Vuelco político para el Partido del Té

El inicio de la temporada electoral interna quedó marcado por el triunfo de los aspirantes del Partido Republicano

COMPARTIR 
08/05/2014 03:52 José Carreño Figueras
John Boehner superó fácilmente al profesor J.D. Winteregg y al empresario Eric Gurr en las primarias del Partido Republicano. Foto: AP

CIUDAD DE MÉXICO, 8 de mayo.- Los candidatos del sector tradicionalista del Partido Republicano se impusieron con facilidad a los aspirantes presentados por el Partido del Té al inicio de la temporada de elecciones internas para determinar candidatos al Congreso estadunidense.

Las victorias alcanzadas por aspirantes de lo que se considera el aparato político tradicional del partido, en vez de lo que en algún momento pareció el predominio de los ultraconservadores “teístas”, parece marcar tanto una tendencia hacia el centro republicano como la primera palabra de un vuelco político.

Hasta hoy, la amenaza del Partidos del Té de presentar candidatos contra los aspirantes tradicionales, electos o no, había sido un considerable factor de presión para obligar a legisladores de tenencias tradicionalistas hacia posturas de fuerza.

Pero el republicano John Boehner, ahora presidente de la Cámara de Representantes que se burló recientemente de los temores de grupos conservadores, no sólo sobrevivió al reto de los “teístas” sino que más que duplicó la votación de su más cercano competidor.

Periódicos especializados en política, como Politico.com o The Hill destacaron ayer las victorias del aparato y consideraron que eso significa que “los republicanos son más serios y están más energetizados que nunca para buscar un premio que se les ha escapado dos ciclos (electorales): el Senado”.

De acuerdo con analistas republicanos e independientes, uno de los principales problemas que enfrentan aún los republicanos es que los candidatos enviados a los comicios suelen ser atractivos para los militantes en elecciones internas, pero no para el público en general.

Los republicanos controlan desde hace seis años la Cámara de Representantes, pero no han logrado remontar los seis escaños que necesitan para obtener el control del Senado. Se cree, sin embargo, que tienen serias posibilidades en noviembre próximo, en buena parte por el descontento contra políticas del presidente Barack Obama.

Relacionadas

Comentarios