Renovarán parlamento en la Unión Europea

Más de 400 millones de personas de los 28 países miembro de la Unión Europea podrán elegir a 751 diputados que integrarán el órgano legislativo de la zona

COMPARTIR 
20/05/2014 02:01 Patricia Godoy/Corresponsal

BARCELONA, 20 de mayo.– Vote. Glasuj. Stemmen. Hääleta. Votez. Glosuj. Rösta... En inglés, croata, holandés, estonio, sueco, francés, polaco y así hasta llegar a 33 diferentes idiomas. Es la manera en que la Unión Europea apela estos días al voto de los más de 400 millones de electores de sus 28 países miembros.

El llamado a las urnas –entre el 22 y el 25 de mayo– es para elegir al próximo Parlamento Europeo, el mayor órgano de representación popular en el viejo continente. Una institución clave en el proceso de decisiones de la Unión Europea (UE) y que por primera vez deberá nombrar por mayoría al Presidente de la Comisión, el cargo ejecutivo más alto.

Estos comicios son los segundos más grandes del mundo por número de electores, después de los de India, pero más allá del reto logístico, estas elecciones suponen para la Europa actual todo un desafío social y político. 

El futuro de Europa

“En estas elecciones se juega el futuro de Europa”. Así de categórica se muestra Elina Viilup, investigadora del Centro de Relaciones Internacionales de Barcelona (CIDOB, por sus siglas en inglés), al referirse a la importancia de este proceso electoral.

68 mil urnas serán instaladas  en los 28 países miembro de la Unión Europea

En entrevista con Excélsior, esta especialista en instituciones europeas argumenta que estas elecciones se celebran “en un contexto muy difícil”, porque “la desconfianza en la UE está creciendo y en los mayoría de los países miembros hay una importante crisis política y económica”.

Este escenario se ha convertido en terreno fértil para las fuerzas populistas y radicales que han irrumpido en los últimos años en el mapa político europeo con la bandera del euroescepticismo y, en algunos casos, la xenofobia.

Eurofobia y xenofobia

Estos partidos de ideología antieuropea y de extrema derecha han crecido en países como Francia, con el Frente Nacional de Marine Le Pen, o en Reino Unido, con el Partido de la Independencia, liderado por Nigel Farage.

Viilup pronostica que en estas elecciones estas fuerzas políticas “pueden lograr resultados bastante importantes, comparado con 2009, ya que han tendido mucha visibilidad durante la precampaña y esta campaña”.

Si las proyecciones de Viilup se cumplen, los resultados cambiarían el panorama político del Parlamento Europeo, lo que supondría, según Cesáreo Rodríguez-Aguilera de Prat, profesor de la Universidad de Barcelona (UB), una “pésima noticia”.

¿Qué riesgo pueden representar estas fuerzas políticas dentro del Parlamento Europeo? Elina Viilup asegura que lo más peligroso de estos partidos es que “podrían hacer cambiar la agenda política de los partidos tradicionales” con sus propuestas en temas como el control de fronteras o inmigración.

43 por ciento fue la participación  en las elecciones  legislativas de 2009

El catedrático de Ciencia Política de la UB señala que aunque los tres grandes europartidos (los populares, los socialdemócratas y los liberales) continuarán mandando en Estrasburgo, el hecho de que la extrema derecha duplique el número de sus diputados
–podrían llegar a los 150– les dará fuerza para “boicotear cualquier esfuerzo de integración. Disfunciones habrá, sin duda”.

Poco interés ciudadano

Además del aumento de estas fuerzas políticas radicales, Europa se enfrenta a otro escollo: la decepción de muchos ciudadanos frente a un modelo político y social que al parecer no está respondiendo a sus expectativas.

Esta frustración, derivada sobre todo de la mala gestión de la crisis económica, provoca entre los electores europeos poco entusiasmo a la hora de plantearse salir a votar. De hecho, ya en las elecciones de 2009 la participación en los comicios no superó 43%, uno de los niveles más bajos desde que se votó el Parlamento Europeo en 1979, cuando fue de 61 por ciento.

Según un sondeo de opinión realizado por la consultora británica Ipsos Mori, dos de cada tres europeos tienen escaso o nulo interés en las elecciones. Sólo 35% de los encuestados está convencido de ir a votar.

Para Elina Viilup, la falta de interés en este proceso se debe a que “los votantes las ven como unas elecciones de segundo orden donde no hay una alternativa clara. Por eso no se consideran importantes”.

28 campañas diferentes

¿Y cuáles son los temas que acaparan esta campaña europea? “No estamos viviendo sólo una campaña, hay 28 campañas diferentes en 28 países que dependen cada una de su contexto nacional”, explica Viilup.

Por ejemplo, en España el tema más importante, según la investigadora, es la austeridad y la integración territorial. Mientras que en países como Alemania, añade, lo más importante es la solidaridad económica y la participación en el euro. En los países del norte, en cambio, la inmigración es el tema de campaña y en los países del este, por los últimos eventos en Ucrania, lo que más importa es la seguridad.

¿Qué se elige?

Con estas elecciones, los europeos votarán por los miembros del Parlamento Europeo, formado por 751 diputados que representarán a ciudadanos de los 28 estados miembros. La distribución de los escaños depende del número de población de cada país. Por ejemplo, a Malta, Luxemburgo, Chipre o Estonia les corresponden seis eurodiputados y a países como España, 54, a Francia, 74 y a Alemania, 96.

El papel de la Eurocámara

La también llamada Eurocámara es la única institución de la Unión Europea elegida directamente por los ciudadanos y sus principales tareas son aprobar el presupuesto del resto de organismos de la UE y ejercer su control. Además, el Parlamento tiene que autorizar todos tratados internacionales y los acuerdos de asociación o de adhesión de nuevos Estados miembros.

Los candidatos

La novedad de estos comicios es la elección por primera vez del Presidente de la Comisión Europea, el brazo ejecutivo del poder institucional en Europa.

Dependiendo del resultado de las elecciones, la familia política ganadora propondrá a su candidato.

De los 13 partidos políticos europeos, cinco han nombrado a un candidato a la Presidencia de la Comisión. El Partido Popular Europeo presentó a Jean-Claude Juncker, ex primer ministro de Luxemburgo y antiguo presidente del Eurogrupo.

El candidato del Partido Socialista Europeo es Martin Schultz, actual presidente de la Eurocámara. Los liberales y demócratas optaron por Guy Verhofstadt, antiguo primer ministro belga y líder del grupo de los liberales en el Parlamento Europeo. Los Verdes nombraron a dos eurodiputados: el francés José Bové y la alemana Ska Keller, mientras que la Izquierda Europea presentó a Alexis Tsipras, líder del partido griego Syriza.

Su importancia para México

¿Por qué las elecciones europeas tendrían que importar en México o en el resto del mundo? “Son importantes porque de estas elecciones dependerá el curso de la Unión Europea y su papel en el mundo y determinarán si se refuerzan o no sus políticas integracionistas para hacer una Europa más fuerte”, concluye Viilup.

La respuesta definitiva se encontrará el próximo domingo 25 de mayo en el interior de las 68 mil urnas donde los más de 400 millones europeos con derecho a votar expresarán su idea sobre cómo debe ser la nueva Europa del siglo XXI.

 

Relacionadas

Comentarios