Crimea alista su anexión a Rusia pese a condena internacional

A pesar de todos los llamados de las potencias mundiales, que incluyen represalias; la región autónoma ucraniana está a unas horas de formalizar su separación

COMPARTIR 
15/03/2014 11:58 EFE / Fotos: AP y Reuters
Un oficial electoral crimeo instala un centro de votación para la consulta separatista en la ciudad de Simferopol.

SIMFEROPOL, 15 de marzo.- Crimea cuenta las horas para formalizar su escisión de Ucrania y su regreso a la órbita rusa, en claro desafío a la comunidad internacional que no reconocerá los resultados del referéndum separatista del domingo.

El destino y el futuro de Crimea están estrechamente vinculados con Rusia. Tenemos raíces históricas y espirituales comunes", reza el folleto que el Parlamento de Crimea ha remitido a todos los habitantes de la península.

En las calles de Simferopol no se ve ni un solo cartel a favor de la integridad territorial de Ucrania, mientras en la también secesionista ciudad portuaria de Sebastopol la península aparece dibujada con una esvástica nazi.

Todo está listo para una consulta en la que están llamados a votar 1.5 millones de crimeos, además de los más de 300 mil habitantes de Sebastopol, que ejercerán su derecho al voto en casi ausencia de observadores internacionales.

Los rusos de Crimea, que representan un 60 por ciento de la población, afirman que con el plebiscito quieren poner fin a la injusticia histórica que supuso la entrega de la península a Ucrania en 1954 por parte de Nikita Jruschov.

No obstante, la mayoría reconoce que su motivación para apoyar la reunificación con Rusia es mucho más prosaica: en Rusia los salarios y las pensiones son mucho mayores que en Ucrania, que está al borde de la bancarrota, y la gasolina cuesta la mitad.

Entre otros motivos, además de sueldos y pensiones, expone que la unión con Rusia atraerá a millones de turistas a esta península bañada por el mar Negro, eliminará los aranceles a los productos crimeos y rebajará los impuestos.

Esto no convence a la minoría ucraniana, un 25 por ciento de la población, algunos de cuales ya han hecho las maletas para abandonar su patria chica una vez se consume la secesión por miedo a las represalias.

Los tártaros, los antiguos pobladores del territorio y que ahora no suponen más que un 12 por ciento, no tienen intención de acudir a las urnas, ya que sus líderes les han instado a boicotear la consulta.

Nosotros no somos unos traidores, como los soviéticos que nos acusaron de colaborar con los nazis y nos deportaron a Asia Central. No traicionaremos a Ucrania y no abandonaremos Crimea", aseguró hoy Arzam, vigilante de un museo de la localidad de Bajchisarái.

Sea como sea, el pescado ya está vendido, ya que esta semana el Parlamento separatista, que fue hoy disuelto por la Rada Suprema (Legislativo) de Ucrania, ya aprobó una Declaración de Independencia.

Aunque sea por un breve plazo de tiempo, nada más se confirme la victoria de la opción rusa en el plebiscito del domingo, Crimea se considerará una república independiente, democrática, secular y multiétnica de pleno derecho.

Para justificar su decisión, el documento alude al precedente de Kosovo, que proclamó su independencia de Serbia en febrero de 2008 a pesar de las protestas de Belgrado, paso que ha sido reconocido ya por más de un centenar de países.

Seguidamente, las autoridades de la nueva república se dirigirán a la Duma, el Senado y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, para que acepten en el seno de su Federación a Crimea, donde los rusos son mayoría desde mediados del siglo XIX.

Ucrania disuelve el Parlamento crimeo

La Rada Suprema (Parlamento) de Ucrania disolvió el legislativo de la república autónoma de Crimea, a menos de 24 horas del comienzo del referéndum sobre su reunificación con Rusia, declarado ilegal por las autoridades de Kiev.

La decisión, que entró en vigor de manera inmediata, fue adoptada con los votos de 278 de los 296 diputados presentes en la sesión extraordinaria celebrada por el legislativo unicameral ucraniano.

Aunque en Kiev son conscientes de que estas decisiones no harán mella en los líderes prorrusos de Crimea, que no reconocen la legitimidad del Gobierno central ucraniano, las nuevas autoridades consideran importante dar todos los pasos formales necesarios para inhabilitar jurídicamente sus acciones.

