Descartan negociar detenciones en Venezuela

El canciller de Venezuela, Elías Jaua, descartó un acuerdo con la oposición que involucre a los detenidos por los actos de violencia presentados durante las manifestaciones que se han registrado en su país

COMPARTIR 
29/05/2014 05:33 Notimex, EFE y AP
Decenas de opositores han sido detenidos durante las protestas contra el régimen del presidente Nicolás Maduro. Foto: AP
Decenas de opositores han sido detenidos durante las protestas contra el régimen del presidente Nicolás Maduro. Foto: AP

CARACAS, 29 de mayo.— El canciller de Venezuela, Elías Jaua, descartó un acuerdo con la oposición que involucre a los detenidos por los actos de violencia presentados durante las manifestaciones que se han registrado en su país.

En entrevista que publicó ayer el diario ecuatoriano El Telégrafo, el ministro de Relaciones Exteriores venezolano dejó en claro que el gobierno “no está negociando nada con la oposición” y que sólo aceptó dialogar.

El gobierno no puede dejar libre a nadie, porque hay un sistema de justicia. Los que han sido detenidos en el ejercicio y promoción de la violencia han sido imputados por la Fiscalía y están a órdenes de los tribunales de justicia”, dijo.

Las protestas convocadas por la oposición desde febrero pasado contra el gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, para rechazar la inseguridad y la elevada inflación, han dejado 42 muertos y cientos de heridos y detenidos.

Jaua aseguró que aquí “no se trata de conceder, porque no es una mesa de negociaciones. El primer gran gesto del gobierno es haberle dicho a quien lo quiere tumbar, ¡oye, vale!, sal de ese camino, de ese atajo de la violencia y ven a conversar”.

Sin embargo, afirmó que seguirán trabajando para “garantizar la paz y la estabilidad. Aquí no se trata de un juego de que la oposición gane o que el gobierno ceda o conceda. Se trata del derecho de vivir en paz”.

Es un diálogo para encontrar caminos que le permitan a la oposición venezolana retornar al camino de la institucionalidad, del juego democrático y las reglas constitucionales”, añadió.

El canciller venezolano atribuyó a una “gran división” en la oposición, el estancamiento en los diálogos con la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), tras señalar que “los sectores violentos” están presionando a los que aceptaron dialogar.

Al interior de la oposición hay una gran división. Los sectores violentos que persisten en intentar vías para derrocar al gobierno chantajean y presionan a los sectores que se han sentado a dialogar”, subrayó.

Explicó que “esas contradicciones internas han obligado a los sectores que se habían sentado con nosotros que congelen, por ahora, el seguir dialogando, pero no han renunciado” a mantener las conversaciones con el gobierno.

 

Habrá castigos por represiones

La Cámara de Representantes aprobó  ayer un proyecto de ley que busca sancionar a funcionarios venezolanos acusados de violar derechos humanos.

La aprobación por aclamación, en la que no es necesario un conteo nominal de los votos, fue precedida por un debate en el que el demócrata Joaquín Castro (Texas) y cuatro republicanos intervinieron a favor del proyecto de ley, incluso su autora la congresista por Florida Ileana-Ros-Lehtinen.

El pueblo venezolano nos ha pedido ayuda. Hoy respondemos ese llamado condenando las acciones del régimen de (Nicolás) Maduro y mostrando nuestro apoyo al pueblo venezolano que busca libertad, derechos humanos y justicia”, dijo Ros-Lehtinen.

La única intervención opuesta a la medida correspondió al demócrata por Nueva York Gregory Meeks, quien argumentó que “las medidas unilaterales de Estados Unidos no son la respuesta. La Cámara baja no debería tomar decisiones por emociones, sino de manera juiciosa”.

El proyecto de ley contempla ordenar al gobierno de Obama que compile una lista de funcionarios del gobierno de Venezuela que se considere que han violado los derechos humanos, congele sus activos y les prohíba ingresar en Estados Unidos.

Denuncian intento de golpe

La dirigencia oficialista denunció la existencia de un supuesto plan de golpe de Estado y magnicidio contra Nicolás Maduro que estarían preparando opositores y señaló a Kevin Whitaker, ratificado por legisladores estadunidenses como nuevo embajador de ese país en Colombia, de estar implicado en esas acciones.

El alcalde oficialista de Caracas Jorge Rodríguez afirmó que hay un “complejo plan” dirigido a ejecutar un “golpe de Estado” y asesinar a Maduro y otros dirigentes oficialistas y acusó a la exdiputada opositora María Corina Machado de estar implicada.

Como supuestas pruebas mostró algunos mensajes de correo electrónico que la excongresista compartió con el excandidato presidencial y exgobernador del estado central de Carabobo, Henrique Salas Romer, el opositor Diego Arria y el exdiputado socialcristiano y profesor universitario Gustavo Tarre Briceño.

En uno de los presuntos correos de marzo Machado mencionaba a Whitaker y aseguraba que el estadunidense “me reconfirmó el apoyo e indicó los nuevos pasos”.

Por su parte, Lilian Tintori, esposa del líder opositor venezolano encarcelado Leopoldo López, asistió ayer a la audiencia general del Vaticano del papa Francisco, a quien le ofreció un “resumen de las violaciones de derechos humanos” que, según asegura, sufre Venezuela.

Santo Padre, vengo en nombre de Venezuela (...) se están violando los derechos humanos, todo impulsado por el régimen de Maduro”, dijo Tintori al papa Francisco.

Comentarios

Lo que pasa en la red