Genera polémica estado civil de diáconos

El número de clérigos que no cumplen con el celibato y deciden casarse va en aumento, un tema que reaviva distintas hipótesis que afirman que Jesucristo tenía esposa

COMPARTIR 
17/05/2014 03:36 Carmen Álvarez
Ilustración: Cristina Medrano

CIUDAD DE MÉXICO, 17 de mayo.- Los cristianos, y en especial los protestantes pero también los católicos, enfrentan un debate con enormes implicaciones en torno a si Jesucristo fue casado, como algunas fuentes históricas afirman.

Es una de esas situaciones donde la leyenda, hasta la teoría de la conspiración, enfrentan la tradición y si se quiere el mito establecido por antiguas fuentes, formales e informales. Es como si la célebre novela El Código DaVinci fuera realidad.

El debate tiene particular importancia para la Iglesia católica, que por tradición y por siglos ha mantenido la necesidad de un sacerdocio célibe y en ese sentido rechaza la autenticidad de un antiguo papiro que niega el celibato de Jesús.

Pero, paralelamente, sus propias estadísticas la colocan frente al hecho consumado de que cada vez son menos los jóvenes dispuestos a abrazar el sacerdocio bajo la obligación de mantenerse castos.

Frente a esa situación Elio Masferrer, presidente de la Asociación Latinoamericana para el Estudio de las Religiones,  dijo a Excélsior que el aumento del número de religiosos casados —los diáconos permanentes por ejemplo— es el dato más notable que ha dado a conocer el Vaticano en muchos años.

Para que se dé una idea, el Anuario Pontificio de 2013 informa que hay más de 41 mil diáconos casados”, recordó. De acuerdo con el Vaticano, hay ahora 413,418 sacerdotes, con lo que según Masferrer, eso implica que “en este momento hay un diácono casado por cada diez sacerdotes”.

El anuario 2013. Pontificial Yearbook: Permanent diaconate booms in Europe, U.S. informó que el número de diáconos permanentes —los católicos casados que apoyan al obispo y a los presbíteros en el catecismo, la liturgia, la caridad de la diócesis, que administran las iglesias y dan la bendición aunque no sean sacerdotes ni puedan ejercer algunas de sus funciones— se disparó de 21 mil a casi 41 mil entre 2001 a 2011. Casi el doble.

El dato anunciado en mayo del año pasado ha corrido a la par del acalorado debate sobre la autenticidad del fragmento de un papiro conocido como “El Evangelio de la Esposa de Jesús” que su descubridora, la investigadora Karen L. King, de la Divinity School de Harvard, ubica en una época no muy lejana a la de oro del cristianismo del emperador Constantino en el siglo IV.

Este debate es recurrente, porque en la cultura judía un rabino como Jesús difícilmente sería soltero, tendría que ser casado. Once de los apóstoles eran casados, pero esto lo soluciona el catolicismo diciendo que Jesús pertenecía a la secta de los Esenios, una secta mística del judaísmo que exigía el celibato”, dijo Masferrer.

En Jerusalén la existencia de los Esenios ha sido objeto de disputas o ha sido negada por académicos como  Rachel Elior, que la consideró un invento del historiador judeo-romano Flavio Josefo.

Pero las tradiciones cambian. (El papa Francisco) Bergoglio anda con zapatos negros y los otros Papas andaban con zapatitos rojos ¿No? Llevaban una cruz de oro y este Papa anda con una cruz de fierro”, dijo.

En parte porque los tiempos que corren están marcados por la decreciente popularidad del celibato en el rito Católico Apostólico y Romano, golpeado por denuncias de crímenes sexuales.

El problema de los abusos sexuales y la perversión sexual dentro de la Iglesia le ha traído un costo impresionante, según ha dicho el cardenal de Boston Sean Patrick O’Malley. Muchos católicos dicen hoy que si los sacerdotes católicos se casaran y fueran más ‘normalitos’ habría menos problemas”, abundó Masferrer.

El documento que algunos creen pone en duda la obligación del celibato para los sacerdotes católicos es rechazado enérgicamente por un ejército de eruditos como Leo Depuydt, autor de Fundamentals of Egyptian Grammar Elements (1999. Frog, Mass), quien critica los “errores garrafales de ortografía” en copto, la lengua del antiguo Egipto en que está escrito el papiro del tamaño de una tarjeta de presentación.

Mark Goodcare, de la Universidad de Duke, destaca “el efecto cómico” de la falsificación evidente en la tinta negra que se usa en las computadoras para remarcar un detalle, pero que en los primeros siglos de la Era Cristiana ni se conocía, mientras Andrew Bernhard de la Universidad de Oxford no niega la autenticidad del papiro, pero sostiene que el “Evangelio de la Esposa de Jesús” pudo fabricarse con fragmentos del Evangelio de Tomás.

Otros críticos hacen un listado de los decretos que desheredaron a los numerosos hijos de los curas del Medioevo o para prohibir que sus discípulos heredaran sus bienes a terceros como una forma de garantizar la acumulación de riqueza y poder del Vaticano.

Al margen del debate académico y sus complicaciones, el tema tiene un impacto real, sobre todo para los católicos y su Iglesia.

El Smithsonian Channel (del Instituto Smithsoniano) se animó a estrenar el 5 de mayo su documental Evangelio de la Esposa de Jesús que presenta como “uno de los más deslumbrantes descubrimientos” de memoria reciente con un documento “controversial e increíblemente frágil”, que revive el debate en torno a más de dos mil años de creencias cristianas.

En lo que todos coinciden, de manera voluntaria o no, es que los vientos de cambio están a la vista de todos. En México, Masferrer recordó que el propio secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, lo ha dicho desde que recibió el nombramiento del papa Francisco.

Dijo que lo del sacerdocio célibe es un problema de disciplina interna de la Iglesia, se podría cambiar con un simple decreto que firme Bergoglio. Así de sencillo es un artículo del código canónico. No es un problema de dogma; allí no está discutiendo usted la virginidad de la Virgen ni cosas parecidas, es un problema legal”, dijo.

Pero cuando se necesitan diez largos años para sumar 8 mil 351 nuevos sacerdotes a la Iglesia y apenas 28 obispos mientras 79 mil religiosas dejan los hábitos, las presiones arrecian para hallar una solución.

Sobre el asunto del celibato, el propio Parolin dijo al diario El Universal de Venezuela el año pasado cuando aún estaba fresco su nombramiento.

Siempre se ha dicho que la Iglesia no es una democracia. Pero es bueno, en esos tiempos, que haya un espíritu más democrático en el sentido de escuchar atentamente y creo que el Papa lo ha indicado como un objetivo de su pontificado. Una conducción colegiada de la Iglesia donde puedan expresarse todas las instancias. Luego le correspondería a él tomar una decisión”, afirmó Parolin al diario venezolano.

Desde Nueva York, la organización de Sacerdotes Casados envió una carta al papa Francisco, recordándole que la falta de sacerdotes en muchas zonas del mundo ha obligado a muchas Iglesias a cerrar sus puertas.

Se estima que hay 25 mil sacerdotes casados en Estados Unidos y 150 mil en todo el mundo”, escribió Peter Paul Brennan, presidente de la organización civil International Married Priests Now! “Lo exhortamos a llamarlos de regreso al ministerio”, escribió.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red