SAO PAULO, 13 de junio.– Al menos siete personas, entre ellas seis periodistas, resultaron heridas en los enfrentamientos registrados ayer en Sao Paulo y Belo Horizonte entre la policía y manifestantes que se oponen al Mundial de Futbol en Brasil.

Los manifestantes salieron temprano a las calles de Sao Paulo, unas seis horas antes del partido inaugural del Mundial entre Brasil y Croacia, pero fueron reprimidos cuando intentaron bloquear una importante vía.

En un primer enfrentamiento, cerca de 150 hombres de la Tropa de Choque de la Policía Militarizada del estado de Sao Paulo dispersaron con gas lacrimógeno, granadas aturdidoras y balas de goma a un grupo de 200 manifestantes que intentaba bloquear la avenida Radial Este, la principal vía de acceso al Arena Corinthians, el estadio de Sao Paulo donde se jugó el primero de los 64 partidos del Mundial.

La policía lesionó y arrestó a uno de los participantes en la protesta que intentó frenar la marcha de los policías que, en fila, avanzaban con escudos hacia los manifestantes, que se concentraron inicialmente frente a la estación Carrao del Metro.

En este primer incidente quedaron heridas dos periodistas de CNN.

Algunas de las personas que se dispersaron se dirigieron hacia la estación de Tatuape del Metro, a pocas calles y en donde un grupo de empleados del sistema de transporte de Sao Paulo estaba concentrado en una manifestación contra el despido de 42 trabajadores de la compañía.

La manifestación de los empleados del Metro fue reforzada por numerosos jóvenes, varios de ellos encapuchados y vestidos de negro que forman parte del llamado Black Bloc, un grupo que defiende el uso de la violencia en las manifestaciones.

Desde el nuevo punto de concentración de los manifestantes un grupo intentó nuevamente avanzar hacia la Radial Este, por lo que la policía volvió a reprimir a los participantes en la protesta con gas lacrimógenos, balas de goma y granadas aturdidoras.

Los nuevos enfrentamientos involucraron a un pequeño grupo más radical, que encendió hogueras con basura y protagonizó actos de vandalismo, debido a que los trabajadores del Metro y manifestantes de otros grupos prefirieron desistir de la protesta.

En los nuevos enfrentamientos resultaron heridos un periodista de la agencia AP, uno de la televisión francesa y uno de la televisión brasileña SBT.

En Belo Horizonte, otra sede mundialista, unos 200 manifestantes destrozaron bancos y comercios y volcaron un coche. La policía detuvo a al menos cuatro personas y un fotógrafo de la agencia Reuters resultó herido.

También durante la mañana unas 600 personas marcharon en Río de Janeiro al grito de “¡FIFA go home!”, hasta que la policía les lanzó gas pimienta y detuvo a varios.

Estas protestas se suman al paro de labores de los trabajadores en tierra de los aeropuerto de Río de Janeiro, que provocó que decenas de personas perdieran sus vuelos. La justicia había prohibido este paro de labores.

En Natal, una de las 12 sedes del Mundial, los choferes de autobuses –único medio de transporte público de la ciudad– también entraron en huelga.

Abuchean a Dilma Rousseff

Los reclamos por el alto costo del Mundial llegaron a la Arena Corinthians, durante el partido inaugural.

Ahí, la presidenta Dilma Rousseff, siempre rodeada de un equipo de seguridad, escuchó abucheos e insultos antes del partido entre Brasil y Croacia.

Ni Rousseff, quien este año se presenta a la reelección en comicios de octubre, ni el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, hablaron antes del puntapié inicial del partido entre brasileños y croatas.

En la Copa Confederaciones realizada el año pasado que también se realizó en Brasil, Rousseff recibió un fuerte abucheo en el partido inaugural.

 

Hallan cuentas en Suiza a un exdirector de Petrobras

Un exdirector de la petrolera brasileña Petrobras, que es investigado por lavado de dinero, fue arrestado nuevamente luego de que fiscales aseguraron que tenía 23 millones de dólares en un banco suizo.

Paulo Roberto Costa, exjefe de la unidad de refinación y suministro de la compañía, fue detenido por primera vez en marzo como parte de la investigación por desvío de dinero, narcotráfico, contrabando de piedras preciosas, corrupción de funcionarios públicos y evasión de divisas e impuestos.

Tras permanecer recluido por dos meses, él y otras 24 personas acusadas de participar de la red delictiva fueron liberadas por orden del Supremo Tribunal Federal para aguardar el juicio en libertad.

Costa fue responsable entre 2004 y 2012 de proyectos técnicos de la refinería Abreu e Lima, localizada en el estado de Pernambuco.

Su nuevo arresto llegó un día después de dar su testimonio sobre el caso en el Congreso de Brasil.

La compañía estatal Petrobras ha sufrido una serie de escándalos que han planteado cuestionamientos sobre sus costos notoriamente altos, problemas gerenciales y demoras en la producción. La petrolera, con sede en Río de Janeiro, está bajo investigación actualmente en dos comisiones parlamentarias.

Un portavoz de la Policía Federal de Brasil confirmó que Costa fue arrestado el miércoles sin dar más detalles. Medios locales dijeron que un juez ordenó su arresto para prevenir que se fugara del país luego de que surgieran detalles sobre cuentas secretas en un banco suizo y de un pasaporte portugués.

Fiscales brasileños recibieron información sobre las cuentas por parte de las autoridades suizas, que se negaron a hacer comentarios sobre la detención.

–Reuters y DPA