Marchas, llenas de reclamos en el Día del Trabajo

El presidente de Cuba, Raúl Castro, participó en el desfile en La Habana donde manifestó su apoyo al gobierno de Venezuela

COMPARTIR 
02/05/2014 01:31 AFP, EFE, AP y Notimex

LA HABANA, 2 de mayo.– El incremento del salario mínimo y su equiparación con el costo de vida concentró las principales reivindicaciones de los trabajadores de América Latina, donde además se hizo un llamado a acabar con la informalidad y garantizar las prestaciones sociales, con motivo del Día Internacional del Trabajo.

El presidente Raúl Castro encabezó ayer los actos del 1 de mayo en Cuba, que con desfiles multitudinarios, respaldaron el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela.

Vestido con una tradicional guayabera blanca, Castro saludó desde la tribuna de la Plaza de la Revolución, en La Habana, a la multitud de trabajadores, 600 mil según el estimado oficial, que con pancartas y banderas iniciaron el desfile.

Hacemos patente en este acto nuestro pleno respaldo a la revolución bolivariana, chavista y a su presidente constitucional, Nicolás Maduro, ante las acciones desestabilizadoras de la derecha reaccionaria”, dijo el secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC, única), Ulises Guilarte, en un breve discurso, el único que se pronunció en ese acto.

El propio Castro convocó desde hace un mes a los cubanos a desfilar este día y pidió que “tiemble la tierra cubana” ante el nutrido paso de los trabajadores.

Aumento de sueldos

Aprovechando esta jornada, el presidente de Bolivia, Evo Morales, oficializó, en acuerdo con la Coordinadora Obrera Boliviana (COB), el aumento de 20% del salario mínimo, hasta los 206.8 dólares, y de 10% del salario básico, que superó así la inflación acumulada del año pasado (6.48%).

En tanto, en medio de la ola de protestas antigubernamentales, el vicepresidente venezolano, Jorge Arreaza, proclamó que 93.8% de la población del país tiene empleo, al tiempo que recordó el aumento de 30% del salario mínimo, aprobado hace dos días por el Ejecutivo, que lo situó en los 4,251.78 bolívares (674.88 dólares).

Aún así, los anuncios del gobierno no calmaron los ánimos de los opositores, que aprovecharon este día para volver a salir a las calles y reclamar mejoras salariales, así como un cambio político en el país, a lo que el mandatario Maduro alegó que la revolución bolivariana será “democrática siempre”, aunque condicionó su pacifismo a las acciones de una “minoría de la derecha enloquecida”.

La división entre la Central de Trabajadores de Argentina y el resto de sindicatos por las políticas económicas del gobierno marcó la conmemoración en ese país, donde la presidenta Cristina Fernández dijo que este día se debe celebrar con empleo y no con “amenazas”, después de que un dirigente sindical alertara que defenderían sus puestos de trabajo incluso con “muertos”.

Los trabajadores en Lima, en tanto, reclamaron la regulación legislativa de mejores condiciones laborales, adscritas a un incremento del salario mínimo.

Desde Europa

Ciudadanos de diversas partes de Europa salieron a la calle para manifestarse con motivo del primero de mayo y reivindicar, con carácter general, los derechos de los trabajadores y unos salarios justos.

Los sindicatos alemanes han congregado en las principales ciudades a miles de manifestantes bajo el lema “Un buen trabajo. Una Europa social”, en una jornada en la que han reclamado el fin de las políticas de austeridad y ayudas para combatir el desempleo en el sur de la UE.

Los sindicatos franceses más importantes protestaron en París contra el plan de ajuste presentado por el gobierno socialista, en una jornada en que la líder del ultraderechista Frente Nacional (FN), Marine Le Pen, arremetió contra la Unión Europea (UE).

El primero de mayo en Moscú estuvo marcado por la crisis con la vecina Ucrania, y el alcalde de la capital rusa, Serguéi Sobianin, destacó que este año la fiesta del trabajo es especial, porque por primera vez desde la desintegración de la URSS en 1991, los sindicatos han organizado su marcha en la Plaza Roja, junto a las murallas del Kremlin.

El Día del Trabajo transcurrió  sin incidentes en las principales ciudades italianas, a excepción de Turín, donde se registraron enfrentamientos entre las fuerzas del orden.

Los trabajadores portugueses celebraron el 1 de mayo con protestas contra el incremento de impuestos anunciado ayer por el gobierno luso para el periodo posterior al programa de rescate de la troika.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red