Concluyó la epopeya de Cerrina Foster, la joven que no tenía patria

A esta adolescente de EU, quien nació prematuramente en México mientras sus padres vacacionaban, un error administrativo la dejó sin nacionalidad

COMPARTIR 
26/05/2014 08:10 AP / Fotos: AP

Estados Unidos no entregaría el acta de nacimiento a Cerrina sin los papeles correctos de México. Pero México tampoco hizo nada porque para la ley ella era estadunidense

PORTLAND Oregon EU, 26 de mayo.- Después de casi tres lustros y numerosas peticiones ante legisladores, además de un batallón de abogados angeles guardianes, Cerrina Foster finalmente tiene un país al que puede llamar casa y los papeles para mostrarlo.

El viernes, la adolescente de 14 años levantó la mano con otras 12 personas, y juró lealtad a Estados Unidos, en una ceremonia en una oficina federal.

Muchos se convierten cada año en ciudadanos naturalizados pero el caso de Cerrina es distinto: siempre ha sido ciudadana estadounidense pero nunca tuvo acta de nacimiento.

Cerrina nació prematuramente en 1999 durante una visita de su madre a México. Sus dos padres eran estadounidenses pero debido a su nacimiento prematuro y algunas dificultades de idioma no se le expidió la forma correcta para bebés nacidos en el extranjero de padres estadunidenses.

Nadie le dijo a su madre que esa forma era necesaria.

Cuando Crissy Foster trajó a su hija a casa en Longview después del nacimiento, el guardia fronterizo que les permitió el ingreso en Estados Unidos incluso la felicitó porque creía que la niña tenía doble nacionalidad automática dijo la madre.

Sin embargo, Cerrina no tenía ciudadanía en ningún país, como supo pronto su madre.

Foster y Cerrina empezaron su epopeya cuando todavía vivían en Longview se mudaron varias veces en un intento por encontrar autoridades más receptivas y ahora viven en Springfield Oregon.

Estados Unidos no entregaría el acta de nacimiento a Cerrina sin los papeles correctos de México. Pero México tampoco hizo nada porque para la ley ella era estadunidense.

Al principio el problema de los papeles parecía menor. Pero el caso de Cerrina se alargó. Fue necesario presentar una solicitud a la junta escolar de Mount Vernon y una teleconferencia con el entonces legislador Brian Baird para que Cerrina fuera inscrita en el jardín de niños.

La niña tampoco podía estar en la póliza del seguro de salud de su madre si no tenía acta de nacimiento.

Cada vez que la familia creía que estaban cerca de una solución la ley cambiaba.

En tanto, Cerrina no podía obtener permiso de conducir, como aprendiz en un empleo, y ni siquiera ser voluntaria, sin el acta de nacimiento.

Era estudiante de As pero no podría asistir a la universidad si no se hubiera resuelto la situación.

 

pdg

 

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red