus ayudantes, presuntamente secuestrados por milicianos chiitas, fueron encontrados en un depósito de cadáveres de Bagdad.

La Asociación de Eruditos Musulmanes, dijo que Nihad Imam al-Jibouri y dos de sus colaboradores fueron ejecutados después de haber sido secuestrados por hombres vestidos con uniformes de las fuerzas de seguridad, los asesinatos recuerdan a la violencia del toma y daca de los peores días de la guerra civil de 2005-2007 en Irak.

Los yihadistas intentaron tomar la ciudad de Baquba, a 60 kilómetros de Bagdad, una semana después del inicio de su ofensiva en Irak, que poco a poco se hunde en el caos.

Unas 200 mil personas –es decir la mitad de la población de Tal Afar y sus alrededores– han huido en los últimos días.

Al Maliki despide a militares

El primer ministro de Irak, Nuri al Maliki, destituyó ayer a altos oficiales del ejército y anunció que éstos serán sometidos a juicios militares por “haber huido del campo de batalla sin haber recibido una orden en ese sentido”.

Al Maliki dijo, como jefe supremo de las Fuerzas Armadas, que se aplicará el artículo 78 de la Constitución para castigar a aquellos oficiales que “no han llevado a cabo sus obligaciones con los iraquíes”.

Entre los sustituidos, que serán enjuiciados, están altos responsables del ejército en la provincia de Nínive, como el jefe de Operaciones, Mahdi al Garaui, y su adjunto, Abdel Rahman Handal.

Reacciones

Reunión en EU

El presidente de EU Barack Obama invitó a los líderes de ambas cámaras del Congreso a reunirse hoy  en la Casa Blanca para conversar sobre la situación en Irak.

 

En peligro

La actual oleada de violencia en Irak pone en peligro el patrimonio cultural de ese país, cuya destrucción constituye un “crimen de guerra”, declaró la UNESCO.

Censura

Un tribunal penal de Ankara prohibió a los medios turcos informar sobre el caso de los 80 rehenes secuestrados por yihadistas en Mosul, Irak.

No funcionó

Tras 8 años de presencia de EU en Irak; las fuerzas armadas estadunidenses funcionaron como amortiguador entre las dos sectas islámicas, aunque con poco éxito.

EU frena relación con Irán

Estados Unidos permanece abierto a mantener conversaciones con Irán sobre la crisis en Irak, pero está lejos de seguir la postura de Gran Bretaña de reanudar relaciones diplomáticas con la república islámica, afirmó ayer un alto funcionario estadunidense.

El secretario de Estado adjunto Bill Burns “mantuvo breves encuentros” con funcionarios iraníes en Viena el lunes al margen de las negociaciones sobre el programa nuclear iraní en el que participaron las grandes potencias, confirmó la portavoz de la cancillería, Jen Psaki.

“Discutieron sobre la necesidad de respaldar a Irak y resistir a las presiones sectarias” para atizar las divisiones entre sunitas y chiitas, dijo a la prensa, sin brindar más detalles ni precisar la duración de la reunión.

Washington carece de relaciones diplomáticas con Irán desde la crisis de los rehenes de tres décadas atrás, pero en los meses recientes realizó movimientos en pos de sellar un acuerdo con Teherán sobre su programa nuclear, que según Occidente tenía fines militares negados por la república islámica.

“Estamos abiertos a continuar nuestro compromiso con los iraníes, de la misma manera que lo estamos con los otros actores regionales preocupados por las amenazas planteadas por el EIIL en Irak”, dijo Psaki aludiendo a la ofensiva del Estado Islámico en Irak y Levante. No hay previstas otras conversaciones en Viena, agregó.

 

Relacionadas

Comentarios