Hombre honesto recibe recompensa de 76 mil dólares en Australia

Nadie reclamó unos 100 mil dólares australianos que un hombre encontró en un baño, por lo que un juez decidió darle la mayor parte del dinero.

COMPARTIR 
10/05/2014 16:11 Redacción
Chamindu Amarsinghe recibió del gobierno un total de 76 mil dólares del dinero que encontró en un baño que limpiaba. FOTO: Herald Sun
Chamindu Amarsinghe recibió del gobierno un total de 76 mil dólares del dinero que encontró en un baño que limpiaba. FOTO: Herald Sun

SÍDNEY, 10 de mayo.- Un fallo de un juez australiano concedió a un exconserje y ahora trabajador de un restaurante de comida rápida un total de 76 mil dólares tres años después de que encontrara dinero en un baño que estaba limpiando.

Chamindu Amarsinghe encontró en Agosto de 2011 más de 100,000 dólares australianos (93 mil dólares estadounidenses o un millón 200 mil pesos), y desde entonces nadie reclamó el dinero, según el diario The Herald Sun.

El hombre encontró el dinero en un sanitario de la sede en Sídney de Channel 9, una cadena de televisión australiana.

Había mucho que contar, lo primero que pensé es que se trataba de una broma para mí”, dijo. “Pero cuando toqué los billetes, todos amarillos y verdes, me di cuenta que era dinero de verdad”.

El honesto hombre avisó a su supervisor que a su vez avisó a la policía. Parte del dinero se encontraba en una de las tuberías del baño.

Aunque se vinculó el dinero con un hombre relacionado con el mundo de las drogas, no se encontró culpable a nadie por el caso y el hombre nunca reclamó el dinero.

El magistrado Michael Smith decidió a donde debería de ir el dinero.

No hay razón para que esa honestidad no sea recompensada”, dijo el juez.

El detective Daniel Thorne dijo por su parte que todos los investigadores del caso piensan igual. El hombre estaba con problemas económicos y ni así pensó siquiera en llevarse el dinero sin notificar a las autoridades.

Amarsinghe aún no sabe qué hará con los 76 mil dólares (984 mil pesos) que le concedió el Estado australiano. El resto del dinero irá a las arcas gubernamentales. El hombre ahora trabaja en un restaurante de comida rápida y a la vez estudia en Nueva Zelanda.

Quiero pasar mi vida de una forma normal, encontrar un trabajo en la industria de la tecnología y realizar ese sueño”, dijo. “Soy muy, muy afortunado. No voy a gastarlo”.

rja

Relacionadas

Comentarios