Ex jefe militar toma posesión como presidente de Egipto

Abdel Fatah al Sisi asume el poder en la sede del Tribunal Constitucional Supremo, en El Cairo; promete recuperar el liderazgo regional e internacional de su país

COMPARTIR 
08/06/2014 09:10 EFE / Fotos: AP y Reuters

EL CAIRO, 8 de junio.- El ex jefe del Ejército Abdel Fatah al Sisi tomó hoy posesión como nuevo presidente de Egipto en la sede del Tribunal Constitucional Supremo, en El Cairo.

Juro por Dios guardar lealtad al régimen de la república, respetar la Constitución y la ley, proteger los intereses del pueblo en su totalidad y preservar la independencia de la patria, su unidad y la integridad de su territorio", dijo en su proclamación Al Sisi.

El nuevo jefe de Estado, vencedor en los comicios presidenciales celebrados en mayo con un 97 % de los votos, tomó así el relevo del mandatario interino, Adli Mansur, que volverá a su puesto como presidente del Tribunal Constitucional que desempeñaba hasta la destitución militar del islamista Mohamed Mursi el pasado julio.

Vestido con traje y corbata azul oscuro, Al Sisi juró su cargo ante los magistrados del Constitucional y un grupo de invitados, entre quienes estaban los miembros del actual Gobierno -que dimitirá en bloque-, personalidades políticas y religiosas, y su familia.

En una alocución, el hasta ahora presidente del Tribunal Constitucional, Anuar el Asi, explicó que la asamblea general de la corte "se reúne en una ocasión histórica para que jure el presidente de la República, tras conseguir la confianza del pueblo egipcio para llevar su bandera y continuar con honradez la misión que Mansur le ha transferido".

Tras el acto en el Constitucional, Al Sisi fue honrado con una salva de cañones en el palacio presidencial de Itihadiya, y posteriormente fue recibido por Mansur a la entrada del complejo.

Allí, el nuevo presidente recibió a los jefes de Estado y dignatarios desplazados a Egipto para la toma de posesión.

Mansur y Al Sisi firmaron un documento que recoge el traspaso del poder, la primera vez que tiene lugar un acto de esas características en la historia de Egipto.

La jornada concluyó con una cena de gala en el palacio de Quba, a la que asistirán más de mil 200 invitados y en la que Al Sisi dirigió un discurso a la nación.

Entre los jefes de Estado presentes en la toma de posesión están los reyes de Jordania, Baréin y Kuwait, además del presidente palestino y el somalí.

También han acudido al acto los presidentes de Chipre, Guinea Ecuatorial, Chad, Eritrea y Mali.

Promete recuperar liderazgo regional

El nuevo presidente de Egipto calificó de histórico y sin precedentes el traspaso de poder "democrático y pacífico" entre su predecesor, Adli Mansur, y él mismo.

En una breve alocución en el palacio presidencial de Itihadiya, Al Sisi recordó que nunca antes se había firmado en Egipto un documento en el que un presidente transfiere el poder al otro.

Tengo la intención de abrir una etapa de construcción para que el país se levante interna y externamente", dijo Al Sisi, antes de apuntar que trabajará para que Egipto recupere su papel de liderazgo regional e internacional para compensar lo que se ha perdido y corregir lo que se ha errado.

Aunque apenas hizo alusión a los desafíos de seguridad que enfrenta el país, Al Sisi consideró que Egipto es "el faro del islam moderado y rechaza la violencia y el terrorismo".

También abogó por avanzar hacia una nueva realidad "que permita oportunidades para la libertad", en un contexto "responsable y lejos del caos".

El nuevo mandatario elogió la labor de su predecesor, Adli Mansur, a quien calificó de "presidente digno, paciente y sabio".

También agradeció a los países árabes "que han confirmado que ser amigo y hermano se consigue con los hechos y no solo con palabras", y especialmente al rey saudí, Abdalá bin Abdelaziz, que ha convocado una conferencia de donantes en su país para socorrer económicamente a Egipto.

jrr

Comentarios

Lo que pasa en la red