Obama no contempla apoyo militar para Irak

El influyente ayatolá chiita llamó a tomar las armas contra la ofensiva rebelde que pretende tomar el control de la capital iraquí

COMPARTIR 
14/06/2014 05:29 AFP, EFE, DPA y AP

BAGDAD, 14 de junio.- El presidente Barack Obama dijo ayer que examina todas las opciones, menos el envío de tropas, para ayudar a Irak contra los yihadistas, en momentos en que un influyente ayatolá iraquí llamaba a tomar las armas ante la ofensiva rebelde.

No enviaremos tropas estadunidenses nuevamente a combatir en Irak, pero pedí a mi equipo de seguridad nacional que prepare una gama de opciones que puedan ayudar a las fuerzas de seguridad iraquíes”, dijo Obama en Washington.

El gobierno del primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, pidió a Estados Unidos ayuda militar para oponerse al apabullante avance del grupo yihadista Estado Islámico de Irak y de Levante (EIIL).

Maliki es un chiita que está en el poder desde 2006 y al que han tachado de autócrata sus detractores sunitas e incluso chiitas.

El primer ministro acudió ayer a la ciudad de Samarra, asediada por los yihadistas, para asistir a una reunión sobre temas de seguridad, en plena ofensiva insurgente, estimó que las fuerzas de seguridad “empezaron su trabajo para limpiar nuestras amadas ciudades de esos terroristas”.

Unas 40 mil personas han huido de los combates en Tikrit y Samarra, indicó la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), que prevé una “prolongada crisis humanitaria” en Irak.

Ante el cariz que toma la situación, el gran ayatolá Ali al Sistani, la más alta autoridad chiita del país, ha llamado a los iraquíes a tomar las armas contra el EIIL, en un país que tiene muy fresco el recuerdo de la violencia interconfesional de 2006-2007.

Desde el 10 de junio, los combatientes del EIIL lograron tomar Mosul y su provincia de Nínive, así como otras regiones, aprovechando la desbandada de las fuerzas de seguridad. Desde enero controlan Faluya, a 60 kilómetros al oeste de la capital.

Durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca, Obama advirtió al gobierno de Bagdad que fue el responsable del desastre al fracasar a la hora de evitar la división entre sunitas y chiitas en el país.

Estados Unidos no se involucrará en acciones militares cuando no existe un plan político de las autoridades iraquíes que nos dé garantías de que están preparados para trabajar juntos”, dijo el Presidente.

Estados Unidos retiró sus últimas tropas de Irak en 2011, ocho años después de haber derrocado a Sadam Husein, pero Obama dijo que estaba estudiando alternativas para aumentar su apoyo a las fuerzas militares iraquíes.

Antes de las declaraciones de Obama, el secretario de Estado estadunidense John Kerry ya había instado  a los dirigentes iraquíes a unirse ante el avance de los yihadistas.

Llamado de guerra

El gran ayatolá Sistani estimó que “los ciudadanos que pueden llevar armas y luchar contra los terroristas para defender su país, su pueblo y sus lugares santos deben ofrecerse como voluntarios y enrolarse en las fuerzas de seguridad para cumplir con este objetivo sagrado”.

Según él, “Irak se enfrenta a un desafío importante y a un peligro extraordinario. Los terroristas no quieren controlar algunas provincias, sino que anunciaron que quieren todas las provincias”.

Sistani es un clérigo adorado por los chiitas, aunque raramente aparece en público, y su llamado lo hizo un portavoz.

Irán, el vecino de mayoría chiita, anunció que está dispuesto a luchar contra “el terrorismo”, aunque una ofensiva conjunta con Washington está muy lejos de realizarse.

 

Continúan los choques

Al menos 34 personas murieron y 46 resultaron heridas después de que helicópteros militares iraquíes dispararan misiles contra milicianos que se escondían en dos mezquitas en el centro de Irak, dijeron testigos.

Los aviones iraquíes atacaron una mezquita en la ciudad de Biji, donde se escondían combatientes del Estado Islámico de Irak y de Levante (EIIL).

 El ataque mató a 31 personas, incluyendo personal del ejército tomado como prisionero por el EIIL.

En Tikrit, los helicópteros erraron el objetivo y los misiles cayeron fuera de la mezquita, matando a tres civiles.

Por otra parte, el gobierno iraquí ha bloqueado el acceso a varias redes sociales, entre otras Facebook, Twitter y YouTube, informó hoy la agencia de noticias kuwaití KUNA.

Si se intenta acceder a las mismas sale un mensaje que dice que el Ministerio de las Comuniaciones bloqueó la web.

El gobierno iraquí no dio motivo alguno para ese bloqueo. Pero quizá se deba a los seguidores de los extremistas.

 

Culpan a Barack por la nueva crisis bélica

La retirada de tropas estadunidenses de Irak se ha completado”. Ese titular histórico de diciembre de 2011 se consideró un éxito personal del presidente estadunidense, Barack Obama: los soldados habían cumplido su misión, anunció entonces en entrevista con el canal ABC, asegurando que había devuelto a los iraquíes su país y la “oportunidad de un futuro con perspectivas”. En las fotos se veía al último convoy de tropas cruzar la frontera hacia Kuwait.

   Dos años y medio después, Irak está al borde de la catástrofe. Obama, cada vez más golpeado en temas de política exterior, se vio completamente sorprendido por el rápido avance del grupo terrorista Estado Islámico de Irak y de Levante (EIIL), escribió el diario The Wall Street Journal citando a funcionarios de gobierno. El hombre que quería que su legado fuese el fin de los conflictos estadunidenses abiertos por el 11 de septiembre de 2001 se enfrenta a reabrir en Irak una herida que aún no ha cerrado.

Obama evalúa ahora con sus altos asesores en seguridad las opciones militares. Concretamente, se trata por ahora de ataques aéreos, ataques con drones y la rápida entrega de medios militares a las fuerzas de seguridad iraquíes. Lo último que envió Estados Unidos fueron 300 misiles antitanque, millones de municiones para armas de fuego y tanques, misiles y granadas. A ello se sumaron ametralladoras, fusiles de asalto y varios helicópteros a fines de 2013. Ahora enviará además 200 vehículos todoterreno.

La lista deja en claro lo delicada que se ha vuelto la situación. De acuerdo con el diario The Wall Street Journal, Estados Unidos sobrevuela la zona desde el año pasado con drones para recabar información sobre los combatientes. El exsecretario de Estado y embajador en Irak, John Negroponte, afirma que la situación aún podría darse vuelta. Cree que los milicianos del EIIL “pueden ser frenados”, con lo cual en una semana o un mes la situación sería considerablemente mejor.

Para los halcones republicanos, esto no es suficiente. Acusan a Obama de haber fomentado nuevamente la guerra con su retirada de tropas. “Habíamos ganado el conflicto”, dijo el senador John McCain y apuntó al vacío que dejaron los estadunidenses al irse.

Relacionadas

Comentarios