Pro rusos se oponen a acuerdo de desarme

Los separatistas condicionaron el desalojo de los edificios ocupados a la renuncia del gobierno de Turchinov

COMPARTIR 
19/04/2014 05:01 EFE, DPA, AFP, AP y Notimex

DONETSK, 19 de abril.— En pleno desafío al gobierno de Ucrania, los separatistas pro rusos rechazaron el acuerdo alcanzado en la cumbre de Ginebra para intentar desactivar la crisis ucraniana.

El presidente interino ucraniano, Olexandre Turchinov, y su primer ministro, Arseni Yatseniuk, tendían en cambio la mano a los rebeldes, prometiendo una importante descentralización y un “estatuto especial” para la lengua rusa.

Para sorpresa de todos, los jefes de la diplomacia ucraniana, rusa, estadunidense y europea cerraron el jueves un acuerdo en Ginebra para rebajar la
tensión en el país, al borde del estallido tras la insurrección del este, que reclama su integración en Rusia o una “federalización” del país.

El acuerdo prevé el desarme de grupos armados ilegales y la evacuación de edificios ocupados, así como una amnistía para aquellos que entreguen las armas, excepto para los que hayan cometido asesinatos.

El texto estipula también que el proceso constitucional anunciado por el gobierno de transición será “transparente” e incluirá a todas las regiones ucranianas y a todas las entidades políticas.

Pero, atrincherados en la sede de la administración regional de Donetsk, ocupada desde el 6 de abril y donde altavoces entonaban el himno ruso, los insurgentes rechazaron tajantemente el plan.

El gobierno ucraniano volvió a apuntar como garantía a los separatistas una reforma constitucional en el país, tras el acuerdo alcanzado con Rusia, Estados Unidos y la Unión Europea.

“Concederemos un estatus especial a la lengua rusa”, dijeron Turchinov y Yatseniuk.

También se concederán mayores poderes en política fiscal y presupuestaria a los gobiernos locales.

Las fuerzas pro rusas en el este de Ucrania pusieron como condición para su desarme que el gobierno de Kiev detenga
la intervención militar contra su propia población, afirmó el activista Miroslav Rudenko en Donetsk.

Los activistas quieren además tener derecho a una ciudadanía rusa para, llegado el caso, poder pedir ayuda a Moscú.

Se niegan a desalojar edificios

Los rebeldes pro rusos que han ocupado edificios del gobierno en más de diez ciudades de Ucrania advirtieron que no se irán hasta que dimita Turchinov, acabando con las esperanzas de avances que trajo el acuerdo diplomático alcanzado en Ginebra.

Denis Pushilin, de la autoproclamada República Popular Donetsk, dio a conocer
que los insurgentes no reconocen al gobierno de Ucrania como legítimo.

El acuerdo alcanzado en Ginebra busca calmar las tensiones en Ucrania, después de semanas de conflicto desde que el expresidente Víktor Yanukóvich huyó a Rusia en febrero y Rusia se anexó Crimea en marzo.

Pushilin, al hablar en la ocupada sede regional de gobierno en la ciudad oriental de Donetsk, dijo que el nuevo gobierno interino de Ucrania en Kiev, la capital, también está ocupando ilegalmente edificios públicos.

“Este es un acuerdo razonable, pero todos deben desalojar los edificios y eso incluye a Yatseniuk y a Turchinov”, afirmó en referencia al primer ministro y al presidente ucraniano en funciones.

Ucrania programó una elección presidencial para el 25 de mayo, pero Pushilin reiteró un llamado a celebrar un referéndum sobre la autodeterminación de la región de Donetsk el 11 de mayo. Un referéndum igual en Crimea provocó su anexión a Rusia.

Ucrania ha vivido meses de intranquilidad social, primero en Kiev por parte de manifestantes furiosos de que el expresidente Víktor Yanukóvich buscara estrechar los lazos con Rusia en lugar de hacerlo con Europa, y luego en el este de Ucrania por los residentes pro rusos.

Ahora muchos de los edificios en el este que fueron ocupados por los rebeldes —tácitamente apoyados por Moscú— están en manos de hombres armados altamente capacitados, una situación que ha complicado los planes de las autoridades de retomarlos.

“En lo que respecta al desarme, la junta de Kiev ya ha comenzado a violar los acuerdos desde ayer, al anunciar que no va a retirar sus tropas de Slovyansk y Kramatorsk”, señaló Pushilin.

Estados Unidos, por su parte, rechazó con contundencia las declaraciones de separatistas pro rusos de Ucrania que condicionan su desarme.

Piden cumplir pacto

El gobierno español saludó ayer el acuerdo alcanzado en Ginebra y pidió que ahora “los compromisos se conviertan en acciones”.

