Sao Paulo vive caos por paro

El sistema de transporte público frenó sus servicios para exigir mejoras a unas semanas del Mundial de Futbol

COMPARTIR 
22/05/2014 01:51 Notimex, DPA y EFE
Foto: Reuters
Foto: Reuters

RÍO DE JANEIRO, 22 de mayo.– Unos 2.5 millones de personas fueron perjudicadas ayer por una huelga de autobuses que sembró el caos en Sao Paulo, la mayor ciudad de Brasil y sede del partido inaugural del Mundial de Futbol 2014, mientras policías civiles paralizaron su trabajo en varios estados del país.

Pocos autobuses funcionaban para la población de Sao Paulo, de 20 millones de habitantes en toda su área metropolitana. Algunas estaciones del Metro estaban desbordadas y miles de pasajeros peleaban para acceder a los vagones, donde viajaban muy apretados.

Esta huelga perturba todos mis planes. Tuve que salir a las 4 de la mañana para llegar a tiempo al trabajo y ahora para volver tengo que usar Metro y bus, que me cuesta más dinero y me lleva más tiempo”, dijo María Francisca Silva, una empleada de limpieza de 46 años.

Muchos choferes de los autobuses pidieron a los pasajeros que se bajaran y dejaron abandonados los vehículos.

Gobierno responde

Mientras tanto, en medio de una nueva serie de protestas en varias ciudades del país, el gobierno brasileño advirtió que no tolerará que empleados públicos federales y policías realicen huelga durante el Mundial de Futbol que comienza en 21 días.

Así lo comunicó el abogado general de la Unión, Luís Inácio Adams, quien resaltó que en el ámbito federal todos los sindicatos tienen acuerdos firmados en 2012, los cuales estipulan aumentos salariales, que rigen hasta 2015. “Esos sindicatos tiene que hacer valer los acuerdos que hicieron”, afirmó.

Huelga de policías

 Los investigadores de la Policía Civil de Brasil paralizaron también sus actividades en al menos 16 de los 27 estados del país.

Los comisarios, detectives y agentes de la Policía Civil, institución responsable de las investigaciones policiales, suspendieron algunas de sus actividades, pero cumplieron con la ley que obliga a los empleados públicos en huelga a mantener al menos 30% de sus efectivos trabajando, según su propio sindicato.

La paralización se desarrolló sin incidentes y se caracterizó por pequeñas manifestaciones en las que algunos de los huelguistas manifestaron sus reivindicaciones, como una nivelación de salarios y mejores condiciones de seguridad para trabajar.

En Brasilia, unos 100 policías marcharon por la Explanada de los Ministerios, la avenida en la que están ubicadas las principales edificaciones públicas de Brasil.

Comentarios

Lo que pasa en la red