Ganan terreno las chicas rudas en Estados Unidos

Industrias como la del juguete o la cinematográfica, así como jóvenes en internet, le están apostando a las chicas rudas y comienzan a dejar de lado a las princesas.

COMPARTIR 
30/03/2014 08:00 María Fernanda Navarro

CIUDAD DE MÉXICO, 30 de marzo.- Taylor The Terror Guerra tiene 13 años y practica el jiu-jitsu, un arte marcial japonés que utiliza técnicas de defensa como patadas, rodillazos y estrangulamientos. La adolescente de complexión delgada y rasgos finos tiene más de 17 mil seguidores en Facebook y los videos en los que somete a sus contrincantes, generalmente chicos, causan sensación en la red social.

La agilidad y fuerza de Taylor genera comentarios de admiración en cada uno de los videos o imágenes en posiciones de combate que coloca en su página oficial. Algunos de ellos afirman que la chica es una inspiración para las niñas de su edad.

Pero la joven combatiente de jiu-jitsu, que vive en Illinois, no es la excepción cuando se trata de adolescentes admiradas por la sociedad estadunidense debido a sus aptitudes físicas y destreza mental.

Las estrellas de la industria del entretenimiento infantil en Estados Unidos como Katniss Everdeen, protagonista de Los Juegos del Hambre; Merida, la princesa rebelde de la cinta de Disney, Valiente; y Anna y Elsa, las complejas hermanas de la galardonada Frozen, son el nuevo modelo a seguir para las niñas de esta nación, que hasta hace poco favorecían a los tradicionales filmes protagonizados por princesas.

La aparición y popularidad de estos nuevos modelos femeninos en los medios de comunicación plantean interrogantes a analistas de comportamientos sociales y de género. Y es que las recientes heroínas femeninas, algunas ficticias y otras de la vida real son mujeres que calzan botas, tienen el cabello alborotado y sus historias narran el rechazo al rol que les fue asignado por la sociedad en la que crecieron.

¿Es ésta una señal del cambio en los roles de género femeninos tradicionales en ese país?

De acuerdo con Rosalind Barnett, miembro de Women’s Studies Research Center en la Universidad de Brandeis en Massachusetts, las nuevas historias en Hollywood responden a los cambios sociales que permiten a las niñas ejercer diversas actividades a las que tradicionalmente no tenían acceso.

“Lo que ocurre es que los estereotipos que existen en un país como éste (EU), otorgan mucho valor a lo que las niñas no pueden hacer en lugar de aquello a lo que sí tienen acceso. Y definitivamente eso está cambiando en nuestro país, lo podemos observar en las actividades deportivas en que muchas están incursionando, como el futbol soccer, artes marciales y muchas más”, explicó Barnett en entrevista telefónica con Excélsior.

Barnett consideró que lo anterior no significa que esté ocurriendo un cambio de preferencias en la población de menores en EU: “es claro que se ha engrosado la lista de actividades a las que las pequeñas pueden acceder, podemos decir que son actividades más agresivas, de la misma forma en que las heroínas de la televisión tienen más poder físico”.

Se suman fabricantes

La aceptación popular de estas heroínas no ha pasado desapercibida para los fabricantes de juguetes que ya comercializan artículos más agresivos, de acuerdo con un reportaje de The New York Times.

La compañía de juguetes Hasbro, por ejemplo, lanzó la línea de armas de plástico Nerf Rebelle, integrada por arcos, ballestas y “mini armas” decoradas con colores pastel, aptas para niñas mayores de ocho años.

La investigadora del Women´s Studies Research Center calificó de positivo este cambio: “ahora las chicas tiene más opciones y eso es un punto positivo; en el pasado los juguetes para niñas se limitaban a muñecas y cocinetas. Habrá las que prefieran jugar con esos artículos todavía, y para las que eso resulte aburrido ya existen otras opciones”.

Imran Siddiquee, vocero de The Representation Project, una organización estadunidense que expone los estereotipos de género y los efectos negativos que estos provocan, considera que si bien las compañías están comprendiendo que hay un mercado de juguetes agresivos para niñas, éstos continúan con el reforzamiento de estereotipos femeninos.

“Las armas para niñas siguen siendo rosas; ¿por qué asumimos que una línea de juguetes femeninos tiene que fabricarse en tonos de rosas o morados?”, cuestionó en entrevista con este rotativo.

Sin embargo, Siddiquee también piensa que el cambio de actitud en las protagonistas femeninas hollywoodenses marca una diferencia: “sobre todo en los grandes estudios y en una industria que sólo destina 15% de los roles protagónicos a mujeres y mejor aún si esas historias empoderan a los personajes femeninos o las hacen las heroínas”.

El vocero de The Representation Project destacó que los medios de comunicación ejercen fuerte influencia en los jóvenes y niños estadunidenses si se toma en cuenta que en promedio pasan 31 horas a la semana frente a la televisión y tres horas viendo películas.

“Es importante que los medios de comunicación hagan un mejor trabajo representando a hombres y mujeres que no necesariamente actúan de acuerdo con los roles de géneros asignados por nuestra sociedad”, afirmó.

Las mujeres también evolucionan

Otro aspecto que revela el cambio en los roles de género son las expectativas profesionales de las mujeres jóvenes estadunidenses que, de acuerdo con un estudio del Pew Research Center, sobrepasan al número de hombres que consideran muy importante desempeñar una profesión bien remunerada.

De acuerdo con los resultados del estudio “66% de las mujeres entre 16 y 34 años posicionan a la carrera profesional como la prioridad más importante, comparado con 59% de hombres de la misma edad”.

Roselind Barnett considera que un factor más que impulsa el cambio de conductas y expectativas entre las niñas de ese país es la participación cada vez más amplia de mujeres en diversos sectores laborales.

“Tenemos a mujeres médicos en el servicio armado defendiendo al país, o en posiciones de alto poder político, todas estas áreas que a veces tienen una gran exposición en televisión y que muestran a las niñas que hay una gran variedad de campos en los que se pueden desempeñar.”

Mujeres como la exsecretaria de Estado de EU Hillary Clinton, posible candidata para las elecciones presidenciales de 2016, Nancy Pelosi, líder demócrata en la Cámara de Representantes y Condoleezza Rice, exsecretaria de Estado de EU entre 2005 y 2009, gozan de un alto perfil mediático además de nutridas carreras políticas, lo que las ha convertido en un punto de referencia para las mujeres de este país. Ellas también han dejado de lado los formalismos para ser como desean.

Sin embargo, Imran Siddiquee dice que las representantes políticas estadunidenses siguen siendo minoría: “20 por ciento de las personas que nos representan en puestos políticos son mujeres, pero lo más preocupante es que esas mujeres sobre todo las que tienen un alto perfil político son constantemente juzgadas por su forma de vestir, su físico o sus cortes de cabello.”

“Va a ser necesario hacer múltiples cambios culturales para eliminar los estereotipos de género que afectan no sólo a las niñas de nuestro país sino también a los niños”, agregó Siddiquee.

 

Relacionadas

Comentarios