Un joven cubano logra llegar a Estados Unidos en una tabla de surf

Jorge Armando Martínez, de 28 años, logró cruzar el estrecho de Florida aplicando conocimientos de windsurfing en febrero pasado

COMPARTIR 
07/05/2014 18:51 Redacción
 Jorge Armando Martínez cruzó el Estrecho de Florida luego de practicar windsurf por espacio de nueve meses. FOTO: Infobae
Jorge Armando Martínez cruzó el Estrecho de Florida luego de practicar windsurf por espacio de nueve meses. FOTO: Infobae

MIAMI, 7 de mayo.- Jorge Armando Martínez, un joven cubano de 28 años, arriesgo su vida en febrero pasado para poder llegar a Estados Unidos: lo hizo con una simple tabla de surf.

El joven tardó cuatro días en llegar a Florida impulsado por el viento. Cuando unos pescadores lo descubrieron en unos islotes en Cayos Marquesas, Jorge Armando dice que lloró.

Pero, ¿cómo logró su hazaña el joven?

Lo que hice fue empezar a adquirir conocimientos sobre windsurfing, es una increíble velocidad que alcanza uno con ese equipo”, dice Jorge Armando en una entrevista con Infobae.

Jorge Armando salió junto con otras dos personas desde Cuba. El primero de ellos llegó en solo nueve horas, pero él tuvo que esperar al tercero, que se retrasó.

Su equipo de supervivencia consistía en botellas de agua mezclada con un sobre de nutrientes, 10 caramelos, ropa para navegar y protegerse del sol y una brújula de plástico.

El joven llegó a suelo estadounidense deshidratado, cansado, hambriento y con ampollas, pero dice que valió la pena: “Si uno se lo propone lo logras”, dice.

Planeó la travesía por años

El joven dice que desde los 14 años comenzó a conocer sobre otras partes del mundo y a compararla con la situación económica por la que pasaba Cuba. Por años buscó como “idear una solución” para poder viajar fuera de la isla.

Cuando el windsurfing se le vino a la mente, el joven se encontró con un primer obstáculo: el material para armar una de esas tablas que se impulsan por el viento no se puede encontrar en la isla.

Son equipos que en Cuba no existe. Los extranjeros lo traen”, dijo, por lo que le tomó tiempo y dinero para poder armar su equipo para iniciar la travesía. El joven tuvo que vender todas sus cosas y se quedó con lo más básico.

Se escondió para no ser deportado

El joven afirma que cuando el primero del grupo llegó a tierra firme, hizo saber que en total eran tres los que iniciaron la travesía.

A Jorge Armando comenzaron a buscarlo barcos y aviones, pero él supo esconderse para que no lo localizara.

Para entonces, el joven había abandonado la vela y comenzó a remar rumbo a Florida.

El joven estaba al tanto de una regla inmigratoria que permite deportar a todo cubano que sea localizado en el mar, pero que permite regularizar a cualquiera que pise tierra firme.

Una nueva vida en Florida

Ahora, dice, planea iniciar una nueva vida en Florida, donde piensa aplicar sus conocimientos en computación, windsurfing y joyería para ganarse la vida, además de estudiar una carrera universitaria.

Estoy esperando que me llegue el permiso de trabajo, ya estoy estudiando inglés. Yo pienso que lo más difícil fue en el mar, este país es muy bueno, te brinda muchas posibilidades. Todo depende del conocimiento y de las metas que tú te propongas”, dijo a Infobae.

Su siguiente meta es ayudar a su familia. Dice que planea llevar a Estados Unidos a su pequeña hija cuando obtenga la residencia.

rja

Comentarios

Lo que pasa en la red