Por su parte, Rusia ha prometido cooperar para que entreguen las armas y abandonen las dependencias estatales que ocupan desde hace más de diez días.

El gobierno chino también dio la bienvenida al acuerdo e
instó a que “continúen los esfuerzos y se tomen acciones concretas para lograr la resolución de la crisis”.

La portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores, Hua Chunying, hizo esas declaraciones, elogió el consenso alcanzado entre los cuatro bloques y reiteró que China “está comprometida con la resolución política del conflicto en Ucrania”.

EU tomará posiciones

Estados Unidos y Polonia anunciarán la próxima semana el despliegue de fuerzas terrestres estadunidenses en territorio polaco como parte de una expansión de la presencia de la Organización del Tratado del
Atlántico Norte (OTAN) en Europa Central y Oriental en respuesta a los acontecimientos en Ucrania, adelantó ayer el diario The Washington Post.

El ministro de Defensa de Polonia, Tomasz Siemoniak, confirmó la información al diario en una visita a su redacción tras reunirse con el secretario de Defensa, Chuck Hagel.

Tras la publicación del diario, el Pentágono no quiso confirmar aún ningún anuncio.

“Como el secretario Hagel ha dejado claro, seguimos buscando formas de tranquilizar a los aliados de la OTAN de nuestro firme compromiso con la defensa colectiva en virtud del Artículo 5 (del tratado)”, dijo al respecto el portavoz del Departamento de Defensa, John Kirby.

“Para ello, estamos considerando una serie de medidas adicionales para reforzar la preparación aérea, marítima y terrestre en Europa. Algunas de esas actividades serán de forma bilateral con países individuales de la OTAN. Algunos serán desarrollados a lo largo de la propia alianza”, agregó Kirby.

Siemoniak aseguró al Post que la decisión se tomó en el plano político y que los planificadores militares están trabajando en los detalles, que contemplarán una cooperación más intensa en la defensa aérea, fuerzas especiales, ciberdefensa y otras áreas.

Kremlin reconoce que desplegó tropas

El portavoz del Kremlin confirmó ayer, en declaraciones a la televisión Rossia 1, que hay tropas rusas desplegadas cerca de la frontera con Ucrania “a causa de la situación” en ese país.

“Tenemos tropas en diferentes regiones, y hay tropas cerca de la frontera ucraniana. Algunas tienen base ahí, otras fueron enviadas como refuerzo a causa de la situación en Ucrania”, declaró el portavoz, Dimitri Peskov.

El presidente ruso, Vladimir Putin, había negado en varias ocasiones la presencia de tropas, cifradas en 40 mil soldados por la Alianza Atlántica.

“Tenemos tropas en diferentes regiones, y hay tropas cerca de la frontera ucraniana”, reconoció Peskov.

“No se puede uno comportar con Rusia como si fuera una colegiala díscola a la que se pone crucecitas en un papel para señalar los deberes bien hechos”, añadió Peskov.

EU lanza advertencia

Estados Unidos aseguró que si Rusia no aplica el acuerdo alcanzado el jueves en Ginebra y no desaloja a los separatistas pro rusos de los edificios gubernamentales que han tomado en algunas ciudades del este de Ucrania, Moscú sufrirá las consecuencias.

“Vamos a comprobar, en los próximos días, si este acuerdo cuaja, si va a ser implementado. Y creo que la respuesta clara a la pregunta de cuál es la participación de Rusia es que si no juegan un papel aquí, si no se toman las medidas que deben tomar, habrá consecuencias, y habrá consecuencias, sin duda para Rusia”, afirmó la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki.

En su rueda de prensa diaria, cuestionada sobre la capacidad de influencia rusa para realmente rebajar las tensiones con los separatistas, Psaki insistió en que el gobierno de Estados Unidos cree firmemente en que Moscú puede cambiar la postura de los pro rusos en el este ucraniano.

“Hemos hablado en los últimos días, al igual que el presidente (Barack Obama), y como lo ha hecho el secretario (de Estado John) Kerry, sobre la conexión clara y fuerte que vemos entre estos separatistas y Rusia. Así que sí, que sí tienen la capacidad de influir en los separatistas y cambiar la situación sobre el terreno. No hay duda sobre eso”, insistió.

Rusia considera “inaceptables” las amenazas de nuevas sanciones por parte de Estados Unidos, declaró el portavoz del Kremlin.

“Un discurso así es totalmente inaceptable”, advirtió Peskov. “Nuestros colegas occidentales se esfuerzan en atribuir la responsabilidad a nuestro lado”, insistió.

Relacionadas

Comentarios