Alemania quiere testimonio de Snowden, pero acepta que no puede protegerlo

El gobierno germano reconoce que no puede garantizar que el ex téncico de la CIA se traslade al país y obtenga un permiso de residencia

COMPARTIR 
15/04/2014 10:11 EFE / Fotos: AP y Reuters
Varios políticos alemanes están a favor de que Snowden declare ante la fiscalía de este país por el caso del presunto espionaje de Estados Unidos en Alemania.

BERLÍN, 15 de abril.- El Gobierno alemán reconoció hoy que no puede garantizar que Edward Snowden, el ex técnico de los servicios secretos de Estados Unidos que desveló las tramas de espionaje, se traslade hasta Alemania y obtenga un permiso de residencia.

El vicecanciller alemán, Sigmar Gabriel, también ministro de Economía y Energía, aseguró que está a favor de que Snowden declare ante la fiscalía de este país por el caso del presunto espionaje de Estados Unidos en Alemania.

No obstante, reconoció que Berlín tiene sus limitaciones, pues no puede garantizar que el avión no sea detenido en su viaje de Rusia, donde reside temporalmente Snowden desde el pasado verano, a Alemania al pasar por el espacio aéreo de terceros países.

Citó como precedente el suceso en el que se vio involucrado el año pasado el presidente boliviano, Evo Morales, que degeneró en un conflicto diplomático.

El avión de Morales fue obligado a aterrizar en Viena, lo que Gabriel consideró "contrario a derecho", después de que se le denegase el permiso de vuelo sobre gran parte del territorio europeo ante la sospecha de que en el interior del aparato viajaba Snowden.

El vicecanciller indicó que una vez en territorio alemán sería la justicia, que es independiente, la que decidiría sobre un posible permiso de residencia de Snowden en el país.

Estados Unidos presentó el año pasado una petición preventiva de extradición en Alemania para el caso de que el ex técnico de los servicios secretos decidiese trasladarse a este país europeo.

Snowden, con ayuda de varios periodistas, desveló el programa masivo de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional estadunidense (NSA) y su sistema de escuchas telefónicas a líderes mundiales, entre los que presuntamente se encuentra la canciller alemana, Angela Merkel.

La difusión de estas informaciones causó un revuelo político, mediático y social en Alemania.

jrr

Relacionadas

Comentarios