Arranca la transición en España

El príncipe de Asturias será proclamado rey de España, como Felipe VI, el próximo 18 de junio, ante las Cortes Generales reunidas en el Congreso de los Diputados, en Madrid

COMPARTIR 
04/06/2014 05:34 EFE, AFP, DPA y Reuters / Fotos: AP y Reuters

MADRID, 4 de junio.– El príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, será proclamado nuevo rey de España por las Cortes Generales, en las que se prevé que obtendrá un amplio respaldo que permitirá culminar el proceso de sucesión de forma rápida.

Fuentes de la Mesa del Congreso de los Diputados indicaron que el próximo 18 de junio será proclamado rey Felipe de Borbón, de 46 años y quien sucederá a su padre, Juan Carlos, dando inicio a un nuevo periodo de la monarquía española.

El presidente del Congreso, Jesús Posada, no quiso confirmar la fecha y puntualizó que el acto de proclamación se preparará teniendo en cuenta los “deseos” de la Casa Real, una vez que se apruebe el proyecto de ley de abdicación.

El rey Juan Carlos, de 76 años, anunció el lunes al presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, su decisión de poner fin a su reinado de 39 años y abdicar en su hijo para abrir así “una nueva etapa de esperanza en la que se combinen la experiencia adquirida y el impulso de una nueva generación”, según dijo el monarca poco después en un mensaje dirigido a la nación.

La sorpresiva abdicación del monarca anunciada el lunes no estaba regulada: la Constitución aprobada en 1978 tras el fin de la dictadura franquista (1939-1975) sólo recoge la necesidad de hacerlo mediante una ley orgánica que deberá ahora ser aprobada de urgencia.

Para iniciar ese proceso, el Consejo de Ministros encabezado por Mariano Rajoy, aprobó un proyecto de ley que envió al Congreso de los Diputados, donde tendrá que ser votado por mayoría absoluta antes de pasar el mismo trámite en el
Senado.

El proyecto de ley es probable que cuente con más de 300 de los 350 votos del Congreso de los Diputados y se prevé que también tendrá el apoyo de la gran mayoría del Senado.

El texto, muy breve, tiene un único artículo: “S. M. el Rey Juan Carlos I de Borbón abdica la Corona de España. La abdicación será efectiva en el momento de entrada en vigor de la presente Ley Orgánica”.

Al final del trámite parlamentario, el rey firmará la Ley Orgánica de abdicación en una solemne ceremonia en el Palacio Real, en Madrid, que tendrá lugar la víspera de la proclamación del nuevo rey y en la que estarán representados los distintos poderes del Estado, indicaron ayer fuentes de la Casa del Rey.

Uno de los efectos que acarreará la abdicación del rey será la pérdida de su inviolabilidad, reconocida por la Constitución, cuando su hijo asuma el trono, así como la salida de sus hermanas, las infantas Elena y Cristina, de la Familia Real, para pasar a ser “familia del Rey”.

En su reunión extraordinaria de ayer, el gobierno español aprobó también una declaración institucional en la que afirma que sin el “impulso y liderazgo” del rey, la transición democrática en España tras el franquismo “no habría sido posible”.

Si España es hoy un Estado de Derecho, moderno y democrático, que ha logrado alcanzar altas cotas de bienestar social y protagonismo en Europa y en todo el escenario internacional, se debe, en gran medida, al reinado de don Juan Carlos”, según la declaración.

Reaparecen en público

Mientras tanto, padre e hijo siguieron adelante con sus agendas oficiales y, escrutados por las cámaras hasta el mínimo gesto, ofreciendo su primera imagen juntos desde el anuncio de la abdicación.

Ambos vestidos con uniformes del ejército de Tierra y guantes blancos, presidieron ayer  una ceremonia militar.

Se mostraron relajados y sonrientes durante el evento realizado en el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, cerca de Madrid, al que asistieron los jefes de Estado Mayor de Tierra y del Aire.

Nunca se habían interesado por mí tanto como hoy”, dijo el monarca en tono de broma a los periodistas que acudieron al evento.

En una audiencia posterior, el rey se dijo muy agradecido por las muestras de cariño que está recibiendo y reconoció sentirse “emocionado” por el afecto de los españoles.

 

Sólo el rey puede pedir referéndum

La abdicación del rey Juan Carlos de España en su hijo, el príncipe Felipe, desató en una parte de la izquierda del país el reclamo de un referéndum para votar entre mantener la monarquía y proclamar la república.

Según la Constitución española, el Estado tiene competencia exclusiva para “autorizar la convocatoria de consultas populares por vía de referéndum”.

Y corresponde al rey, como jefe del Estado, convocarlo a propuesta del Presidente del gobierno, una vez que se haya acordado en el consejo de ministros.

La Constitución española sólo contempla referendos consultivos, es decir, no vinculantes. Pero sus resultados, cuando se han celebrado, se han respetado siempre. Para convocarlos se requiere la autorización previa del Congreso de los Diputados por mayoría absoluta, siempre a solicitud del jefe del Ejecutivo.

