Alistan ayuda para afectados por sismo en Chile

La presidenta Michelle Bachelet visitó las zonas más golpeadas por el terremoto de 8.2 grados Richter que azotó ese país

COMPARTIR 
03/04/2014 02:11 Reuters
Algunos caminos de Iquique tuvieron que ser cerrados pues el terremoto provocó que algunas carreteras se abrieran. Foto: AFP
Algunos caminos de Iquique tuvieron que ser cerrados pues el terremoto provocó que algunas carreteras se abrieran. Foto: AFP

IQUIQUE, 3 de abril.- Las actividades en Iquique y Arica en el norte chileno volvieron ayer lentamente a la normalidad tras un terremoto de magnitud 8.2 grados Richter que destruyó lanchas de pescadores y causó daños en unas 2,500 viviendas y varias carreteras.

El terremoto dejó seis muertos, incluido un ciudadano de Perú, y tres heridos graves. También hubo daños en algunas zonas como en una caleta de Iquique y en algunos locales de venta de comida en Arica.

Entre las localidades más dañadas figura Huara donde unas 70 casas se desmoronaron y otras quedaron inhabitables.

En Caleta Riquelme, en Iquique, pedazos de madera y utensilios de pesca se mecían al compás del oleaje mientras los pescadores miraban con pena la pérdida de sus herramientas de trabajo.

En la salida sur de Iquique, en la comuna de Alto Hospicio, unas 2,500 viviendas quedaron inhabitables o en peligro de venirse abajo, informó su alcalde Ramón Galleguillos.

El terremoto tuvo su epicentro en el mar frente a las costas de Iquique y dio pie a una alerta nacional de tsunami que hizo que unas 900 mil personas tuvieran que evacuar sus hogares en plena noche a lo largo de 4,000 kilómetros de costas.

La alerta se levantó paulatinamente hasta que concluyó en Iquique donde 90 mil personas pasaron la noche en zonas altas.

La presidenta Michelle Bachelet visitó ayer varias zonas afectadas y permanecería en el área hasta hoy.

“Estamos acá para enterarnos de la difícil situación que han vivido los chilenos desde el 16 de marzo, no ha sido fácil por los sismos que han ocurrido. El gobierno está para apoyarlos”, afirmó.

Bachelet dijo que el gobierno se ocupará de ayudar a todos los afectados, en especial a los pescadores y pobladores, y su ministro de Hacienda Alberto Arenas señaló que no habrá restricciones de presupuesto.

La administración de Bachelet fue muy cauta en el levantamiento de la alerta del tsunami, pues en su primer gobierno no alertó de un asolador maremoto que siguió a un terremoto de 8.8 grados Richter que causó la muerte a 526 personas y la desaparición de 25.

A lo largo del día se reportaron varias réplicas, pero la más fuerte se registró a las 22:58, hora local, y fue de 6.6 grados en la escala de Richter, según el Servicio Sismológico de la Universidad de Chile.

Relacionadas

Comentarios