Las tensiones siguen al alza en Ucrania

Pro rusos armados, que ocupan la sede de los Servicios de Seguridad de Ucrania, tomaron a 60 personas como rehenes

COMPARTIR 
09/04/2014 00:57 AFP, AP y Reuters
Un grupo de legisladores comunistas se agarró a golpes con los  de derecha durante una sesión parlamentaria en Kiev. Foto: AP
Un grupo de legisladores comunistas se agarró a golpes con los de derecha durante una sesión parlamentaria en Kiev. Foto: AP

DONETSK, 9 de abril.— El gobierno ucraniano luchaba ayer por mantener el control de las regiones en el este del país mientras que las tensiones continuaban en aumento en tres ciudades.

Aunque las autoridades lograron recuperar sus oficinas regionales y detuvieron a decenas de manifestantes pro rusos en una ciudad, los radicales mantenían a 60 personas como rehenes y los amenazaban en otra.

Separatistas con armas y explosivos desafiaban a los rehenes dentro de un edificio del servicio de seguridad en la ciudad de Luhansk, señaló el Servicio Ucraniano de Seguridad.

No estaba claro quiénes eran los rehenes o si eran empleados de seguridad. El edificio fue tomado el domingo por manifestantes pro rusos armados.

La madrugada de ayer las autoridades ucranianas lucharon contra los manifestantes pro rusos y retomaron el control de un edificio gubernamental en Járkiv, la segunda mayor ciudad del país, echando a los manifestantes y deteniendo a decenas de personas.

En Donetsk, una ciudad 250 kilómetros al sur, los manifestantes continuaban por tercer día consecutivo en el edificio de la administración regional de 11 pisos y comenzaron a declarar su propio gobierno.

Serhiy Taruta, gobernador de Donetsk, se mofó de la revuelta en el estado.

“Lo considero un teatro del absurdo” señaló. “Se trata simplemente de artistas actuando, lo más grave es que cada vez tienen menos público”.

Las tres ciudades que se han visto en medio de los disturbios están en el este de Ucrania, donde hay mucha hostilidad contra el gobierno que asumió el poder en febrero tras la salida del presidente Víktor Yanukóvich, quien era cercano al Kremlin.

Aunque las autoridades interinas de Ucrania han logrado algo de éxito al controlar los enfrentamientos que sacudieron las provincias el pasado domingo, el descontento que va en aumento amenaza con debilitar los planes para tener elecciones presidenciales el 25 de mayo.

Al dirigirse al Parlamento en Kiev, el presidente interino, Aleksander Turchínov, informó que las fuerzas de seguridad tomaron el control del edificio de la administración de Járkiv la madrugada de ayer y que varios policías resultaron heridos en los enfrentamientos con los separatistas.

El ministro del interior, Arsen Avakov, precisó en su página de Facebook que se trató de una “operación antiterrorista”.

En una sesión brevemente interrumpida por un altercado, el Parlamento también votó para hacer más estrictas las sanciones para aquellos que amenacen la seguridad social de Ucrania imponiendo condenas a prisión de hasta cinco años por separatismo.

En Donetsk había pocas señales de que las fuerzas oficiales tuvieran algún plan inmediato para liberar el edificio de la administración regional.

Por otra parte, altos funcionarios de la UE, Rusia, EU y Ucrania se reunirán la próxima semana para discutir la situación de Ucrania. Será el primer encuentro de cuatro vías desde que estalló la crisis.

Relacionadas

Comentarios