Divididos por un gasolinazo en Venezuela

El gobierno no se ha puesto de acuerdo sobre el aumento del precio del carburante

COMPARTIR 
28/05/2014 00:48 AP y Notimex
La gasolina en Venezuela es la más barata en el mundo. Foto: AFP

CARACAS, 28 de mayo.— El gobierno venezolano decidió postergar la discusión sobre un posible ajuste en el precio de la gasolina, que es la más barata del mundo y que se mantiene congelado desde hace más de una década, anunció ayer un congresista oficialista.

“Vamos a diferir, pero abrimos el debate para que el pueblo se exprese”, afirmó el diputado Ramón Lobo al asegurar que el gobierno del presidente Nicolás Maduro acordó postergar la discusión.

La decisión de incrementar el precio de la gasolina fue anticipada a finales del año pasado por el vicepresidente Jorge Arreaza, quien dijo que el gobierno iba a estudiar un ajuste y abrir consultas sobre el tema en todo el país.

Lobo dijo en una entrevista con el canal de noticias Globovisión que “todo tiene su momento”, y que ahora se plantea una discusión sobre el uso racional del combustible y el “consumismo atroz”.

La gasolina, que se vende a cerca de un centavo de dólar por litro, es considerada un tema sensible en el país luego de que en 1989 un incremento del combustible desató violentas protestas callejeras en Caracas, conocidas como el “Caracazo”, en las que murieron varios centenares de personas. El último ajuste de la gasolina se realizó en 1997.

El gobierno ha reconocido que la estatal Petróleos de Venezuela, S.A., pierde anualmente 12,592 millones de dólares por la producción de gasolina.

El vicepresidente del área económica y ministro de Petróleo, Rafael Ramírez, afirmó a finales del año pasado que el gobierno estaba considerando una propuesta de aumento al carburante para compensar los costos de producción que están alrededor de los 40 centavos de dólar.

En tanto, la protesta de un grupo de exmilitares que participaron en el fallido golpe de Estado en febrero de 1992, frente al presidencial Palacio de Miraflores, fue disuelta el lunes con gases lacrimógenos y perdigones, informó ayer un diario local.

Los manifestantes exigen que se cumpla el decreto firmado en 2012 por Hugo Chávez, que permite a los combatientes en esa intentona golpista contra el entonces mandatario Carlos Andrés Pérez reincorporarse a la Fuerza Armada Nacional.

Mientras que un total de 14 legisladores demócratas expresaron su oposición a los planes de que Estados Unidos aplique sanciones unilaterales contra Venezuela, antes de una votación hoy sobre el tema en la Cámara de Representantes.

Comentarios

Lo que pasa en la red