Obama defiende el rescate de soldado

Legisladores republicanos creen que el mandatario de EU violó la ley al canjear al militar por líderes talibanes

COMPARTIR 
04/06/2014 01:13 AFP, AP y Reuters
El presidente de EU, Barack Obama (centro), y su homólogo polaco, Bronislaw Komorowski (der.), se reunieron  con líderes de Europa Central y Oriental en el Palacio Presidencial de Varsovia.  Foto: Reuters
El presidente de EU, Barack Obama (centro), y su homólogo polaco, Bronislaw Komorowski (der.), se reunieron con líderes de Europa Central y Oriental en el Palacio Presidencial de Varsovia. Foto: Reuters

VARSOVIA, 4 de junio.— El presidente Barack Obama se defendió ayer de las críticas republicanas sobre el intercambio de prisioneros en el que se liberó a un soldado estadunidense capturado por los Talibán, mientras que compañeros de armas del militar lo acusaron de desertar.

Hablando en Polonia, Obama dijo que el rescate del sargento del ejército Bowe Bergdahl confirmaba la “norma sagrada” de que Estados Unidos no “deja a nuestros hombres y mujeres en uniforme atrás”.

Legisladores republicanos, sin embargo, están exigiendo audiencias sobre si Obama violó la ley al no consultar al Congreso por el acuerdo que intercambió a Bergdahl por cinco destacados líderes talibanes detenidos en la base militar estadunidense de Bahía de Guantánamo, en Cuba.

El principal jefe del ejército, el general Martin Dempsey, se refirió a una posible investigación sobre las circunstancias de la desaparición de Bergdahl, pero enfatizó que será inocente hasta que se pruebe su culpabilidad.

Dempsey, jefe del Estado Mayor Conjunto, dijo en un mensaje en Facebook que “esta era posiblemente la última y mejor oportunidad para liberar” a Bergdahl tras cinco años de cautiverio. Estados Unidos se prepara para retirar a la mayor parte de sus tropas para fin de año de Afganistán, donde dejaría sólo unos 9,800 soldados.

Bergdahl, originario del estado de Idaho, fue liberado el fin de semana a cambio de cinco afganos retenidos en Guantánamo y entregados en custodia al pequeño emirato de Qatar, donde deberán permanecer por
un año.

Un destacado funcionario en el Golfo Pérsico afirmó que los cinco líderes talibanes habían sido trasladados a un complejo residencial en la capital Doha y podían “moverse libremente dentro” de Qatar.

El Pentágono dijo que no podía confirmar reportes de medios de que seis soldados habían muerto intentando rescatar a Bergdahl y agregó que las circunstancias de su desaparición en junio de 2009 no eran claras.

En una conferencia de prensa en Polonia, Obama señaló que “pese a las circunstancias, cualquiera que sean esas circunstancias, igualmente rescataremos a un soldado estadunidense si está en cautiverio”.

 

Pondrán lupa

El ejército de EU anunció ayer que llevará a cabo un análisis “exhaustivo” de las circunstancias que rodearon la aprehensión en 2009 en Afganistán de Bergdahl.

El ejército revisará el caso en un esfuerzo “abarcador” y “coordinado”, que incluirá conversaciones con Bergdahl, para “comprender mejor” las circunstancias de su desaparición y cautiverio, indicó el secretario del ejército, John McHugh.

“Todas las demás decisiones se tomarán a partir de entonces, y de acuerdo con las prescripciones, las políticas y las prácticas adecuadas”, indicó en un comunicado en respuesta a las cuestiones que han surgido sobre la desaparición del soldado.

McHugh señaló que la prioridad es la salud del sargento, capturado en 2009 en la provincia afgana de Paktika, y que tras su liberación se encuentra en el hospital militar de Landstuhl, en el suroeste de Alemania, para ser examinado física y mentalmente, durante el “tiempo que sea necesario”.

 

Se disculpan ante el Congreso

El viceasesor de seguridad de Estados Unidos, Tony Blinken, se disculpó porque el intercambio del soldado estadunidense Bowe Bergdahl por líderes talibanes detenidos en Guantánamo se realizó sin consultar al Congreso, informaron los medios.

Blinken llamó a la senadora y presidenta del Comité de Servicios Secretos, Dianne Feinstein, para ofrecer disculpas, indicó la revista online  The Hill. “Se disculpó y dijo que fue un error”, expuso Feinstein.

También el senador Saxby Chambliss indicó que un alto funcionario de la Casa Blanca se disculpó por la falta de comunicación.

Harry Reid, el líder de la mayoría demócrata en el Senado, declaró al ser consultado por periodistas que fue informado a tiempo por la Casa Blanca sobre el intercambio de prisioneros. Precisó que fue un día antes del hecho.

Relacionadas

Comentarios