Polémico reverendo colaboró con el FBI

El defensor de los derechos civiles Al Sharpton fue obligado a grabar a integrantes de la mafia de Nueva York

COMPARTIR 
08/04/2014 01:48 José Carreño Figueras
El reverendo Al Sharpton fue señalado por relacionarse con personas involucradas con el crimen, entre ellas el promotor Don King (foto). Foto: AFP

CIUDAD DE MÉXICO, 8 de abril.- El polémico reverendo negro Al Sharpton, que en los últimos 30 años protagonizó una serie de escándalos para erigirse en un campeón de derechos civiles, se vio obligado a rechazar ayer otro título a su historial: informante para la policía federal.

“Nunca se me dijo que hubiera sido un informante... si eres una víctima no eres un informante, sino una víctima tratando de protegerse”, declaró Sharpton al responder a afirmaciones de que habría colaborado con la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) en los 80 y 90 en investigaciones sobre la “Familia Genovese”, una de las más temidas de la mafia en Nueva York.

De acuerdo con la organización informativa de internet The Smoking Gun (La Pistola Humeante), que se especializa en temas policiales, pero enfatiza en la relación de personalidades públicas con la ley, Sharpton colaboró con otras agencias.

La información afirma que Sharpton recibió el nombre clave de “CI-7” y que llevó un portafolios equipado con una grabadora por el FBI a un número de entrevistas con miembros de la “Familia Genovese”.

“Sharpton sólo fue una fuente de información”, aseguró el sitio al precisar que el predicador declinó confirmar o negar su participación; en otras ocasiones ha dicho que colaboró con las autoridades para combatir a vendedores de drogas.

“Si se cree el recuento de Sharpton, era sólo un ciudadano preocupado que voluntariamente (y brevemente) caminó del brazo con agentes federales, tal vez corriendo peligro en el proceso” , consignó la fuente.

Pero la misma organización anotó que “la otra explicación” para la cooperación –una que ha sido unánimemente ofrecida por agencias policiales conocedoras– presentaría al reverendo bajo una luz menos noble.

“Preocupado de que podría enfrentar acusaciones criminales, Sharpton optó por el camino de la autopreservación e hizo lo que pedía el FBI, que es usualmente como alguien es empujado a grabar repetidamente a un pandillero mientras discute asesinato, extorsión y usura”, añadió.

Según el reporte, Sharpton creyó que no tenía más opción que ayudar al FBI, toda vez que el reverendo tuvo tratos con personas vinculadas al crimen organizado, incluso el promotor de boxeo Don King y elementos de la industria del entretenimento, especialmente cantantes y grabadoras de discos.

Durante su tiempo como informante y sus tratos con Don King, Sharpton fue uno de los organizadores de una gira de los hermanos Jackson, de los que recibió 500 mil dólares para la distribución de boletos gratuitos para pobres en 22 ciudades.

Sharpton fue denunciado entonces, pero nunca fue acusado formalmente de haber “extorsionado” a los Jackson y de haber hecho reventa con los boletos de distribución gratuita.

El reverendo es considerado hoy una persona muy influyente con el gobierno del presidente Barack Obama, pero a mediados de los 80 era visto como proclive a crear escándalos para conseguir notoriedad. Uno de sus métodos predilectos era denunciar el racismo y la brutalidad policiaca.

Relacionadas

Comentarios