Con la ayuda de iglesias, Chicago celebra una insólita noche de paz

Iglesias y gobierno se unieron para combatir la ola de violencia y lograron que por primera vez en mucho tiempo en Chicago no se registraran en una noche muertos o heridos de bala

COMPARTIR 
24/05/2014 19:04 Julio Alejandro/Corresponsal
La campaña anunciada por el gobierno local con la ayuda de iglesias pretende disminuir la violencia armada en la ciudad. FOTO: WBBM TV
La campaña anunciada por el gobierno local con la ayuda de iglesias pretende disminuir la violencia armada en la ciudad. FOTO: WBBM TV

CHICAGO, Illinois, 24 de mayo.- Cien iglesias cristianas y el gobierno de esta ciudad organizaron ayer en la noche 200 acciones para combatir la ola de violencia que se vive en los barrios mexicanos y afroamericanos de Chicago y lograr así, en el inicio de las celebraciones del Memorial Day, una insólita noche de paz, sin muertos ni heridos de bala.

Durante este año se ha registrado el record de al menos 600 heridos de bala, 128 muertos y un promedio de 40 baleados cada fin de semana. Los activistas celebran lo que consideran el primer día del año sin violencia; hace dos años, en este mismo fin de semana en que celebra el Día de los Caídos en guerra, hubo 10 muertos y 40 heridos de bala.

La iniciativa “A Summer of Faith and Action” (Un verano de fe y acción), que inició ayer y durará cuatro meses, consistió en que las iglesias organizaran, de 7 a 10 de la noche, diversas fiestas de vecindario, juegos deportivos, carnes asadas, rifas de bicicletas, chequeo médico gratuito para niños y ancianos, y coros y ceremonias religiosas para retomar espacios secuestrados por los pandilleros en barrios ultra violentos.

Posteriormente, las mujeres y los niños retornaron a sus casas y balcones y dejaron las luces prendidas en solidaridad con el medio millar de hombres que salió a patrullar hasta altas horas de la madrugada, la peligrosa avenida Martin Luther King, la intersección de la calle Yates y la 75 y otros vecindarios afroamericanos acompañados de un fuerte sistema de seguridad policiaca.

El sacerdote de la iglesia Sabina, Michael Pfleger, reconocido por sostener que esta “guerra” debe de entenderse como un “genocidio” contra la raza afroamericana, lideró un nutrido contingente de jóvenes cristianos que vigiló las inmediaciones del Renaissance Park. 

Brendan Curran, sacerdote de la iglesia St. Pius V, de mayoría de mexicanos indocumentados, aseguró frente al alcalde Rahm Emanuel y una centena de feligreses que organizará cada viernes una “fiesta del pueblo” que entre sus propósitos tiene atraer a jóvenes inmigrantes con problemas de identidad que podrían ser presas de las pandillas Latin Kings o Two Six. 

Otra decena iglesias ubicadas en los barrios mexicanos Pilsen, Cícero, La Villita y Las Empacadoras organizaron eventos similares. Jermaine Anderson, uno de los principales organizadores de estos eventos, dijo a la televisora ABC que mil iglesias participaron en estas acciones.

El departamento de policía local dijo que no se había reportado ningún incidente violento hasta las 10 de la mañana, los medios de comunicación han reportado balaceras e indicios de violencia, pero ningún herido de bala hasta las seis de la tarde.

Esta congregación de iglesias y familias, masiva e inusual, se dio dos días después del asesinato del joven hispano Kevin Díaz que conmocionó a la ciudad, ya que a sus 14 años ya era miembro activo de la pandilla Ambrose.

En Chicago un 75% de las víctimas y atacantes son afroamericanos, un 15% son personas de origen mexicano y los anglosajones (blancos) constituyen un 5% de las víctimas. Más de un 80% de los incidentes de violencia suceden en el Sur y en el Oeste de la ciudad “racialmente más dividida del mundo”, nombrada así por Michelle Alexander.

El alcalde Rahm Emanuel visitó ayer la preparatoria Orr junto con el basquetbolista de la NBA Isaiah Thomas y el equipo del senador Dick Durbin. Horas antes, el responsable de cerrar 50 escuelas que afectan casi exclusivamente a niños afroamericanos y mexicanos fue abucheado por varias mujeres en uno de estos barrios.

Cabe resaltar que Davis y la mayoría de los participantes del Foro Nacional sobre el Crimen Policiaco y Racismo, realizado hace dos semanas en Chicago, han subrayado que las autoridades policiacas suelen estar racialmente motivadas para abusar, detener, golpear, encarcelar, sentenciar y cometer un sinfín de crímenes hacia los latinos y afroamericanos solamente por su tono de piel.

Amnistía Internacional escogió esta ciudad para realizar su Reunión General Anual hace dos meses y así subrayar los “tres grandes crímenes” de Estados Unidos: los abusos cometidos en las cárceles de Guantánamo, Abu Ghraib y de Chicago, donde su jefe de policías Jon Burge, torturó a doscientos afroamericanos para que aceptaran haber abusado sexualmente de mujeres anglosajonas y fuesen así condenados a pena de muerte o a prisión.

Enviar a la policía a estos barrios sólo garantiza brutalidad, violencia y abusos raciales de su parte. No están para ayudarnos. No resuelven nada. Han pasado 50 años desde que terminaron las leyes de la esclavitud y seguimos igual de pobres, excluidos y desesperanzados”, cerró William Brown, uno de los participantes.

rja

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red