La “bebé Gerber” ahora es bisabuela

A sus 87 años, Ann Turner Cook, revela lo que significa ser un referente para miles de personas

COMPARTIR 
28/05/2014 05:50 María Fernanda Navarro
Difícil elección Ann Turner Cook comentó lo complicado que fue llegar a ser la imagen del “bebé Gerber”, pues fue una vecina la que la pintó y quien envió el retrato a la compañía. La ahora bisabuela y maestra en retiro siente orgullo por la historia.
Ann Turner Cook comentó lo complicado que fue llegar a ser la imagen del “bebé Gerber”, pues fue una vecina la que la pintó y quien envió el retrato. La ahora bisabuela y maestra en retiro siente orgullo por la historia.

CIUDAD DE MÉXICO, 28 de mayo.- A través de muchas generaciones la imagen del “bebé Gerber” ha sido un referente de los infantes que cuentan con algunos meses de vida, son saludables y hermosos a la vista. Pero la mujer que dio vida a ese rostro, ahora es bisabuela.

Ann Turner Cook considera que el hecho de que miles de familias identifiquen la icónica figura, que ilustra la línea de productos alimenticios para bebés, es simplemente porque les recuerda a sus propios hijos: “todo mundo dice: ‘mi hijo o mi nieto se parece al bebé Gerber’. Y no importa de qué origen étnico sean. Y yo siempre les digo: ‘seguro que se parecen’”, dijo en entrevista con la cadena de noticias estadunidense CBS.

La señora Cook sonríe al tiempo que observa el retrato a mano que identifica a la compañía de alimentos para bebés:

Siempre tuve ese gesto en mi boca un poco abierta, una especie de expresión un poco burlona”. Y es que la mujer que ahora tiene 87 años, que aún conserva las mejillas rosadas, y que sus ojos azules aún tienen el brillo de la imagen que aparece en miles de frascos de papilla, fue la modelo en la que se basaron para hacer la imagen del “bebé Gerber”.

A Cook no la sacaron de una agencia de modelos especializada en bebés, ni fue necesario que sus padres la llevaran a hacer pruebas con ejecutivos de la marca. Todo empezó cuando tenía apenas unos meses de nacida y su vecina en Connecticut, EU, Dorothy Hope Smith, la plasmó en un retrato hecho con carboncillo, más tarde envió el dibujo a un concurso en el que la compañía convocó a los talentos del lápiz y papel justamente para encontrar la imagen de Gerber y... lo demás es historia.

Si bien la ahora bisabuela y maestra en retiro nunca dio su consentimiento ni estuvo involucrada en el proceso de que su imagen se volviera una marca registrada para la compañía, sí obtuvo una ganancia de las utilidades obtenidas por comerciar con su imagen. En 1950 Gerber otorgó a Cook una cantidad de dinero “suficiente para hacer el primer pago de una casa modesta y comprar un coche de primera”.

“La bebé Gerber” confesó a CBS que desde que su imagen se convirtió en un símbolo mundial del “bebé sano y feliz”, su vida ha estado ligada a la marca.

Mis hijos iban a una tienda de comestibles, apuntaban con su dedo algún frasco de Gerber y decían: ‘mi mamá es la bebé de la foto’ a quien fuera que pasara por su lado. Yo no sabía si detenerme y explicarle a las personas, porque es una historia un poco complicada, o sólo sonreír y seguir caminando”, recordó la anciana.

En 2012, Cook fue parte de un concurso en 2012 que convocó a padres de Estados Unidos a enviar fotos de sus hijos para elegir a otro bebé Gerber que aparecería en una serie de comerciales en 2013. Cook considera que la ganadora del concurso —Mary Jane Montoya de Fresno, California— es una pequeña adorable.

También en entrevista con CBS, Marilyn Knox, CEO de Gerber, afirmó que está segura de que el rostro de Cook tuvo mucho que ver con el éxito de la compañía de alimentos: “Ni siquiera tienes que ver la palabra Gerber en los frascos. Esa cara es honrada al tiempo en que nosotros le damos la mejor a nuestros hijos”.

Relacionadas

Comentarios