Vicepresidente argentino comparece ante la justicia por caso de corrupción

Amado Boudou se convierte en el primer vicemandatario en la historia argentina que, en ejercicio de su cargo, tiene que presentarse a una declaración indagatoria

COMPARTIR 
09/06/2014 11:31 Notimex / Fotos: AP y Reuters

BUENOS AIRES, 9 de junio.- La histórica declaración judicial en la que el vicepresidente de Argentina, Amado Boudou, se defenderá de acusaciones de corrupción comenzó hoy en medio de una fuerte expectativa por el impacto político que el caso tendrá en el gobierno.

Boudou se convirtió este lunes en el primer vicepresidente en la historia argentina que, en ejercicio de su cargo, tiene que presentarse a una declaración indagatoria que se prevé será maratónica y en la que se definirá si es o no procesado.

Vale la pena dar esta pelea para poner las cosas blanco sobre negro, porque los mismos que dicen que apretamos a la justicia, son los que la aprietan todos los días”, dijo el vicemandatario poco antes de ingresar a los tribunales. 

El ex ministro de Economía reiteró sus críticas al linchamiento mediático del que, consideró, ha sido objeto por parte de la prensa opositora que ha presionado a parte del poder Judicial.

Lo que está en juego hace mucho tiempo y ha quedado en evidencia es si el poder está en el pueblo o en muy poquitas manos, pero los que estamos en este proyecto estamos acostumbrados a estas cosas”, dijo.

También confirmó que asistirá a la audiencia con una cámara para filmar su declaración, pese a que el juez se negó a que fuera transmitida en vivo y en directo por televisión, para que la ciudadanía pudiera escuchar sus explicaciones.

Las acusaciones

Boudou declarará ante el juez Ariel Lijo, quien lo acusó de apropiarse, mediante amigos empresarios, de la imprenta Ciccone Calcográfica, que se dedica a fabricar papel moneda, para hacer negocios con el gobierno del cual forma parte.

De acuerdo con el citatorio judicial, el vicegobernante habría aprovechado su cargo como ministro de Economía para ordenar que el Estado rescatara financieramente a Ciccone al facilitarle el pago de deudas impositivas.

Además, según la acusación, Boudou se quedó con el 70 por ciento de las acciones y logró que la firma obtuviera contratos millonarios para imprimir billetes y boletas electorales del oficialista Frente para la Victoria.

Hasta ahora, el delito que ronda a Boudou es el de “negociaciones incompatibles con su función”, aunque la carátula del caso puede cambiar a algo más grave como “cohecho”, en cuyo caso avanzará la presión opositora para realizarle un juicio político que lo destituya.

Este es uno de los mayores escándalos vinculados a la corrupción durante el gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien se ha negado a hablar sobre el caso, en tanto que varios de sus funcionarios han defendido el derecho de defensa del vicemandatario.

jrr

Relacionadas

Comentarios