Abren nuevo juicio a japonés condenado a muerte en 1968

El juez reconoció que los investigadores podrían haber falsificado la evidencia y se pronunció por la liberación del reo

COMPARTIR 
27/03/2014 08:55 Notimex
Foto: ESPECIAL
Foto: ESPECIAL

TOKIO, 27 de marzo.- Un ex boxeador profesional japonés condenado a muerte en 1968 por el asesinato de una familia de cuatro miembros, enfrentará un nuevo juicio tras exámenes de ADN que muestran que el verdadero responsable es otro.

El Tribunal de Distrito de la sureña ciudad costera de Shizuoka reabrió el caso de Iwao Hakamada, de 78 años de edad de los cuales ha pasado 48 en prisión, e inclusive lo podría liberar si no se presenta una apelación.

El presidente del tribunal, Hiroaki Murayamam, aprobó los resultados de ADN que muestra que la sangre proveniente de cinco prendas de ropa usadas por el criminal, es diferente de la de Hakamada.

El juez reconoció que los investigadores podrían haber falsificado la evidencia y se pronunció por la liberación del reo, lo que apoyó Amnistía Internacional de Japón, que pidió a los fiscales no apelar la decisión.

Por su parte la Fiscalía Pública de Shizuoka consideró sorprendente la decisión y anunció consultas a colegas de Tokio sobre la conveniencia de presentar una apelación.

Esta es la sexta ocasión desde el fin de la II Guerra Mundial, que un tribunal aprueba un nuevo juicio de un sentenciado a muerte. En cuatro de los cinco casos anteriores la nueva sentencia fue absolutoria.

Hakamada fue detenido y acusado en agosto de 1966 por robo, asesinato e incendio por la muerte de los cuatro miembros de una familia cuyos cuerpos fueron encontrados en su casa que había sido incendiada.

El ex boxeador negó las acusaciones, y tras 20 días de interrogatorio se declaró culpable, para luego retractarse bajo el argumento de que había sido golpeado.

La familia asesinada era la del director de la planta procesadora de soya donde Hakamada trabajaba y vivía, recordó un despacho de la agencia Kyodo.

El ex boxeador fue condenado a muerte en 1968, sentencia confirmada por el Tribunal Superior de Tokio en 1976 y por el Tribunal Supremo en 1980.

En 1994 una solicitud de nuevo juicio fue rechazada, lo que confirmó el Tribunal Superior de Tokio en 2004 y ratificó el máximo tribunal japonés en 2008, pero su hermana Hideko, de 81 años, presentó una segunda moción que ahora próspera.

 

mef

Comentarios

Lo que pasa en la red