En el frente diplomático, el gobierno de Kiev continúa en busca de apoyos para hacer frente a la "agresión militar de Rusia", a la que acusa de haber ocupado la península de Crimea con el fin de anexionarla a su territorio.

El ministro de Asuntos Exteriores en funciones de Ucrania, Andrei Deschits, declaró que su gobierno buscará formas de cooperar con la OTAN a fin de preservar la integridad territorial y la soberanía del país.

No obstante, Kiev ha subrayado que no contempla ninguna otra solución que no sea pacífica a su conflicto con Rusia.

G8 expulsaría a Rusia

Las siete grandes potencias integrantes del G7 se disponen a expulsar a Rusia del denominado G8 por su papel en el conflicto de Ucrania, afirma el semanario alemán Der Spiegel, que se remite a círculos gubernamentales de Berlín.

De acuerdo con esa fuente, la propuesta procede del gobierno británico, que se dispone a organizar un encuentro en Londres del G7, alternativo a la cumbre del G8 que originariamente iba a celebrarse en la ciudad rusa de Sochi.

Los miembros del G7 -Japón, Canadá, Francia, Estados Unidos e Italia, Alemania y Reino Unido- están de acuerdo con la propuesta, afirma el semanario.

El gobierno alemán, por su parte, se dispone a suspender la próxima ronda de consultas germano-rusas, prevista para abril en la ciudad de Leipzig (este de Alemania), si Moscú no desiste de anexionarse la península de Crimea.

UE advierte sanciones

La Unión Europea no reconocerá los resultados del referéndum que se celebra mañana en Crimea y que el presidente francés, François Hollande, no dudó en calificar de "pseudo consulta", antes de advertir a Rusia de que si no da marcha atrás a la anexión los europeos decidirán sanciones desde el lunes.

Hollande, que mantuvo una reunión de dos horas con el primer ministro italiano, Matteo Renzi, en París, advirtió en una comparecencia conjunta que tanto "Francia como la Unión Europea no reconocerán la validez de esa consulta".

El referéndum o la consulta no tiene ningún valor legal en Crimea", argumentó, antes de insistir en que hay que volver a la vía de la negociación respetando la integridad territorial de Ucrania.

Moscú veta resolución de EU en la ONU

Rusia vetó en el Consejo de Seguridad de la ONU la resolución presentada por Estados Unidos para defender la integridad territorial de Ucrania y no reconocer el referéndum de Crimea.

El voto mostró el aislamiento de Rusia, que fue el único país que se pronunció en contra, mientras que el resto del Consejo votó a favor y China se abstuvo.

El embajador ruso, Vitaly Churkin, defendió que el proyecto de resolución iba en contra de la "igualdad de derechos" de los ciudadanos de Crimea y de su derecho a la "autodeterminación".

Churkin aseguró que Rusia defiende el principio de la integridad territorial de los Estados, pero subrayó que el caso de Crimea cuenta con características extraordinarias.

Entre ellas destacó que la actual situación en la península deriva del "golpe de Estado inconstitucional llevado a cabo por radicales" en Kiev y la amenaza que este supuso para la población de Crimea.

Además, recordó que la zona fue rusa hasta 1954 y que se cedió a Ucrania "violando las normas" de la Unión Soviética y "sin tener en cuenta la opinión de la población", lo que tampoco se hizo tras la desintegración de la URSS, cuando Crimea permaneció como territorio ucraniano.

Por todo ello, Churkin defendió "la legalidad del referéndum" previsto para mañana y aseguró que Rusia "respetará el deseo de la población de Crimea".

El texto vetado por Rusia fue planteado por Estados Unidos y respaldado por todos los miembros de la Unión Europea, Japón y Turquía, entre otros países.

En él, se declaraba que el referéndum no puede tener validez y no puede servir de base para ninguna alteración del estatus de Crimea, dado que Ucrania no lo ha autorizado.

Además, llamaba a la comunidad internacional a "no reconocer ninguna alteración del estatus de Crimea" y pedía evitar toda acción que "pueda ser interpretada" como tal.

jrr

Comentarios

Lo que pasa en la red