Prorrusos toman más edificios oficiales en Ucrania; Moscú se deslinda

Manifestantes asaltan sedes de gobierno en las localidades de Zhdanovska y Gorlovka, ignorando el ultimátum lanzado por las autoridades ucranianas

COMPARTIR 
14/04/2014 09:01 EFE / Fotos: AP y Reuters

DONETSK, 14 de abril.- Activistas prorrusos tomaron hoy un nuevo edificio gubernamental en la región de Donetsk, el Ayuntamiento de Zhdanovska, donde los asaltantes izaron la bandera de la autoproclamada "república popular de Donetsk".

Nadie impidió la toma del edificio. Los organizadores del asalto han proclamado que ahora Zhdanovska forma parte de la 'república popular de Donetsk'", informó el diario digital Novosti Donbassa.

En el asalto participó una veintena de personas que no tuvo que hacer uso de la fuerza para acceder al inmueble y hacerse con su control de manera pacífica.

Zhanovska, que se encuentra a unos 40 kilómetros de la capital regional, se suma a Gorlovka, donde los sublevados se hicieron hoy con el control de la sede del Ministerio del Interior.

Los efectivos del orden, que abandonaron el edificio a través del corredor humano formado por los asaltantes, ya han jurado lealtad al nuevo jefe de la policía local, Alexandr Shulzhenko, designado por los sublevados.

Vence ultimátum

El plazo del ultimátum lanzado el domingo a los prorrusos por el presidente interino de Ucrania, Alexandr Turchinov, para que depongan las armas y abandonen los edificios públicos que mantienen ocupados en el sureste venció hoy a las 09.00 hora local (06.00 GMT).

Turchinov, quien anunció anoche que empleará el Ejército para restaurar el orden, firmó un decreto que garantiza que no se perseguirá judicialmente a quienes acaten el ultimátum en caso de que no hayan herido o matado a otros ciudadanos.

Rusia reaccionó al ultimátum del Gobierno de Kiev con una declaración de su cancillería que tachó de "criminal" la decisión de Turchinov de utilizar el Ejército para aplastar "manifestaciones pacíficas".

Moscú niega participación

Rusia volvió a negar hoy que esté alimentando la violencia en el este de Ucrania o que tenga agentes infiltrados allí para provocar las protestas.

No hay allí agentes ni del GRU (servicio secreto militar) ni del FSB (el servicio secreto interior)", afirmó en Moscú el ministro del Exterior ruso, Serguei Lavrov.

No nos inmiscuimos en los asuntos internos de Ucrania, eso va en contra de nuestros intereses", destacó el funcionario.

Estados Unidos y Ucrania acusan a Rusia haber provocado la ocupación de edificios públicos en el este del país por parte de hombres uniformados aunque sin distintivos, para desestabilizar la situación.

También la viceportavoz del gobierno alemán Christiane Wirtz aseguró hoy que su gobierno ve "muchos" indicios de que Rusia apoya a los grupos separatistas armados en el este de Ucrania.

Cuando se ve el uniforme y las armas de algunos miembros de este grupo queda claro que apenas puede tratarse de un grupo de autodefensa civil que ha surgido de manera espontánea", declaró la viceportavoz de la canciller Angela Merkel.

Las autoridades ucranianas aseguraron el domingo haber detenido a varios agentes secretos rusos infiltrados.

Si hay hechos, no tengan reparos en presentarlos", aseguró Lavrov.

El ministro advirtió a Occidente que no es el momento de "sacar músculo". Si alguien anima al gobierno de Kiev a usar el Ejército contra la protesta en el este, tiene que asumir la total responsabilidad por ello, dijo.

También acusó a los países occidentales de hipocresía.

Cuando había violencia en Maidan (la plaza de Kiev con las protestas pro-occidentales), que acabó con decenas de muertos, lo llamaban democracia. Pero a las protestas pacíficas en el sur y el este las llaman ahora terrorismo", declaró.

La UE amenaza a Rusia con más sanciones 

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea (UE) amenazaron hoy con aplicar más sanciones a Rusia si continúa escalando la tensión en la crisis ucraniana, y dejaron claro que continúa la preparación de medidas restrictivas para la economía rusa.

La jefa de la diplomacia de la UE, Catherine Ashton, expresó su "creciente preocupación" por los últimos acontecimientos en regiones del sureste de Ucrania, donde activistas prorrusos han tomado edificios gubernamentales.

Ashton, a su llegada al consejo de ministros de Exteriores de la UE en Luxemburgo, insistió en la necesidad de volver a la calma y que se utilicen métodos democráticos para hacer las reivindicaciones.

Puso sus esperanzas en que la reunión en la que participará el próximo jueves en Ginebra junto a sus homólogos ruso, ucraniano y estadunidense sirva para hablar sobre cómo reducir la tensión.

Para el ministro holandés, Frans Timmermans, "hoy es muy pronto" para pasar a una tercera fase de sanciones económicas a Moscú, pero consideró que "tenemos que estar bien preparados".

Veremos con la Comisión Europea (CE) y el Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) cómo va la preparación (de esas medidas). Espero de verdad que Rusia vea una salida a la situación y no continúe escalando la tensión", dijo.

El responsable luxemburgués, Jean Asselborn, rechazó rotundamente ir a las sanciones económicas y argumentó que "no van a resolver el problema", al tiempo que afirmó que los ministros europeos se centrarán hoy en garantizar que la reunión de Ginebra "tenga lugar y que lo haga en un clima sereno".

Apoyo el diálogo, es el único camino posible", indicó por su parte la ministra italiana, Federica Mogherini, a quien tampoco le pareció que hubiese llegado el momento de pasar a la fase tres.

Más contundente se mostró el ministro británico, William Hague, para quien "no hay ninguna duda" de que la escalada de tensión en el sureste ucraniano "es algo planeado por Rusia" y "muy peligroso".

Hague dijo que los ministros discutirán hoy "nuevas sanciones a individuos" y recordó que se está preparando una tercera ronda de sanciones a Moscú, tal y como solicitaron los líderes de la Unión en su última cumbre de marzo, pero afirmó que su aplicación "dependerá del curso de los acontecimientos".

Los funcionarios también tratarán la posibilidad de que el SEAE envíe una misión de expertos a Ucrania "para ver cómo la UE puede evaluar sobre el terreno en materia de seguridad y aplicación de la ley" y, en el contexto de sus informes, considerar el envío de una misión acorde a la Política de Defensa y Seguridad Común.

El ministro polaco, Radoslaw Sikorski, afirmó que "más sanciones son posibles si no hay una bajada de la tensión", a la vez que pidió estudiar las opciones si Rusia interrumpe el suministro de gas a través de Ucrania.

jrr

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red