Mexicana lidera protesta proinmigrante frente a la Casa Blanca

Julieta Garibay fue una de las cabezas de una protesta migratoria que bloqueó “H Street” frente a la residencia presidencial

COMPARTIR 
05/06/2014 13:15 Notimex / Foto: AP

WASHINGTON, 5 de junio.- Julieta Garibay, una joven indocumentada mexicana que recibió el mes pasado el Premio Othli a nombre del grupo United We Dream, fue una de las cabezas de una protesta migratoria frente a la Casa Blanca.

El contingente, que bloqueó “H Street” y enfrentaba su detención por la policía del Distrito de Columbia, impugnó al presidente Barack Obama su decisión de demorar por 60 días su anuncio de un eventual cambio a la política de deportaciones.

Estamos más que molestos, estamos enfadados porque él decidió poner un alto a la revisión de la política de deportaciones. Es injusto, nuestras familias sufren día a día”, dijo Garibay mientras realizaba un plantón.

“Le estamos diciendo que debe poner alto a la separación de familias y acción diferida”, señaló como parte de una veintena de jóvenes que llevó mantas y pancartas para pedir a Obama el fin de la separación de familias migrantes.

Aunque Obama se encuentra en Europa, los indocumentados defendieron la protesta bajo el argumento de que buscan mantener la presión pública tanto al gobierno federal como al Congreso a través de movilizaciones durante todo el verano.

Más de 300 jóvenes tienen planeado participar en una gira por varios estados del país

Garibay recibió el mes pasado de parte del embajador mexicano Eduardo Medina Mora el Premio Ohtli en representación de United We Dream, organización pionera y la más influyente red de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos.

United We Dream, una coalición creada en 2008 y que se ha extendido a 25 estados del país con 51 afiliadas, influyó en la decisión del presidente Barack Obama de otorgar el programa de Acción Diferida (DACA) a jóvenes indocumentados, llamados Dreamers.

Garibay, una de las primeras “Dreamers” de Texas en cursar estudios universitarios, llegó a los Estados Unidos a los 12 años de edad.

La protesta frente a la Casa Blanca, que forma parte de una serie de actos de desobediencia civil, coincide con el anuncio presidencial de la renovación de DACA, que suspendió la deportación de 560 mil jóvenes indocumentados, la mayoría de ellos mexicanos.

Más de 300 jóvenes tienen planeado participar en una gira por varios estados del país, lo que incluye actos de desobediencia o protestas en estados como Florida, Carolina del Norte y Texas.

gak

Relacionadas

Comentarios