Familia real española cercana a México

El gobierno de Enrique Peña Nieto reconoció el liderazgo del rey Juan Carlos, quien ha visitado nuestro país en seis ocasiones

COMPARTIR 
03/06/2014 05:47 Iván Saldaña

CIUDAD DE MÉXICO, 3 de junio.- El heredero a la corona del reino de España tiene vínculos políticos y sociales con México. En diciembre de 2012, el príncipe Felipe de Borbón demostró su interés por mantener la relación bilateral asistiendo a la toma del mando presidencial de Enrique Peña Nieto.

Llegó a la Ciudad de México acompañado de su esposa, la princesa Letizia Ortiz, quien años atrás, en 1996, vivió seis meses en nuestro país para cursar en Guadalajara el último grado de su maestría en periodismo.

“Es una cosa que no pensaba hacer, pero es un país que siempre me ha llamado la atención. He leído cosas de lo que pasa en la prensa, de lo que Carlos Fuentes y Castañeda siempre publican en El País. Me interesa México”, dijo la futura reina Letizia a un periodista mexicano que la entrevistó el mismo año.

Para entonces, siendo sólo estudiante, Letizia opinó sobre política mexicana en una respuesta donde mencionó el asesinato de Luis Donaldo Colosio; la contienda por la presidencia mexicana entre Cuauhtémoc Cárdenas y Diego Fernández de Cevallos, y el triunfo de Ernesto Zedillo.

La estancia de Letizia en México ha sido motivo de polémica posterior por sus supuestas fotografías en la portada del grupo de rock Maná.

No es el único vínculo indirecto con México del futuro Felipe VI. Como Príncipe de Asturias, su contraparte civil en Asturias fue el socialista Rafael Fernández Álvarez, que se exilió en México de 1939 a 1977 y de 1978 a 1983 fue presidente del Consejo Regional y luego del Principado de Asturias.

Fernández Álvarez, a su vez, fue padre del antiguo activista político mexicano Rafael Fernández Tomás, fundador del Partido Socialista de los Trabajadores (PST), grupo que posteriormente se unió al actual Partido de la Revolución Democrática (PRD).

En tanto, el rey Juan Carlos  visitó México en varias ocasiones; cinco en visitas de Estado: en 1978, 1990, 1993, 1997 y 2002;  y otra en 1991 para participar en la Primera Cumbre Iberoamericana celebrada en Guadalajara.

México felicita a Felipe

Después de que el rey Juan Carlos anunció su renuncia al trono de España, el gobierno de México reconoció el liderazgo que ejerció en su nación por casi cuatro décadas “en pro de una Iberoamérica sólida y unida”.

A través de su cuenta en la red social Twitter, el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), José Antonio Meade Kuribreña, destacó que el rey Juan Carlos contribuyó a consolidar a España como una democracia moderna.

Por otra parte, felicitó al príncipe Felipe de Asturias por su próximo ascenso a la corona española.

“Felicito al príncipe Felipe de Asturias por su próximo ascenso al trono español. Estoy seguro que reforzaremos los lazos #MéxicoEspaña”: @JoseAMeadeK

El canciller aseguró que durante la próxima visita de Estado a ese país que hará el presidente Enrique Peña Nieto  (el 9 y 10 de junio) se “refrendará el cariño de México por España”, como socio estratégico.

La Secretaría también emitió ayer un comunicado donde resaltó que el rey Juan Carlos de Borbón ha sido una figura emblemática que ha estrechado los lazos entre España y América Latina.

Seguirá pugna en Cataluña

El referéndum sobre la independencia de Cataluña, previsto para el 9 de noviembre, se mantendrá pese a la sucesión monárquica desencadenada por la abdicación de Juan Carlos, advirtió desde Barcelona el presidente catalán Artur Mas.

“Habrá cambio de rey, pero no habrá cambio en lo que tiene que ser el curso del proceso político catalán que nos tiene que llevar, insisto, a poder decidir libremente nuestro futuro el 9 de noviembre”, afirmó Mas, líder de la coalición nacionalista CiU, tras conocerse que Juan Carlos deja el trono a su hijo Felipe.

El heredero multiplicó en los últimos meses los viajes a Cataluña para acudir a actos oficiales y verse con líderes políticos y empresariales.

Según la prensa española, cada uno de esos viajes estuvo precedido por una reunión preparatoria con el rey, garante por la Constitución de la unidad de España y consciente del reto que el independentismo catalán supone para el país.

“Queremos lo mejor para España y para sus instituciones”, afirmó ayer el presidente catalán ante los medios, poco después del discurso televisivo en que el monarca, de 76 años, anunció su decisión.

Sin embargo “queremos también lo mejor para Cataluña”, aseguró, pidiendo “a todas las instituciones, todas, que respeten la voluntad del pueblo catalán de decidir libremente su futuro colectivo, que tengan una actitud de respeto mutuo, diálogo permanente y leal colaboración”.

Otrora motor económico de España y ahora una de sus regiones más endeudadas, Cataluña, de 7.5 millones de habitantes en el noreste de España, vive desde hace unos años un auge del independentismo atizado por una crisis económica que agravó las tensiones políticas.

Las fuerzas partidarias de la autodeterminación, mayoritarias en el Parlamento regional, acordaron celebrar un referéndum este noviembre.

Pero la consulta ya fue calificada de anticonstitucional por el gobierno conservador español de Mariano Rajoy, la celebración de dicha consulta fue rechazada masivamente por los diputados españoles en abril.

Miran a la reina Isabel

La abdicación del rey Juan Carlos de España hizo que en Inglaterra se planteara si Isabel II, de 88 años, tendría que ceder la corona al príncipe Carlos, algo que los expertos descartan.

El diario The Guardian abrió un sondeo con la pregunta “El rey Juan Carlos abdica. ¿Debería seguirle la reina Isabel?” y los lectores se mostraron divididos, con 51% contrarios al relevo y 49% partidarios.

El tema ha venido planteándose a cada relevo real vivido en Europa últimamente, y han sido tres en poco más de un año: en Holanda, Bélgica y ahora España.

Un portavoz de la Casa Real británica dijo que la reina Isabel II no comenta ni comentará la abdicación de su primo lejano (ambos son tataranietos de la reina Victoria de Inglaterra).

“Es un asunto del rey y del pueblo español”, explicó este portavoz.

Un portavoz de la oficina del primer ministro británico, David Cameron, fue interrogado sobre si Isabel II debería hacer lo mismo y se limitó a comentar que “el primer ministro le desea el más largo y feliz de los reinados” a la soberana, que fue coronada el 2 de junio de 1953, después de la muerte de su padre, Jorge VI.

“Declaro ante todos ustedes que toda mi vida, sea corta o larga, estará dedicada a su servicio y al servicio de nuestra gran familia imperial a la que todos pertenecemos”, dijo Isabel a los 21 años, en 1947, cuando aún no era reina de Gran Bretaña

Hugo Vickers, historiador y biógrafo de la Casa Real, dijo que a diferencia del rey de España, la reina Isabel II “está en plena forma”, y que ella ha manifestado en privado que los monarcas no deben abdicar.

Comentarios

Lo que pasa en la red