Radicales provocan un éxodo en Irak

La ofensiva rebelde hizo que medio millón de habitantes huyeran de sus casas. Irrumpen en consulado turco

COMPARTIR 
12/06/2014 05:41 AFP, EFE, DPA y AP

KIRKUK, 12 de junio.– Los rebeldes yihadistas tomaron ayer la ciudad iraquí de Tikrit y avanzaban hacia la capital Bagdad en una ofensiva que provocó la huida de medio millón de habitantes, aunque el ejército logró frustrar el asalto a Samarra.

Los yihadistas tomaron desde el martes casi sin resistencia toda la provincia de Nínive, de la que Mosul es la capital, y una zona tras otra de dos provincias vecinas, Kirkuk y Saladino.

Este avance de los yihadistas del Estado Islámico de Irak y de Levante (EIIL), rama de Al-Qaeda,  ante unas fuerzas iraquíes desfallecientes y un poder chiita impotente amenaza con sumir en el caos a este país rico en petróleo.

Tanto el Irán chiita como Estados Unidos han brindado su apoyo al gobierno de mayoría chiita de Nuri al Maliki frente al “terrorismo”.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, urgió “a la comunidad internacional a unirse y mostrar solidaridad con Irak que enfrenta este gran desafío de seguridad”, dijo en un comunicado su portavoz, Stephane Dujarric.

Golpe diplomático 

El EIIL tomó también como rehenes en Mosul a 49 turcos del consulado de Turquía, entre los cuales el cónsul y miembros de las fuerzas especiales, y a otros 31 camioneros turcos secuestrados en la provincia.

El ministro turco de Exteriores, Ahmet Davutoglu, amenazó con “represalias muy severas” si los rehenes sufren algún daño.

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, convocó a una reunión de emergencia con el viceprimer ministro y el jefe de los servicios secretos, dijo un funcionario bajo anonimato.

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, manifestó su preocupación al gobierno turco por el “despreciable ataque” contra el consulado de ese país en Mosul y condenó el secuestro de decenas de diplomáticos y otras personas “en los más fuertes términos”, señaló una portavoz.

La última conquista de los yihadistas es la de la ciudad de Tikrit, situada a 160 kilómetros al norte de Bagdad, una toma muy simbólica porque es la región natal del presidente sunita Sadam Husein, derrocado y ejecutado tras la invasión estadunidense de 2003.

“Todo Tikrit está en manos de los insurgentes”, declaró un coronel de la policía. Según otro responsable, los rebeldes tomaron la ciudad, capital de la provincia de Saladino, tras apenas dos horas de combates.

Tras la caída de Tikrit, los combates se extendieron por la principal carretera hacia Bagadad y los yihadistas se enfrentaron a las fuerzas de seguridad en la periferia norte de Samarra, a apenas 110 kilómetros de la capital. Vecinos de la zona indicaron que los combates cesaron sin que los rebeldes lograran entrar en la ciudad.

Los yihadistas intentaron hacerse también con Baiji, donde se encuentra una de las mayores refinerías del país, pero se retiraron tras la llegada de refuerzos del ejército.

En paralelo los atentados antichiitas no dan tregua, ayer dejaron casi 40 muertos en el centro y el sur del país.

El EIIL, que aspira a instaurar un Estado islámico, advirtió en un comunicado que “no cesará esta serie de invasiones bendecidas”.

Considerado como un grupo ultrarradical y acusado de abusos en Siria donde combate contra el régimen y otros grupos rebeldes, el EIIL controla ya amplios sectores de la provincia occidental iraquí de Al Anbar, fronteriza con Siria.

 

EIIL, una rama de Al-Qaeda

El grupo yihadista Estado Islámico de Irak y de Levante (EIIL) puso en jaque al gobierno iraquí tras tomar el control de Mosul, la segunda ciudad del país, y de Tikrit, capital de la provincia de Saladino, mientras que en la vecina Siria domina la provincia septentrional de Al Raqa.

En ambos Estados, ha sido autor de numerosos atentados, muchos de ellos perpetrados con coches bomba, y secuestros, y se enfrenta a las autoridades, aunque en el caso de Siria también combate contra otras organizaciones islamistas. Su objetivo principal es crear un emirato islámico en Siria e Irak.

El predecesor del EIIL fue el Estado Islámico de Irak, una alianza de ocho organizaciones radicales nacida bajo el paraguas de la red terrorista Al-Qaeda en el territorio iraquí en octubre de 2006 durante la ocupación estadunidense.

El germen del Estado Islámico de Irak fue el grupo Tauhid ual Yihad (Monoteísmo y Guerra Santa), creado en abril de 2004 por iniciativa del terrorista jordano Abu Musab al Zarqaui.

Meses después, en octubre, Al Zarqaui juró obediencia al entonces líder de Al-Qaeda, Osama bin Laden, y cambió el nombre del grupo por el de Organización de Al-Qaeda en el País de los Dos Ríos, en referencia a Irak, por donde pasan el Tigris y el Éufrates.

Su misión inicial era expulsar de Irak a las fuerzas de la coalición internacional encabezada por el ejército de U y restar apoyos al gobierno de Bagdad.

En enero de 2006, se constituyó el denominado “Consejo Consultivo de los Muyahidines” para unificar la insurgencia iraquí, que, a su vez, proclamó en octubre la creación del Estado Islámico de Irak, dirigido por Abu Omar al Bagdadi.

Al Zarqaui había fallecido por un ataque aéreo estadunidense en junio de ese año.

 

Relacionadas

Comentarios