Investigarán el espionaje de EU

La averiguación se centra en particular en las escuchas realizadas a uno de los celulares de la canciller Angela Merkel

COMPARTIR 
05/06/2014 01:26 Enrique Müller/ Especial
La canciller alemana, Angela Merkel, y su homólogo de EU, Barack Obama, en una reunión de trabajo realizada en Bruselas, Bélgica. Foto: AP
La canciller alemana, Angela Merkel, y su homólogo de EU, Barack Obama, en una reunión de trabajo realizada en Bruselas, Bélgica. Foto: AP

BERLÍN, 5 de junio.— La Fiscalía General de Alemania decidió ayer iniciar una investigación destinada a sentar en el banquillo de los acusados a los responsables del espionaje electrónico al que fue sometido el celular de la canciller Angela Merkel.

La medida, anunciada por el fiscal general Harald Range durante una comparecencia parlamentaria que se realizó a puerta cerrada, puede nuevamente complicar las relaciones diplomáticas entre Berlín y Washington.

Un grupo selecto de diputados que integran una comisión especial del Bundestag,  creada para analizar las consecuencias del espionaje que llevó a cabo la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por sus siglas en inglés) en territorio alemán, fue el elegido para escuchar por intermedio del fiscal general la decisión de abrir un sumario criminal contra miembros “desconocidos” de la NSA, una medida que era esperada con ansiedad por los miembros de la comisión y por un vasto sector de la opinión pública alemana.

La Fiscalía ha abierto un sumario contra desconocidos por actos de espionaje y actividades a favor  de un servicio de inteligencia extranjero”, dijo Range  al anunciar el primer paso formal que da la justicia alemana, desde el inicio del escándalo del espionaje que llevó a cabo la NSA en territorio alemán. Range anunció, asimismo, que su dependencia no abrirá, por el momento, una investigación sobre  el espionaje de las llamadas telefónicas de millones de alemanes.

En el verano de 2013, Alemania quedó bajo un estado de shock cuando fueron conocidas las filtraciones del extécnico de la CIA, Edward Snowden, quien reveló un enorme sistema de espionaje de las conversaciones telefónicas y a través de internet de los alemanes. El escándalo alcanzó una dimensión política cuando en octubre se supo que la NSA había espiado el celular de la canciller.

Merkel calificó el espionaje de su celular como un “hecho inaceptable” y pidió en un gesto inédito, explicaciones públicas a su aliado estadunidense, además de exigir un acuerdo de “no espionaje” entre los dos países como base para normalizar las relaciones que sufrieron un grave deterioro a causa de las actividades de la NSA en territorio germano.

La respuesta de Obama no tardó en llegar y fue espectacular. El Presidente de EU prometió que no dejaría que las relaciones entre Alemania y su país sufrieran daños a causa de los trabajos de inteligencia y afirmó que mientras él fuera Presidente, el celular de la canciller no volvería a ser espiado.

Pero Obama justificó las actividades de la NSA, un anuncio que convenció al gobierno germano a dar luz verde a la Fiscalía para que abriera un sumario. “No puede ser posible que la justicia actué para castigar un simple robo de una cartera y deje sin investigar a los responsables del espionaje del celular de la canciller”, dijo el ministro de Justicia, el socialdemócrata Heiko Maas, al insinuar que el gobierno había decidido apoyar la acción de la justicia en contra de la NSA.

Aunque el anuncio de la Fiscalía se produjo ayer, Excélsior reveló en febrero pasado que los sabuesos ya estaban reuniendo información para abrir un sumario, una medida que, además de poner en la mira de la Fiscalía a la embajada de EU en Berlín, desde donde supuestamente se realizaron las escuchas ilegales, también tiene la meta de dejar al desnudo las actividades de la NSA en Alemania, una acción que enviará una poderosa señal a Washington: el gobierno federal alemán no se deja intimidar por su poderoso aliado.

Relacionadas

Comentarios