Retrato hablado:  Dmytro Firtash, un enigmático empresario

De este hombre, dueño de empresas dedicadas al gas y al petróleo, se conoce muy poco, pero seguido se especula sobre una presunta relación con la mafia rusa

COMPARTIR 
23/03/2014 02:28  José Carreño Figueras
Ilustración : Abraham Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, 23 de marzo.- Cuando el millonario ucraniano Dmytro Firtash fue arrestado el 12 de marzo en Viena, las reverberaciones en torno a su arresto alcanzaron lo mismo al Kremlin que a las Islas Vírgenes.

Firtash fue detenido por sospechas de pagos ilegales y en torno a la formación de un grupo criminal vinculado con negocios internacionales.

Supuestamente vinculado lo mismo con políticos que con grupos del crimen organizado, Firtash afirmó que su arresto es un error y depositó el jueves una fianza “récord” por 174 millones de dólares para ser liberado, aunque no puede salir de Austria.

“El arresto no fue coincidencia”, aseguró el exembajador estadunidense William Taylor a la revista Foreign Policy.

De acuerdo con un cable diplomático secreto estadunidense, divulgado por WikiLeaks, Firtash habría estado vinculado además con la mafia rusa, en concreto con el jefe Semyon Mogilevich, que está en la lista de “los diez más buscados” por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) estadunidense.

Pero si bien Firtash puede ser parte de eso, puede ser también mucho más. De entrada, de acuerdo con la revista Foreign Policy, por más de una década Firtash “no sólo fue uno de los más ricos oligarcas de Ucrania, sino el principal conducto para el asombrosamente provechoso y legendariamente corrupto comercio de gas entre Rusia y Ucrania”.

Nacido el 2 de mayo de 1965 en Bohdanivka, un municipio del distrito de Ternopil Oblast, en Ucrania, Firtash empezó en los negocios a principios de los 90, cuando terminó su servicio militar. Poco se sabe de él, excepto lo que cuenta, y de que está casado con Lada Firtash y tiene tres hijos.

En la principal de sus empresas pasó las primeras décadas de su vida: la provincia de Energía, sin embargo, no es su único interés. Está involucrado también en medios, bienes raíces, banca, industria química y si los rumores son ciertos, se le considera como uno de los principales aliados del destituido presidente Víktor Yanukóvich y sus vínculos podrían alcanzar incluso al presidente Vladimir Putin.

De creer a Forbes, en un texto firmado por Agustino Fontevecchia y Yuri Aksionov en marzo de 2014, “es difícil estimar con precisión cuánto posee Firtash de los negocios que controla. Mientras no hay evidencia dura de que sus apoyos sean Putin o el crimen organizado ruso, fuentes con las que hemos hablado en Ucrania a través de los años insisten en que su dinero no es todo suyo”.

Firtash registró algunos de sus negocios en las Islas Vírgenes y aunque nadie duda que esté entre el grupo de los “oligarcas”, la propia Forbes afirmó que “apenas” llega a 500 millones de dólares.

Con todo, sus empresas tienen presencia en Ucrania, Alemania, Italia, Chipre, Tajikistán, Suiza, Hungría. Austria y Estonia. En 2010 buscó la consolidación del negocio del nitrógeno, esencial para la manufactura de fertilizantes, es propietario también de un banco y tiene intereses significativos en la industria del titanio.

La historia de Firtash no es muy distinta a la de otros “oligarcas” surgidos al amparo de la disolución de la Unión Soviética y los movimientos de privatización que sacudieron a Rusia y los países sucesores.

“Tras el colapso de la economía comunista centralmente planificada a comienzos de los años 90, los bienes que pertenecieron al Estado fueron privatizados y de esta forma unos pocos alcanzaron un enorme poder económico”, recordó un análisis de la agencia de prensa alemana DPA.

La DPA puso como ejemplo a Rinat Ajmetov, que empezó en 1995 con la fundación del banco Dongorbank. Luego compró decenas de empresas del sector acerero y metalúrgico y después amplió su imperio a los medios y empresas de telecomunicaciones, a los que se unieron proveedores energéticos estatales durante la presidencia de Yanukóvich. Según la revista Forbes, su fortuna en 2013 era de 15 mil millones de dólares.

Ajmetov y Firtash tienen algo más en común: ambos aprovecharon sus vínculos con el partido comunista para llegar a la riqueza capitalista.

Pero algunos, incluso el exjefe de los Servicios de Seguridad de Ucrania (SBU) y actual presidente interino de Ucrania, Oleksandre Turchynov, creen que Firtash puede ser la cara pública del crimen organizado de Ucrania o incluso de la mafia rusa en el país.

De acuerdo con la historia pública, Firtash comenzó también en los 90 en el comercio de conservas y coches, en especial de Ucrania a Uzbekistán. Posteriormente se inició en el tráfico de gas de Turkmenistán por comida de Ucrania, que en ese momento enfrentaba problemas de suministro del combustible.

La misma DPA consignó que “se hizo conocido ante la opinión pública como copropietario de la firma RosUkrEnergo, que controlaba el comercio de gas entre Ucrania y Rusia. Firtash Group DF producía también abono e incluía además la conocida emisora de televisión Inter”.

La creación de la firma, el 22 de julio de 2004, ocurrió cuatro días antes de una reunión en Yalta entre Putin y Leonid Kuchma, el hombre fuerte ucraniano derrocado por la “Revolución Naranja” que en 2005 evitó la llegada al poder de un personaje conocido como Víktor Yanukóvich, afirmó Foreign Affairs.

La revista afirmó que la razón del encuentro era un acuerdo para una compañía conjunta entre la empresas de energéticos rusa y ucraniana para controlar el flujo de gas ruso tanto a Ucrania como a Europa a través del territorio de ese país.

A final de cuentas la empresa se transformó en una sociedad que dos años después reveló la participación de Firtash.

Con todo, la mayoría de las especulaciones en torno a las relaciones de Firtash con Rusia se basan sobre todo en que mientras Gazprom, la empresa petrolera del gobierno ruso, aumentaba el precio a sus clientes oficiales ucranianos, la compañía petroquímica de Firtash, recibía su suministro con descuento.

Igualmente, una empresa de gas registrada en Suiza es una sociedad entre Gazprom y el empresario ucraniano.

Firtash participó también en asociaciones en Gran Bretaña que también han provocado escándalos por sus vínculos con actividades ilegales.

Que haya sido arrestado en Viena no es un accidente. Una buena parte de sus empresas tienen sede en la capital austriaca.

Pero si la forma de enriquecimiento de Firtash es o puede ser asumida, la realidad es que se sabe muy poco de Dmitro Firtash y casi todo, a través de lo que ha dicho él o ha querido divulgar.

Las suposiciones, si se quiere, llevaron a que cuando fue detenido el martes 12, las unidades policiacas austriacas a cargo fueron la división de crimen organizado y una unidad especial de operaciones antiterrorismo.

De acuerdo con lo que se sabe, Firtash fue un muy condecorado soldado en el ejército ucraniano. A sus casi 50 años, Firtash no parece listo a frenar sus actividades, ni a transparentarlas más.

 

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red