Excélsior en la Ciencia: ¿Se pueden predecir los asesinatos en masa?

Los asesinos en masa por lo general tienen un historial de frustración desbordada y fracasos, son personas socialmente aisladas y resentidas que culpan a otros de su infelicidad

COMPARTIR 
27/05/2014 11:08 AP

CALIFORNIA, 27 de mayo.- Primero fue James Holmes en un cine. Después Adam Lanza en la primaria Sandy Hook. Y ahora es Elliot Rodger en una universidad.

Todos eran jóvenes solitarios sin antecedentes penales que cometieron matanzas y dejaron un montón de familias devastadas.

Los asesinos en masa por lo general tienen un historial de frustración desbordada y fracasos, son personas socialmente aisladas y resentidas que culpan a otros de su infelicidad, dicen los expertos.

Todos se engañan a sí mismos y sienten mucha furia por la marginalización", dijo James Garbarino, profesor de Psicología de la Universidad de Loyola en Chicago, en un correo electrónico.

Como los asesinatos en masa son extremadamente poco comunes, los expertos dicen que no hay forma de predecir quién tiene intenciones mortales, mucho menos quién pasará de las ideas a los hechos.

Un pasado violento es una pista, pero en el caso de Rodger, la policía no lo consideró una amenaza a sí mismo o a otros durante una visita que hizo a su casa semanas antes del ataque del viernes por la noche cerca del campus de Santa Bárbara de la Universidad de California (UCSB), que dejó seis muertos y 13 heridos.

Rodger aparentemente se suicidó de un tiro en la cabeza después de un enfrentamiento a tiros con policías, poniendo fin así a una noche de terror en esta comunidad universitaria junto al mar casi al final de semestre.

Identificar a un asesino en masa "no es una ciencia exacta. No tenemos una forma segura de pronosticar" quien echará mano a la violencia, dijo Risdon Slate, profesor de Criminología del Florida Southern College.

Antes que Rodger acuchillara a tres alumnos de la UCSB en su apartamento, para entonces subir a su BMW negro y disparar contra alumnas y extraños por igual, dejó varios videos en YouTube y un manifiesto de 140 páginas en que criticaba acerbamente a mujeres y parejas, y se lamentaba de su inexistente vida sexual.

Rodger, de 22 años, estudiante de una universidad comunitaria e hijo de un director de Hollywood, dijo que era una persona solitaria y frustrada que nunca había tenido relaciones sexuales.

En tiroteos masivos recientes ha habido jóvenes que se describieron a sí mismos como solitarios y con problemas para integrarse a la sociedad.

Los expertos que estudian a los asesinos en masa dicen que la mayoría de las personas solitarias o furiosas no cometen actos de violencia, lo que hace difícil identificar a los que pueden perder el control.

"Podemos mencionar todas las señales de advertencia a las que no hicimos caso. Pero eran sólo advertencias. No hay alarmas hasta que se derrama sangre", dijo James Alan Fox, profesor de Justicia Penal en la Universidad Northeastern que ha escrito varios libros sobre asesinos en masa.

Antes de los hechos, la madre y el asesor de Rodger se alarmaron por los videos raros que publicó y alertaron a las autoridades en abril. Pero Rodger logró convencer a las autoridades de que no era un peligro para él mismo o los demás. De lo contrario, la ley de California permite a las autoridades detener a la persona en cuestión.

Simon Astaire, amigo de la familia, dijo que Rodger era "un joven muy solitario", de poco hablar.

"En una fiesta de Navidad salí a tomar aire y él estaba solo. Me disculpé por molestarlo y dijo que no había problemas. Entonces le pregunté cómo estaba. Me dijo: 'Las cosas se me hacen difíciles'. Me marché con la idea de que era un muchacho muy solitario", declaró Astaire a The Associated Press.

En sus escritos, Rodger dijo que se había visto con varios terapeutas en su vida, pero no dejó claro por qué lo trataban.

Los expertos señalan que las personas con enfermedades mentales por lo general no son más violentas que el resto de la población. Una excepción fue Jared Loughner, quien mató a seis personas en Arizona en 2011 en un ataque que lesionó de gravedad a la representante federal Gabrielle Giffords. A Loughner le habían diagnosticado esquizofrenia.

El domingo, varios guardias de seguridad vigilaban frente al edificio de apartamentos donde Rodger vivía.

La universidad planeaba un homenaje el martes por la tarde en el estadio Harder para recordar a los seis estudiantes que perdieron la vida. Las clases del lunes se cancelaron.

 

mef

Relacionadas

Comentarios