Tropas rusas asaltan base ucraniana en Crimea

Toman el control de la base situada en la localidad de Belbek; Moscú pide a la EU recuperar la normalidad en sus relaciones bilaterales

COMPARTIR 
22/03/2014 12:45 EFE / Fotos: AP y Reuters

KIEV, 22 de marzo.- Tropas rusas asaltaron hoy con carros blindadas una base militar ucraniana situada en la localidad de Belbek (Crimea), después de haber dado un ultimátum a los mandos de esa unidad para que entregaran el cuartel o cambiaran de bando.

Al menos seis carros blindados rusos participaron en el asalto, en el transcurso del cual se escucharon disparos y al menos un periodista resultaó herido, según varias fuentes citadas por el periódico ucraniano Ukrainskaya Pravda.

El canal 5 de la televisión ucraniana informó de que la base ucraniana es atacada con granadas aturdidoras por miembros de las llamadas autodefensas de Crimea, a los que el autoproclamado Gobierno de la península, incorporada a Rusia, dio estatus de unidades militares.

Poco antes, el portavoz del Ministerio de Defensa ucraniano en Crimea, Vladislav Selezniov, informó en su página de Facebook sobre el ultimátum al personal de la base aérea para que entregara las instalaciones.

El comandante de la base aérea, Yuli Mamchur, que hoy se niega a rendir el aeropuerto a las tropas rusas, fue uno de los primeros en exigir al Ministerio de Defensa de Ucrania que decidiera el futuro de los militares ucranianos emplazados en Crimea.

Hace casi diez días, Mamchur advirtió a los altos mandos militares del país de que "en caso de que no se tomen las correspondientes decisiones", su unidad se vería obligada "a actuar de acuerdo al Código de las Fuerzas Armadas de Ucrania hasta el extremo de abrir fuego".

Ya entonces reconoció que los militares ucranianos en Crimea son conscientes de que no podrán "resistir por mucho tiempo contra unas tropas rusas más numerosas, mejor armadas y preparadas".

Hoy, los mandos de varias unidades ucranianas emplazadas en la península han denunciado la desidia de la cúpula militar y política del país a la hora de decidir los pasos que deben seguir los soldados que no quieren rendir sus destacamentos a las tropas rusas.

Las noticias de unidades, aeropuertos y barcos ucranianos asaltados y tomados por hombres uniformados que se identifican como fuerzas crimeas se suceden día tras día sin apenas reacción de Kiev.

El ministro de Defensa ucraniano, Ígor Teniuj, cargó sobre la cúpula política de Ucrania la responsabilidad de tomar una decisión sobre el futuro de las tropas de este país en la rebelde península.

Rusia pide diálogo con la UE

Rusia pidió hoy a la Unión Europea (UE) recuperar la normalidad en sus relaciones bilaterales y restó importancia a las sanciones impuestas por su principal socio comercial, al que respondió en un tono más mesurado que el empleado con Estados Unidos.

Moscú lamentó las sanciones de Bruselas en represalia por la incorporación de Crimea, pero evitó prometer medidas recíprocas contra los Veintiocho, en una clara muestra de la importancia estratégica que da a sus relaciones con la UE.

Es una pena que el Consejo Europeo haya tomado una decisión alejada de la realidad. Creemos que es hora de volver al terreno pragmático de la cooperación que responde a los intereses de nuestros países", dijo el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Alexandr Lukashevich.

Sin embargo, agregó que a pesar de su voluntad de diálogo, la parte rusa se reserva el derecho de dar una respuesta adecuada a la medida tomada por Bruselas.

También la UE cuida su especial relación con el gran vecino del Este, como lo demuestra el escaso alcance de las sanciones adoptadas hace dos días contra Rusia.

Los Veintiocho apenas se limitaron a ampliar a 33 la lista de sancionados rusos y ucranianos por la anexión de Crimea a Rusia, aunque pidieron que se preparen medidas de calado económico si Moscú continúa su avance en territorio ucraniano más allá de la península, algo descartado esta semana por el presidente ruso, Vladimir Putin.

En cualquier caso, y a diferencia de las intenciones declaradas por Estados Unidos, Bruselas no va a perjudicar a la economía rusa a pesar de la insistencia de Washington en este sentido.

El presidente estadunidense, Barack Obama, intentará convencer a la UE sobre la necesidad de presionar mucho más a Moscú durante su gira europea que empezará el lunes en La Haya (Holanda), donde participará en la cumbre internacional de Seguridad Nuclear y la reunión extraordinaria de líderes del G7.

En la ciudad holandesa Obama no podrá ver a Putin, después de que el G8 regresara al formato de G7 por la suspensión de la participación de Rusia en ese organismo, pero sí le verá la cara al ministro de Asuntos Exteriores ruso, Sergei Lavrov, quien encabezará la delegación de su país en la cumbre de Seguridad Nuclear.

Lavrov, a su vez, tendrá la oportunidad para tratar con sus colegas europeos sobre la misión de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) a Ucrania, aprobada ayer en Viena tras una dura negociación entre Rusia y otros estados miembros del organismo.

Esa misión tendrá una duración inicial de seis meses, prorrogable por otros seis, y contará de entrada con cien observadores internacionales que se desplazarán a nueve regiones de Ucrania, entre las cuales no está incluida Crimea, considerada ya por Moscú como territorio propio a todos los efectos jurídicos.

La cancillería rusa manifestó hoy su esperanza de que la misión de la OSCE permita superar la crisis interna de Ucrania, ponga fin a la actividad de las bandas nacionalistas y elimine las tendencias ultrarradicales que según Moscú se han abierto camino en Ucrania tras la destitución del ex presidente Viktor Yanukovich.

Ajena a todas las críticas y presiones internacionales, Rusia extiende sin complejos su dominio, militar y civil, sobre la recién incorporada autonomía ucraniana.

El Ministerio de Defensa ruso presume de que 54 de los 67 barcos de la Armada ucraniana emplazados en Crimea han cambiado de bando y se han puesto bajo mando de las Fuerzas Navales rusas.

Un comunicado de esta cartera asegura, además, que de los más de 18 mil militares de las Fuerzas Armadas de Ucrania destinados en territorio crimeo, menos de 2 mil han manifestado su deseo de ser trasladados a territorio continental de Ucrania.

El ministro de Defensa ruso, Sergei Shoigu, ha ordenado a la Flota rusa del Mar Negro, con base en el puerto crimeo de Sebastopol, que faciliten el traslado de todos los militares que desean seguir al servicio de las FFAA de Ucrania.

Según Moscú, la bandera rusa ya ha sido izada en un total de 147 unidades y destacamentos ucranianos en Crimea.

Putin promulgó el viernes la incorporación de Crimea y el puerto de Sebastopol a Rusia y dio por zanjado este proceso a pesar del vendaval de críticas de la comunidad internacional y las protestas de Ucrania, que tachan de anexión la unión de la península a la federación rusa.

jrr

Comentarios

Lo que pasa en la red