Administración de Maduro cuenta con respaldo militar

El jefe del ejército dijo que las voces que exigen poner fin al gobierno del presidente de Venezuela vienen del extranjero

COMPARTIR 
14/04/2014 05:15 EFE
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y su esposa, Cilia Flores, en el palacio presidencial durante la conmemoración del intento de golpe de Estado de 2002. Foto: AFP

CARACAS, 14 de abril.– El principal jefe militar venezolano, el general Vladimir Padrino, dijo ayer que es “irrespetuoso” y “subversivo” pedir a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) dar un golpe de Estado contra el presidente, Nicolás Maduro.

Son llamados subversivos, irrespetuosos” que provienen, entre otros, de antiguos jefes militares que principalmente viven “en el exterior y subestiman, definitivamente, la conciencia patriótica y constitucional que tiene la FANB” y que también reflejan “un grado de subestimación al pueblo”, dijo Padrino en el canal Televen.

El jefe del Comando Estratégico Operacional (CEO) de la FANB recordó en la entrevista en esa emisora privada de Caracas que los llamados en ese sentido encontraron eco en tres generales de la Aviación, como lo reveló Maduro el 25 de marzo
pasado.

Pero decir por ello, remarcó Padrino, que se escucha “un ruido de sables sería ir muy lejos”, ya que “el golpe continuado” que coincide con Maduro está en marcha contra el gobierno, se limita a unos pocos dirigentes de la oposición política y empresarial.

Maduro dijo el pasado día 25 que oficiales de mandos medios “vinieron alarmados a denunciar que se les estaba convocando a un golpe de Estado” y que inmediatamente apresaron a esos tres generales, cuyas identidades tampoco fueron reveladas por Padrino.

El general añadió que uno de los generales confesó que se involucró porque se le ofreció un cargo importante “en una eventual transición”, de caso de triunfar el “golpe de Estado continuado” que, opinó, actualmente “está en pleno desarrollo” contra Maduro.

Aludió con ello a las protestas callejeras que se repiten a diario desde el 4 de febrero pasado, algunas de las cuales han derivado en hechos de violencia en las “guarimbas” (barricadas), donde o alrededor de ellas han muerto 41 personas.

Investigan a 97 agentes por violar derechos humanos

La oposición y activistas de derechos humanos acusan de represión principalmente a la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada), que forma parte de la FANB, a lo que Padrino respondió que la defensa y el respeto de los derechos humanos está en la “esencia” de una institución castrense que llamó “humanista”.

Sin embargo, admitió “algunos excesos” y reveló que por ello “hay 97 investigados” que son miembros de la FANB y de la Policía Nacional acusados de “tratos crueles y torturas”.

Esto –prosiguió–, sobre la base de 20 mil o 22 mil funcionarios actuando bajo esa presión y esa violencia opositora representa sólo 0.4% de toda la fuerza pública que ha actuado contra toda esta violencia”, además de que “ningún soldado nuestro ha recibido instrucción de torturar, maltratar, vejar o mucho menos matar”.

El jefe del CEO destacó que los uniformados tienen órdenes de disolver las protestas violentas desprovistos de “armamento letal”, pese a lo cual del total de fallecidos “26 son por armas de fuego”.

“Cuando la fuerza pública sale a contener tácticamente, y por instrucción del presidente Maduro para acabar con esto, sale sin armas letales; sale con sus escudos, sus escopetas, con munición de polietileno”, aseguró.

Por tal motivo, dijo, la violencia de grupos radicales recibe el mayoritario “rechazo de la sociedad venezolana, incluso opositora al gobierno”.

“Esta locura, esta violencia inducida, lamentable, triste que se ha esparcido por algunos municipios (...) tiene que acabarse”, ya que “sería muy peligroso que a partir de estos intentos de golpes de Estado caigamos en una espiral de violencia que nos lleve a una guerra entre nosotros, que es lo que se ha buscado”, remató.

Venezuela vive una situación de protestas antigubernamentales desde el 4 de febrero pasado que han dejado, en algunos casos, sucesos violentos con un saldo de 41 muertos.

 

Los chavistas ocupan calles de Caracas

Simpatizantes del gobierno, entre ellos miles de militares, recorrieron ayer las calles de la capital venezolana para conmemorar el 12 aniversario del retorno al poder del fallecido presidente Hugo Chávez después de una intentona golpista en su contra.

“Felicitaciones a nuestra patria hoy 13 de abril, día de resurrección y victoria, día de unión cívico-militar, día de amor y lealtad a Chávez”, escribió el presidente Nicolás Maduro en su cuenta en Twitter.

El intento de sacar a Chávez del poder ocurrió el 11 de abril de 2002 después de protestas callejeras en la capital en las que murieron 19 personas y varios centenares resultaron heridos.

El gobernante fue capturado por militares sublevados, pero fuerzas leales lo reinstalaron en el poder el 13 de abril.

Los actos conmemorativos ocurren en el marco de dos meses de violentas protestas antigubernamentales, que según el presidente Maduro son parte de un plan de la oposición para promover un golpe de Estado como sucedió contra su predecesor.

“Aquí se convocan manifestaciones violentas que provocan caos e ingobernabilidad para derrumbar un gobierno legítimo”, dijo Maduro, quien repetidamente compara las manifestaciones en su contra los sucesos de abril de 2002.

“Si viene otro 11 (de abril), está bien. Saldremos como el 13, multiplicados por mil. Pero no debe haber otro golpe de Estado en este país, más nunca”, indicó Maduro la víspera.

Portando banderas, afiches de Chávez e imágenes del líder guerrillero Ernesto Che Guevara, los seguidores del oficialismo marcharon al ritmo de música festiva rumbo al palacio de gobierno en el centro de Caracas, donde se concentraban a la espera de que Maduro pronunciara un discurso.

 

 

Comentarios

Lo que pasa en la red