Balacera fuera de escuela de Chicago encierra a 700 niños

La balacera dejó un joven muerto y bloqueó la entrada de la escuela Penn Elementary de Chicago por una hora

COMPARTIR 
29/05/2014 18:55 Julio Alejandro / Corresponsal en Chicago
Los estudiantes, que cursan desde el nivel prescolar hasta el octavo grado, estuvieron recluidos hasta poco antes de las cuatro de la tarde.

CHICAGO, 29 de mayo.- A las 15:00 hora local se registró una balacera que dejó herido a un joven de 18 años afuera de la escuela de niños Penn Elementary de Chicago; durante casi una hora 731 estudiantes estuvieron encerrados dentro de las instalaciones escolares, 30 de ellos eran de origen mexicano.

La balacera sucedió en el peligroso barrio de North Lawndele, donde la mayoría de sus habitantes son afroamericanos, la escuela está ubicada a sólo seis cuadras de la avenida Cermak, que marca el inicio del barrio La Villita, en donde un 80 por ciento son mexicanos.

80 % de los residentes en el barrio La Villita son mexicanos

Los estudiantes, que cursan desde el nivel prescolar hasta el octavo grado, estuvieron recluidos hasta poco antes de las cuatro de la tarde, hora de salida escolar, cuando los padres de familia empezaron recogerlos con cautela. Actualmente siguen llegando patrullas, helicópteros e investigadores al domicilio ubicado en la 1616 S Avers.

Veejay Zala, vocero de la policía, comentó que el incidente “no estuvo relacionado a la escuela”, sin embargo, no respondió si el joven de 18 años –mencionado como de 20 años por el Departamento de Bomberos local- pertenece a alguna pandilla.

Al joven le dispararon en el estómago y se encuentra “seriamente herido” en el Hospital Monte Sinaí. Las autoridades comentaron que continúan las investigaciones, no se mencionó la posibilidad de que el joven haya intentado ingresar a la escuela como un “asesino solitario”, cuya intención haya sido el herir a los niños. Por otra parte, es común que las pandillas hispanas Latin King y Two Six, ubicadas en La Villita, entren a buscar problemas a North Lawndale, territorio de la pandilla Vice Lords, donde se registró la balacera.

En Chicago, cada cuatro de cinco balaceras involucran a al menos un miembro de una pandilla.

Esta noticia cae como un balde de agua fría para el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, que el fin de semana pasado celebró que durante 42 horas no hubo tiroteos en la ciudad gracias a su iniciativa “Summer of Faith and Action”, como lo reportó Excélsior.

Datos oficiales de las Escuelas Públicas de Chicago revelan que en esta escuela “Charter” (recientemente semi-privatizada) un 95.6 por ciento de sus estudiantes son de bajos recursos, un 93.3 por ciento son afroamericanos, apenas un 5.6 por ciento son hispanos (80 por ciento mexicanos) y sólo un 2.3 por ciento, aproximadamente unos 17 niños de los 731 estudiantes, son inmigrantes con un nivel de inglés básico.

William Penn Elementary School, también conocida como KIPP Academy, tiene como mascota a una pantera negra, símbolo del movimiento de resistencia afroamericano. Su coro, titulado “The Black National Anthem”, habla sobre el periodo de la esclavitud y segregación racial.

Hace meses que el reverendo Robin Hood (sic) y las organizaciones contra la violencia Cease Fire y Mother Oppossed to Violence Everywhere advirtieron que la decisión de cerrar 49 escuelas primarias y una preparatoria por parte del alcalde –donde todos sus estudiantes son afroamericanos, mexicanos y latinos- causaría deserción escolar y aumentaría la violencia pandilleril.

gak

Comentarios

Lo que pasa en la red