En Brasil, presos logran sus demandas

Tomaron a 127 familiares –15 niños– para amotinarse y les concedieron sus exigencias

COMPARTIR 
19/05/2014 00:06 AFP y DPA
Los presos amotinados demandaban el traslado de algunos de los reos a otros penales, así como flexibilidad en las visitas. Foto: AP

BRASILIA, 18 de mayo .– Presos de un penal de máxima seguridad del estado brasileño de Sergipe liberaron ayer a los más de 120 rehenes que tomaron en la víspera y levantaron el motín, informaron las autoridades.

El incidente ocurre a 25 días del inicio de la Copa del Mundo y en medio de una lluvia de protestas por reivindicaciones salariales y oposición a los altos costos que demanda el Mundial (12 de junio al 13 de julio), aunque Sergipe no recibe a ningún partido del torneo.

La rebelión terminó. Se liberaron a los agentes y también a todos los familiares que estaban dentro”, dijo Marinho Tibas, portavoz de la secretaría de Justicia de Sergipe.

Finalmente se contabilizaron 127 familiares –15 de ellos niños– y cuatro agentes de seguridad. Todo vuelve a la normalidad”, explicó el portavoz.

Los presos amotinados demandaban el traslado de algunos de los reos a otros penales así como flexibilidad en las visitas y una mejora en el trato.

El motín en el penal Advogado Jacinto Filho, ubicado en la ciudad de Aracaju, se levantó después de un día y tras intensas negociaciones, aunque “en un clima de tranquilidad”, dijo Tibas. Los rehenes pasaron por un examen médico.

Antes de la liberación total, los presos ya habían dejado ir a uno de los cuatro agentes. Según información de prensa, éste se encontraba herido.

Como parte de las negociaciones, 16 presos sentenciados consiguieron ser trasladados a otro establecimiento penitenciario, dijeron las autoridades. Por tratarse de un penal de máxima seguridad, no entra comida de fuera, el baño de sol es muy limitado y tampoco tienen acceso a teléfono celular.

Un motín similar ocurrió hace dos años en el mismo establecimiento penitenciario y también se resolvió en un día.

De acuerdo con Sandra Melo, de la empresa Reviver, que coadministra el penal junto al estado de Sergipe, los familiares fueron rehenes desde el primer momento.

 

Comentarios

Lo que pasa en la red