Remueven Legionarios de Cristo a número dos de Maciel en EU

Luis Garza controlaba las finanzas del instituto religioso a través de una estructura paralela que él mismo creó; padre John Connor asume el cargo

COMPARTIR 
15/04/2014 16:18 Notimex
Luis Garza Medina, fungía como director territorial para la Legión de Cristo en Estados Unidos (Foto: skyscrapercity.com)

La congregación de Los Legionarios de Cristo removió de su cargo a Luis Garza Medina, quien fue vicario en los tiempos del fundador Marcial Maciel y quien llegó a convertirse en el hombre más poderoso del instituto religioso.

El director general del instituto, Eduardo Robles Gil, decidió remover a Garza Medina del cargo de director territorial para la Legión de Cristo en Estados Unidos y nombrar en su lugar al padre John Connor, quien asumirá sus funciones el 1 de mayo próximo.

El nombramiento fue anunciado el pasado 12 de abril con una carta a todos los legionarios del territorio en cuestión.

Aunque el comunicado no habló de remoción, el cambio de Garza se llevó a cabo de forma anticipada (apenas tres años después de haber sido designado) y no tuvo lugar tras una consulta a los miembros, como suele ocurrir.

Además no se le asignó responsabilidad alguna, sólo se informó que “un nuevo puesto será anunciado posteriormente”.

“Recibo con humildad este cargo y pido oraciones a todos en el territorio de Norteamérica. Quiero agradecer especialmente al padre Luis por su liderazgo y ejemplo de fe y de perseverancia en los años pasados”, indicó Connor.

En agosto de 2011, Luis Garza Medina dejó su puesto de vicario general de los Legionarios y fue transferido como superior a Estados Unidos, no obstante en ese tiempo era uno de los personajes más cuestionados dentro de la congregación.

Hasta algunos meses antes era, de hecho, el hombre más poderoso de la Legión, entre otras cosas mantenía su puesto de vicario desde 1992. Desde esa posición privilegiada participó en la cúpula de la institución en tiempos del fundador Marcial Maciel Degollado.

Mantuvo puestos de dirección mientras se perpetuaba el control ejercido por “nuestro padre” (como le llamaban sus seguidores a Maciel), quien en vida cometió toda clase de actos inmorales, entre los cuales se cuentan abusos sexuales contra menores

Garza Medina era una pieza clave en el entramado de la congregación, porque en esos años había logrado adjudicarse hasta cuatro cargos: además de vicario era prefecto de estudios, director territorial en Italia y delegado del director general para las consagradas del Regnum Christi, el movimiento laico.

Pero su poder se extendió más allá: controlaba las finanzas del instituto religioso a través de una estructura paralela que él mismo creó, el Grupo Integer, cuyos jefes sustituyeron totalmente a los legítimos superiores territoriales de la Legión, al menos en materia administrativa.

Desde el reconocimiento por parte del Vaticano de los abusos cometidos por el fundador y la posterior intervención guiada por el cardenal Velasio De Paolis, a petición del Papa Benedicto XVI, un grupo de legionarios “disidentes” insistió en la necesidad de obligar la salida de escena del vicario.

En parte lograron su cometido en 2011, con su marginación de Roma y su envío a Estados Unidos. Sin embargo, ese nuevo encargo representó un mensaje contradictorio, si bien había sido bajado de nivel de todas maneras mantenía una importante responsabilidad.

Su remoción se da pocas semanas después que el Capítulo General de la congregación, el máximo órgano interno, reconociese abiertamente que existió negligencia “de parte de algunos” en la gestión del caso Maciel.

Comentarios

Lo que pasa en la red