El Presidente del gobierno español recordó ayer de nuevo que la Constitución española establece que la forma de Estado es la monarquía parlamentaria, por lo que sería necesaria una reforma de la Carta Magna para proclamar una república.

Si esta Constitución no les gusta, que planteen una reforma en las Cortes, tienen pleno derecho a hacerlo. Lo único que no pueden hacer en democracia es saltarse las leyes, la democracia es el imperio de la ley”, dijo Rajoy.

Desde la muerte del dictador Francisco Franco, en 1975, en España se han celebrado cuatro referéndums. Los dos primeros tuvieron lugar en 1976 y 1978 para iniciar la transición política y para aprobar la Constitución que ahora está vigente.

En 1986, con el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en el gobierno, se celebró un referéndum para consultar a los ciudadanos sobre la entrada de España en la OTAN. El más reciente tuvo lugar en 2005 para votar la Constitución Europea.

Los dos grandes partidos de España, el Partido Popular y PSOE, ya dejaron en claro su intención de respaldar la monarquía parlamentaria, y su unión en el Parlamento haría inviable cualquier intento de modificación a la Constitución.

 

La reina Sofía, tranquila en la ONU

La reina Sofía afirmó ayer que está “tranquila” con el proceso de cambio en la jefatura del Estado abierto tras la abdicación del rey Juan Carlos, ya que “no va a haber ningún problema”.

El cambio va a ser completamente tranquilo y la continuidad va a seguir con el príncipe” Felipe, aseguró la monarca en unas breves palabras con los periodistas tras reunirse con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Aseguró que está “tranquila” y que en el proceso de traspaso “no va a haber ningún problema” tras la abdicación, ya que “estamos todos en la misma idea”.

La reina, que antes de entrevistarse con Ban intervino en la reunión de la Junta Ejecutiva de UNICEF, añadió que el proceso va “muy bien, muy bien, tranquilísimo”.

Acerca de qué recomendaría a la princesa Letizia, respondió: “que siga igual que está. Ella es competente y encantadora, y la quiero mucho”.

En este sentido, aseguró sentirse “igual que antes” del anuncio, y consideró que el proceso garantiza “la continuidad con mi hijo, que está ya al tanto de todo”.

También, y a una pregunta sobre si está preocupada sobre la hipótesis de un referéndum sobre la monarquía, dijo “yo no entro en esto”.

Estas palabras son las primeras efectuadas en público por doña Sofía desde que se diese a conocer la abdicación del rey Juan Carlos.

Al inaugurar la reunión de la Junta Ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la monarca recordó a las más de 200 adolescentes secuestradas en Nigeria por el grupo Boko Haram.

Quiero decir a sus padres que sus hijas son nuestras hijas, su dolor es nuestro dolor y su esperanza es la nuestra”, afirmó la reina.

 

Se quedará en la Zarzuela

El rey Juan Carlos de España seguirá viviendo en el Palacio de la Zarzuela cuando su hijo Felipe sea rey, dentro de unas semanas. Allí, en un palacete de tres plantas, se instaló en 1962 junto a la reina Sofía tras su boda. Y allí se quedaron una vez fue proclamado rey de España, en 1975.

En la primera planta tiene su despacho oficial, de forma oval, un lugar donde abordó algunas de las cuestiones más importantes de España a lo largo de sus 39 años de reinado.

Pero cuando su hijo se convierta en Felipe VI será él quien lo ocupe, aunque no vaya a vivir en el Palacio de la Zarzuela.

Felipe seguirá residiendo junto a la princesa Letizia y sus dos hijas, las infantas Leonor y Sofía, en el mismo lugar en el que viven, el Pabellón del Príncipe, una vivienda de dos plantas a 500 metros del palacio, dentro del mismo complejo.

Son estos los únicos detalles que la Casa Real dio a conocer por ahora sobre la futura vida del monarca, que comenzará cuando su hijo sea proclamado rey de España en un ceremonia cuyos detalles también son un misterio.

Hasta ahora, Juan Carlos percibía una asignación anual de 292 mil 752 euros procedente de los Presupuestos Generales del Estado, el doble de lo que recibía Felipe como príncipe.

Pero no existe una norma que regule la dotación de los reyes salientes ni la distribución de las cuentas de la Casa Real que, en 2014 por primera vez, contemplan un sueldo fijo para la reina y para la princesa Letizia.

También queda en el aire la situación de la reina Sofía, después de que en abril el gobierno español diera el primer paso para proteger judicialmente junto a Felipe y Letizia para ponerles al nivel de los altos cargos del país.

Otro de los cabos sueltos es el tratamiento que recibirá Juan Carlos. No hay precedente en España y en su legislación no existe la figura de “exrey”, y no se cree que pueda tener un cargo menor al de su hijo.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red